Firmas

et caracol

 

Hay familias andaluzas que están ligadas al flamenco históricamente; son generaciones enteras que por uno u otro lado van dando artistas de renombre. Cuando no son cantaores, son bailaores, guitarristas… En esta (Los Ortega) se da el caso que se entrelazan los artistas del flamenco con los del toreo.

 


 

Escarbando en el tiempo y en los libros de partidas de nacimiento, se pueden encontrar que la familia de los Ortega tiene, en su árbol genealógico, a flamencos ancestrales como “El Planeta”, “El Fillo”, “Curro Durce”… incluso por casamiento, ya que una hija de los Ortega tuvo a bien el casarse con el no menos ilustre, el cantaor Enrique “El Mellizo”. También los toreros, “Los Gallos” (Joselito, Fernando y Rafael) pertenecen a esta familia que, con letras de oro, han llenado páginas de historia en Andalucía y España. Pero sobre todo, hablando de flamenco, no podemos dejar pasar que el más ilustre de esta dinastía ha sido, sin lugar a dudas, Manolo Caracol.
Nosotros vamos a intentar hacer historia de esta saga de gitanos andaluces desde 1760 hasta 2020. Es decir, más de dos siglos y medio de vicisitudes, de hechos históricos, de personas (hombres y mujeres) de una dinastía que han dedicado sus vidas al arte. Por supuesto que no podremos entrar en todo el árbol genealógico y que iremos dirigiendo las generaciones para encontrar el linaje directo del más famoso de la saga.


Nos vamos al sur de Andalucía, de aquí parte una de las ramas de esta ilustre familia. No encontramos en el Cádiz de 1760, reinando Carlos III, con su Pragmática sobre los gitanos incluida, de la que no nos cansaremos de recordar que fue una ley que llevaba como principal consigna el eliminar la idiosincrasia del pueblo gitano, anular ese yo, esa manera de desarrollar sus vidas, queriendo eliminar sus costumbres ancestrales, su lengua, sus ritos… a cambio de no ser perseguidos, esclavizados, asesinados, como si se tratase de aniquilar y hacerla caer en el olvido.


En la parroquia de Santa Cruz, se casan Diego José de la Oliva y María Ana Rosario Vargas. Ambos gitanos (entonces llamados nuevos castellanos). De este matrimonio nacería María de la Oliva Vargas, que a los 19 años se casó con Manuel Ortega Jiménez (hijo de Diego Ortega y Manuela Jiménez). Estamos en la primavera de 1783. Poco más tarde, Manuel y María tienen un “chaborrillo” que se llamaría José Gabriel Ortega de la Oliva, al que llamarían “Chicuco”, cuyo oficio sería el de banderillero. Aquí aparece uno de los primeros pilares de la saga que dedicaría su vida al mundo del toro.


Por otra rama, el torero José Díaz “Agualimpia” se casaría con la cantaora María Cantoral Valencia “La Cantorala” (1796) en la iglesia gaditana de Santa Cruz. El matrimonio tendría una hija llamada Gabriela Josefa y dos hijos: Gaspar y Manuel, ambos toreros también, y a los que llamarían “Los Lavi”.


Quiso la suerte que se conocieran el banderillero José Gabriel Ortega de la Oliva, “Chicuco”, descendiente de la saga de los “Ortega” y Gabriela Josefa de la estirpe de los “Agualimpia” y “Cantorala” y que se casaran en aquel Cádiz de 1817, en la propia iglesia de Santa Cruz. Estos tuvieron seis hijos: Josefa, que sería buena cantaora que, como en casi todas las épocas y como era costumbre, se casó con el torero Francisco Espeleta; estos a la postre serán los suegros del gran cantaor gaditano Enrique el Mellizo. Otro de los hijos, Manuel “Lillo”, sería un gran banderillero como su padre y tendría un hijo torero, Antonio Ortega “El Marinero”. Otro hijo de “Chicuco” fue Francisco de Asís, también un banderillero, conocido como “Cuco” que se casó con Antonia Molina. Vendría después Gabriel Ortega, que sería un torero muy conocido. El quinto vástago sería su hija María del Carmen que se casó con el torero José Jiménez “Poncho” y el último hijo de la familia sería Enrique Ortega, cantaor y banderillero conocido como “El Gordo” (nacido en Cádiz en 1850) y también apodado como Ortega “El Viejo” , que se casaría con Carlota Feria.


