Semana Santa 2015

alt

Hay momentos de la Semana Santa que no se pueden describir con palabras, como el que esta noche de auténtico embrujo cofrade nos ha regalado. Bajo los sones de su Agrupación, el Dulce Nombre de Jesús ha pasado por calles Carrera y San Francisco dejando la estela mágica de su presencia en un Jueves Santo inolvidable con este tramo novedoso de recorrido. María Santísima de la Piedad ha lucido radiante cerrando un cortejo muy numeroso y que ha hecho que los corazones de los saeteros disparen una saeta detrás de otra en estos pasajes de recogimiento y misterio.


La Junta de Gobierno de la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús y María Santísima de la Piedad, a nuestro modesto entender, ha acertado a todas luces con el cambio de parte del recorrido integrándolo por calles Carrera y San Francisco, que se ha llenado de capirotes granas y túnicas amarillas claras de la hermandad de la parroquia de San Sebastián.

La Semana Santa parece haberla planificado el más cofrade entre cofrades, pues el marchamo de los días camina a golpe de temperaturas semiveraniegas y las noches se presentan con temperaturas envidiables peinadas por una ligera brisa que no se ha querido perder la cita.

Magnífico espectáculo el que hemos podido presenciar en Marchena, deseoso el público de ver en estos nuevos enclaves después de décadas al Dulce Nombre de Jesús y allí que aparecía la cruz de guía en la esquina entre calle Las Torres y Carreras a las 22:35 horas, tomando posiciones tras venir precisamente de otro marco de recogimiento muy especial para esta hermandad como calle Gudiel y el rincón de Florencio Montes.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

El Dulce Nombre de Jesús, escoltado por la blancura de las fachadas y por el faro de reluciente luna llena que desde los cielos se ha abierto paso, se ha postulado en ese rincón en el que ya sólo falta que pase la Borriquita para que sean las siete de nuestra Semana Santa las que transiten por ahí. La denominada Casa del Escudo se ha convertido en revirá de los sueños cuando de los sones de la Agrupación Musical Dulce Nombre de Jesús se ha podido oír la marcha de Francisco David Álvarez Barroso 'De vuelta al porvenir', sostenida en el tiempo y atravesando los corazones de quienes la hayan escuchado. 

Los privilegiados que han presenciado en dicho lugar la procesión, han disfrutado de este marco incomparable, colmando la expectación de ver al Niño de toda Marchena meciendo sus rizados cabellos y portando la pequeña cruz de plata, haciéndose el silencio a su paso.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

La silueta de la calle San Francisco ha sido testigo de saetas como la de Antonio Lebrón, que con su inconfundible voz ha cantado la clásica cuarta al Dulce Nombre, de 'Ese niño tan chiquito', y poco más abajo José Lucas Ramos entonaba una letra de alabanzas a la inocencia y bondad del Niño.

Mientras tanto, el Dulce Nombre se alejaba hacia la puerta de Morón escoltado por buena cantidad de nazarenos con cruces, la Guardia Romana y los músicos, y las hileras de nazarenos formaban una estampa novedosa al paso por la capilla de San Francisco, de donde poco antes había salido a las calles de Marchena la hermandad de la Veracruz.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Tras el Dulce Nombre de Jesús, y en una noche donde la inagotable tradición de niños haciendo bolas de cera servidas por los nazarenos ha continuado su curso, María Santísima de la Piedad se asomaba aún a principios de la calle Carrera, con su novedosa Rosa de la Pasión donada por un hermano, completando un paisaje de romanticismo en sí misma.

Virgen guapa de Marchena, la elegancia de la Piedad, manto azul y saya burdeos a juego con su clásico palio, ha iluminado la noche marchenera, despertando admiración y piropos a su paso, que ha bailado bambalinas al son del Margot de Joaquín Turina o La Esperanza de Triana, de Manuel López Farfán, entre otras marchas interpretadas por la banda Villa de Marchena.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Pétalos llovidos del cielo volando entre balcones engalanados han precedido a más saetas a la Virgen, arráncandose con el sentimiento a flor de piel y su magnífica voz el también cantaor flamenco Fernando Caballlo, con una extraordinaria seguiriya que ha emocionado al público: "Marchena entera te reza, cuando pasas por sus calles, las flores de primavera se abren cuando tú sales..."

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Emociones y más emociones han discurrido por un atractivo tramo de recorrido cumplido con rigor, pues la Virgen de la Piedad ya había superado la esquina de calles San Francisco y Padre Marchena a las 23:55 horas.

La primavera ha brotado en suspiros al paso de la Piedad por las espadañas de San Francisco, el rincón de Melchor o las torres de Marchena, ya tomando camino de regreso a su parroquia, con los cuatro Cantillos entregados a su belleza en una soñada noche de Jueves Santo hoy hecha realidad.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

 

 

Suscríbete al canal de Youtube