Hermandades

 

convenio caridad 1

 

Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol y el Hermano Mayor de la Hermandad de la Santa Caridad de Marchena José Manuel Álvarez Lora, han firmado este mediodía un convenio de colaboración entre ambas entidades, que ya viene produciéndose desde hace cuatro años. En esta ocasión, con motivo de la puesta en marcha uno de los proyectos más importantes de la Hermandad dentro de su 375 aniversario, la nueva casa de acogida en Antonia Díaz, número 11, para atender en un mayor espacio y comodidad a las personas necesitadas, quedando la actual sede de Plazuela de San Sebastián destinada a la formación y la labor canónica y espiritual .



Los firmantes del acuerdo, por el que la Hermandad recibirá una cuantía de 4.000 euros, han mostrado su satisfacción, y tras la firma han girado visita a la nueva casa, que tiene prevista su inauguración y bendición para el mes de noviembre del presente año.

 

convenio caridad 2

 

José Manuel Álvarez ha agradecido la presencia del presidente de Cajasol y la colaboración que viene prestando con la Hermandad, además de mostrarse muy ilusionado con la próxima puesta en marcha de la nueva casa de Antonia Díaz, mientras que Antonio Pulido se congratula de la labor que la Hermandad "viene desarrollando con los más necesitados, como ahora se concreta con la nueva casa", al tiempo que desde la Fundación "tenemos como objetivo, además de la acción cultural, la acción social, para que estas asociaciones puedan cumplir los fines que tienen marcados", y concluyó que dentro de su ámbito andaluz "con Marchena hemos tenido una relación histórica muy especial, que la seguiremos teniendo".

 

convenio caridad 3

 

Recientemente, José Manuel Álvarez confirmó a este medio que será José Ángel Sáiz Meneses, Arzobispo de Sevilla, quien presidirá la Solemne Pontifical de Acción de Gracias por el 375 Aniversario de la Santa Caridad de Marchena, el sábado 16 de noviembre del presente año 2024. En el segundo domingo de noviembre, saldrá a las calles en procesión extraordinaria la Virgen de los Desamparados, cuya devoción se arraigó con la implantación de la Hermandad de la Caridad, que se instaló en Marchena en 1649 en un contexto de dificultades económicas en el Estado, divisiones políticas entre facciones nobiliarias y carencia notable de hospitales que entonces no impulsaba el Estado, sino la iniciativa privada, fundamentalmente la Iglesia, con la creación entonces de los hospitales de la Santa Cruz de Toledo, las Cinco Llagas de Sevilla y los de la Santa Caridad de Sevilla y Marchena.