Hermandades

El barrio de San Juan se ha vestido de gala con motivo de la solemne Procesión Eucarística del Cuerpo de Dios, presidida por el párroco Juan Ramón Gallardo, que ha desfilado bajo palio, acudiendo a la casa de varios enfermos para ofrecerles el cuerpo de Dios y el aliento de los fieles, que desde el año pasado y a iniciativa del Grupo de Jóvenes Eucarísticos de la parroquia de San Juan, han revitalizado una procesión en la que los cánticos religiosos de los fieles, el laurel y el romero en las calles y el repicar de campanas de los monaguillos, han despertado a la mañana de abril en Marchena.


A las 10:30 horas de esta mañana salía la Solemne Procesión Eucarística desde el templo de San Juan después de acto religioso y la bendición del párroco ante su cuerpo sacerdotal y acólitos que, al igual que los fieles, se han postrado antes de la salida del Cuerpo de Dios, portado por D. Juan Ramón Gallardo, bajo palio al más puro estilo papal, escoltado por mayordomos del grupo de Jóvenes Eucarísticos y llevado en andas por varias personas, entre ellas Pablo Martín, el pregonero Manuel Labella, Antonio León Salas o el Rector de la Hermandad de la Soledad, José Antonio Lizana. Representación de la Soledad y de la Veracruz con sus respectivos emblemas, con presencia del presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de la Villa de Marchena, Francisco Duarte, o portando maceta de claveles blancos del Hermano Mayor de la Veracruz Juan Ramón Baeza, así como del diputado de Juventud de esta hermandad, Antonio Jesús Olmedo, entre otros.


Más allá del séquito de mayordomos y cuerpo parroquial, acólitos de tonos dorados y un grupo de monaguillos de rojo y blanco, en el que uno de ellos con el repique de una pequeña campana ponía el tono sonoro a modo de anunciación de la procesión de Dios, que ha estado acompañada en todo momento por más de un centenar de personas que han cantado rezos y cánticos religiosos en perfecta armonía, seriamente entre estandartes y diversas manifestaciones del cuerpo deDios.


Ya por San Juan, la procesión ha avanzado por calle Padre Marchena, Siete Revueltas, Carreras, Jamalla, San Francisco, Coullaut Valera y vuelta al templo con la particularidad de efectuar tres paradas en casas de enfermos a lo largo del recorrido con la entrada en su domicilio del párroco de San Juan y su salida de los mismos con los acólitos en gesto de postración ante él.


Viejas tradiciones que van recuperando jóvenes marcheneros y que a su vez han hecho sentir partícipe de ella al resto de la feligresía en esta mañana de neblina de primavera salpicada de pétalos y olor a romero para rezumar tradición en el viejo barrio, mezclada con el colorido de balcones que nunca fallan en su cita con la parroquia y su devoción.