Hermandades

Espectacular procesión del Corpus Christi esta mañana de jueves con una ornamentación cuidadísima durante el recorrido y una participación popular que hacía muchísimos años que no se recordaba. Los altares y las fachadas han poblado las calles, con una atmósfera especialmente divina en Calle Florida, Huerta Gavira y Obispo Salvador Barrera. Impresionante el colorido y el orden de una procesión engalanada hasta su más mínimo detalle desde los Niños de Comunión hasta la Custodia.



Asfalto de hojas exuberantes, balcones de pétalos al aire, enarbolados de banderas de Dios, altares con el cuerpo de Cristo, con el niño, con los ángeles, panes, vinos, cáliz, motivos para endulzar y ambientar conforme a la tradición esta procesión que en Marchena está tomando de nuevo un calibre de relumbrón con una altísima participación y número de altares y fachadas individuales y colectivas que han dado una magia excepcional al paso del Niño, la Virgen de la Inmaculada y el Corpus Christi.


Salida mañanera de San Juan a las nueve de la mañana con el cortejo típico de niños vestidos con su traje de Primera Comunión, después de acudir a la misa matutina de las ocho de la mañana, con un sol de justicia desde primeras horas de la mañana sólo aliviado en algunas calles con toldo y por algunas ráfagas de viento tímidas, aunque bien que se agradecen ante estas altísimas temperaturas del tempranero verano que estamos viviendo.


Después de atravesar la calle Padre Marchena, el centro de Calle Carrera ofreció una sucesión de fachadas y altares por ambas aceras con gran cantidad de plantas por el asfalto y sin fallar a la ocasión, como no podía ser de otra manera y por donde pasó todo el cortejo de acólitos, ciriales, feligreses, incluso el pertiguero al estilo antiguo, monaguillos…


Desde la revirá de la calle San Francisco hasta la esquina de las Torres con San Andrés, donde la custodia lució con esa calma que a la luz del sol da el convento y giró por el callejón del Niño hasta la calle Florida, fue avanzando la nutrida procesión en la mañana de Jueves de Corpus.


Espectacular es ver el Corpus Christi en estas calles en las que no cabe un alfiler desde que se adentra en la calle Florida con los toldos, macetas, flores, alfombras con motivos religiosos y una estrechez por donde se alza la figura de la custodia entre el gabinete de banderolas de hermandades que le preceden.


Es pequeña pero se hace profunda la calle y la devoción que se respira, al igual que en Huerta Gavira con fachadas trabajadas por colectivos de vecinos, por sábanas colgadas de balcones en honor a la procesión, calles  donde resuenan los tambores con especial sobriedad en contraste con la alegría y los ecos del repicar de campanas constante que ha sido hoy Marchena en esta mañana de Corpus.


Llegando a la calle Obispo Salvador Barrera, u Orgaz, según prefieran, el gentío se hace enorme. Pasa como con la Patrona Nuestra Señora del Rosario con el entusiasmo y el jolgorio presidiendo en este caso la mañana.


Allí se refleja todo el esfuerzo de la noche anterior y resuenan los cantos de componentes de la Coral con una intimidad especial y aparecen unos contraluces que envuelven al Corpus Christi en una atmósfera divina.


La luz de la Custodia camina sobre esa calle de ensueño, de blanco de Andalucía y de Marchena en sus fachadas con dos altares para quitarse el sombrero, el de la hermandad del Rocío, primer premio, y el segundo, de la hermandad de donantes de Marchena que por primera vez, como verán en reportaje aparte, han vivido en pleno entusiasmo el paso del Corpus, representación religiosa que pareciera flotar en aureola divina en esta calle.


Bullicio, contrastes, esplendor y elegancia de la procesión por esta calle cofrade por los cuatro costados sin la que no se entenderían tantas y tantas procesiones de Marchena, como esta del Corpus que tras tres horas de recorrido ha llegado a su lugar de San Juan con el dorado resplandor de la Custodia y una vez más Marchena entregado a darle solemnidad y categoría, recuperando la esencia, la popularidad y un amplio recorrido espectro de sensaciones.