Semana Santa 2015

alt 

La hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, San Juan Evangelista y María Santísima de las Lágrimas ha celebrado el tradicional Mandato en la Plaza Ducal, ante una expectación notable de público, que muestra el creciente renacimiento del interés por presenciar las escenificaciones de la Pasión tan características de la hermandad y que es por sí misma una de las singularidades de la Semana Santa marchenera allende nuestras fronteras. Posteriormente, los pasos se han girado en señal de afecto a las hermanas Mercedarias Descalzas de San Andrés tras atravesar la calle Carrera.


Unos han llegado al Palacio Ducal directamente de acompañar a Jesús desde la salida o en distintos puntos del recorrido, y otros han hecho una parada en el camino para disfrutar de molletes, bizcochos y una copita de aguardiente, que entra en Viernes Santo bastante bien, aunque a decir verdad ni a las horas más tempranas se ha notado un frío incómodo ni mucho menos.

El día, despejado aunque con algún atisbo de nubes en el cielo de Marchena, se ha presentado magnífico para la ocasión y poco a poco ha ido llegando el cortejo procesional de Jesús Nazareno, tanto penitentes llegados desde San Miguel por Arco de la Rosa y tras pasar por la iglesia de San Juan, como la Centuria Romana de Nuestro Padre Jesús Nazareno, soldados a pie y soldados a caballo, un total de 83 más los músicos de la banda que lleva su nombre y el de Nuestra Señora del Carmen de Paradas, igualmente ataviados.

Desde los balcones del Antiguo Ayuntamiento, el párroco de San Miguel, Javier Tomás Gago, ha ido narrando las escenas de la Pasión, que se inician con el encuentro de San Juan Evangelista con Jesús, y una vez que lo observa sufriente, la llegada de María Santísima de las Lágrimas, disponiéndose los tres pasos de forma que simbolizan dicho encuentro.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Los costaleros, una vez más, han ejecutado todo a la perfección, dejando estampas siempre para la posteridad. El capataz del paso del Señor ha sido Manuel Ramón López Pavón, el de San Juan Evangelista, Pablo Mariscal, y el de la Virgen de las Lágrimas, Carlos Hidalgo.

De este modo, con exquisita puntualidad, se ha ido desarrollando el acto con escenas como el pregón del Ángel, interpretado por un niño, la sentencia de Pilatos o la solemne llegada de la Verónica, que enjuaga el rostro de Jesús y muestra la huella que deja en su paño, para posteriormente producirse la singularísima bendición con el movimiento de mano de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de un realismo penetrante y ante la que los fieles han centrado sus miradas de concentración y reflexión, emocionados siempre por este gesto.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Como diría Manuel Antonio Ramos, autor del libro de investigación ‘El Mandato, una catequesis plástica en Marchena’, en el que se sitúan las primeras celebraciones entre finales de siglo XVII y principios de siglo XVIII, un Viernes Santo más se ha celebrado un evento que abarca distintas perspectivas, “fe, espiritualidad, liturgia, costumbres, antropología…”, y que se difunde para legado histórico y cultural que se deje a los marcheneros del presente y del futuro en pro de la conservación de una tradición, que como ya conocen, se trabaja para que con los años sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, por lo que nuevamente ha estado presente en el acto el alcalde de Marchena, Juan Antonio Zambrano, entre el público.

Finalmente, con los soldados rindiendo honor a Jesús, postrados ante el Arco de salida de la plaza y bajo el fondo de la torre de Santa María, ha proseguido por las calles durante unas cuatro horas más, Nuestro Padre Jesús Nazareno, hoy con túnica dorada para la ocasión.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Acólitos, monaguillos, pequeños pajes, nazarenos con los cuadros de la Pasión tan propios igualmente de la hermandad, y 515 nazarenos de túnica (206 con el señor, 181 con ‘Juanillo’ y 121 con la Virgen de las Lágrimas) han completado el siempre vistoso cortejo entre el mar de plumas blancas de la Centuria sobresaliendo tras la imagen del Señor.

Asimismo, se ha homenajeado a los mayores ubicándolos en tramos preferentes como los laterales de los pasos (a los de más de 50 años de antigüedad de hermano o 75 años de edad) y a los de más de 40 años de antigüedad conformando éstos un tramo Sacramental que ha antecedido al paso de Jesús.

Además de la banda de la Centuria Romana, el descubrimiento para nuestra Semana Santa que fue incorporar a la Agrupación Musical Veterana tras el paso de San Juan Evangelista ha tenido su continuidad hoy por segundo año, aportando de nuevo su encantadora musicalidad, al igual que tras la Virgen de las Lágrimas lo ha hecho la Banda Municipal de Puebla del Río.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

La Virgen de las Lágrimas, con su característico azul marino y tonos plateados en paso y vestimenta, ha lucido su manto azul marino. La autoría de la saya se le atribuye a Eloísa Rivera, datada hacia 1889. Asimsmo, se ha visto un fajín enjoyado con las piezas que posee la Hermandad fruto de las donaciones de muchos hermanos y devotos, estrenando un pañuelo en tul del siglo XIX, regalo de un devoto.

Además, ha lucido un nuevo encaje de Bruselas punto "duquesa" regalo de la Junta de Gobierno y candelabros de tres luces en la peana como novedad, aunque éstos ya los tenía la Hermandad. Asimismo, el broche de oro de la gargantilla se trata de una donación anónima que ha ido estrenando la Virgen de las Lágirmas, teniendo como palio de gloria la imagen de la Medalla Milagrosa de nuestra localidad.

Inicio de segunda parte del recorrido sin duda muy coqueto por calle Carrera tras atravesar el arco, luciendo el sol sobre blancas y florecidas fachadas y por último con la deferencia que siempre causa emoción entre las hermanas Mercedarias Descalzas, como girar el paso en señal de respeto a las religiosas.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

El cortejo descendiendo la pendiente de calle Carrera es todo un espectáculo visual y sonoro al igual que prácticamente en todas las calles del recorrido, que se ha podido completar felizmente en este nuevo día primaveral de Viernes Santo marchenero.

alt

alt

alt

alt

alt

alt
 

Suscríbete al canal de Youtube