Estos últimos, Enrique Ortega “El Gordo” y Carlota tendrían varios hijos entre ellos Gabriela y José “El Águila”. Gabriela sería una hermosa mujer, gran bailaora y cantaora que tuvo un gran éxito durante su soltería (estuvo actuando en el café del Burrero y La Escalerilla y sería precisamente en este local donde conocería al también conocido y gran torero sevillano Fernando Gómez “El Gallo”, con el que se escapó a Madrid y con el que se casó a la postre. De este matrimonio nacerían tres hijos varones que fueron toreros, “Los Gallos”: Fernando, Rafael y Joselito de los que no vamos a decir nada puesto que, de todos es sabido, la fama y la historia de cada uno de ellos, sobre todo Joselito “El Gallo” – del que están las hemerotecas taurinas y no taurinas llenas –, cuya estela sobrepasa los tiempos. También tuvieron tres hijas Trinidad, Dolores y otra que se llamó como su madre, Gabriela.


José Ortega Feria, el “Águila”, hijo de Enrique Ortega, el “Gordo”, fue banderillero y cantaor. El “Águila” se casaría con Agustina Fernández, hija del gran cantaor Curro Durce y de Rufina. El “Aguila” y Agustina fueron los padres del cantaor Manuel Ortega Fernández ( nacido en Cádiz, en1881), llamado Caracol “El del Bulto”. Este se casó con Dolores Juárez Soto y tuvieron la gloria de ser los padres de Manuel Ortega Juárez “Manolo Caracol”.


Manuel Ortega, “Manolo Caracol”, nacería en Sevilla en 1909, aunque la estirpe de los Ortega era de Cádiz y su parentesco con Sevilla está motivada porque el primo de su tatarabuelo, el gran cantaor de inicios del XIX, Antonio “El Fillo” que a la vez era tío de Tomás “El Nitri” (Primera llave del Cante), se desplazaría a Triana a vivir. Ya sabemos que el tatarabuelo, por parte materna de Caracol, era Antonio Monge “El Planeta”. Manolo nació en Sevilla porque a su padre, Caracol “El del Bulto” lo llevaba su primo Joselito “El Gallo”, en la cuadrilla, como mozo de espadas.

Manolo Caracol se casó con Luisa Gómez, jerezana. De su matrimonio nacieron cuatro hijos: Enrique que fue cantaor pero casi toda su carrera la desarrolló en Madrid y se casó con la bailaora Maruja Baena. Luisa, gran cupletista y tonadillera que se casaría con Arturo Pavón Sánchez, el primer pianista flamenco, compositor famoso, e hijo de Arturo Pavón y por tanto sobrino de Pastora y Tomás (otra saga). Las otras dos hijas de Caracol, Lola y Manuela, también han sido bailaoras. Sobrinos como José Manuel Ortega Heredia, “Manzanita” cantautor flamenco que murió en 2004 y muchos familiares más como su nieta, la cantaora Salomé Pavón Ortega, siguen llevando los apellidos y la sangre de esta dinastía de artistas.


En la rama del toreo quizá sea Joselito “El Gallo” el que más haya destacado; pero en la rama del cante no hay duda que ha sido Manolo Caracol el que más ha elevado la saga de los “Ortega” a la cumbre del flamenco. Caracol recorrió el mundo, llenó teatros, hizo cine… hasta su fallecimiento en 1973 en un accidente de tráfico.

 

Suscríbete al canal de Youtube