armas ok

 

Aunque pocas veces he conjugado el verbo flipar, hay cosas con las que flipo. Flipo con la guerra que le ha sobrevenido a Ucrania, un país en progreso, que nos alimentaba de pan y aceite (por lo menos podíamos hacer una pachocha como aquellas que nos salvaron en el tiempo de la “jambre”). Ucrania, un país que vivía en relativa paz y normalidad, a pesar de estar casi en el centro del avispero soviético. Flipo con la actitud que ha tomado la Unión Europea, con los llamados “castigos” a Putin, con las sanciones y amenazas para intentar socavar y debilitar la economía rusa. Flipo porque no han hecho mella alguna, porque la UE. sigue pagándoles los 800 millones de euros diarios por el 40 por ciento del gas y petróleo que les suministra Rusia. Por ello, el Kremlin, no se amilana a pesar de las represalias y del veto que está ejerciendo la banca mundial a los bancos rusos.

 

Leer más...

toldo ok 

 

DANIEL LORO. EL ASESINO DEL TOLDO, CAPÍTULO III. RELATO DE FICCIÓN.  Cuando Pepito Cañete llegó a la puerta del bar encontró un bulto que obstaculizaba el acceso. Los viandantes y usuarios de los negocios de la plaza de Abastos estaban congregados en el centro de la pionera calle entoldada mirando hacia arriba. Un toldo había desaparecido como por arte de magia, dejando que tímidamente; los pocos rayos de sol que a primera hora se colaban en la calle San Pedro, hicieran acto de presencia.

 

Leer más...

frijones

 

Durante el XIX, cuando ya hacía décadas que había finalizado la Guerra contra los franceses, en Andalucía y en toda España, las cosas pasaban de esta manera: “Frijones”, un niño gitano fue registrado al nacer ( Jerez 1846), por unos parientes, con el nombre de Antonio Vargas Salguero, ya que, cuando nació, sus padres (Vicente Vargas Valencia, oriundo de Sanlúcar de Barrameda, y Dolores Fernández Acosta, de Badolatosa) por circunstancias de la edad o avatares de la vida, no estaban casados. Aquello, entonces, se veía mal y fueron sus parientes quienes lo criarían hasta que las aguas volvieron a su cauce; algo que harían quince años más tarde en 1861, reconociendo a su primogénito con el nombre de Francisco Antonio Vargas Fernández, para unos Antonio y para otros Curro “Frijones”. (Imágenes: “Frijones”, Antonia la “Obispa” y su marido, Tomás Pavón).

 

Leer más...

firma x

 

En cierta ocasión coincidieron en un restaurante de Barcelona Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y un par de escritores más. Estaban tan atascados en una conversación que no prestaban atención a pedir lo que deseaban cenar. Entonces, había que escribir sobre una hojilla lo que querías de la carta o menú. Viendo el camarero que seguían hablando y no escribían nada, se acercó de nuevo a la mesa y les espetó: “Oigan, si alguno de ustedes sabe escribir, que escriba la comanda”, aquello haría emitir, seguramente, una sonrisa en algunos de los comensales, pues ya sabemos de la repercusión universal de esos grandes escritores. (Imagen: Kosmos-Polis. Soldados en la mili en el franquismo).

 

Leer más...

 loro relato 2

 

DANIEL LORO. Serie de relatos 'El asesino del toldo', capítulo II. (RELATO DE FICCIÓN)....el concejal aflamencao aceleró el paso todo lo que pudo para llegar antes que nadie a la salida de la terminal del aeropuerto de San Pablo. Mientras llegaba al vehículo que los esperaba para llevarlos de vuelta al paraíso de la sombra, no paraba de leer la nota que previamente había recibido por parte de aquel desconocido. Una furgoneta oscura aguardaba a la expedición que retornaba desde más allá de los pirineos. El chófer del vehículo estaba haciéndose selfies para colgar los autorretratos con el aeródromo de fondo en redes sociales; presumiendo de un viaje que no había realizado. El concejal subió a la furgoneta como alma que lleva el diablo, perdiendo al hacerlo todo su glamour, y cuando ya se sintió seguro se deshizo de la nota amenazante que había recibido nada más aterrizar.

 

 

Leer más...

Más artículos...