Semana Santa 2015

alt

El Domingo de Ramos, salvo contadas excepciones, es un día de una luminosidad radiante que premia la sed de Semana Santa del pueblo de Marchena. La inconfundible luz de este día ha brillado de principio a fin del recorrido de la hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Paz y María Santísima de la Palma.


La apertura de la puerta y el cancel de San Agustín ha dado paso a una radiante procesión que comenzaba en ese vestíbulo mercedario con el sabor a costal de siempre y una levantá dedicada a Antonio Sevillano, quien desde 1980 hasta 2014 ha sido costalero del paso del Señor de la Borriquita y hoy lo ha contemplado a pies del llamador como un espectador de lujo y emocionado por este gesto.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Afinando precisión y bajando sus cuerpos todo lo posible, flexionando rodillas y con indicaciones de Jesús Díaz, los treinta costaleros bajo las trabajaderas (en total 57) han salido a la explanada de San Agustín a sones del Himno Real interpretado por la banda de María Santísima de la Palma, que desde el Domingo de Ramos de 1989 no falla a la cita, suscitando los aplausos y abrazos del respetable. En el pasaje de Sergio Rodríguez Herrera, se ha tocado Cristo del Amor.

Nazarenos y hebreas han abierto un cortejo creciente que siempre cuenta con imágenes entrañables en este entorno de salida, como esos niños ocupando la primera fila de los escalones antes de las vallas de seguridad y ya en el paseo, tratando de acercar sus manos al paso, restaurado por completo ya en este año y con un faldón carmesí precioso al que se han añadido cantoneras nuevas a modo de ráfagas doradas.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

El Señor ha vestido con un manto de oración rojo carmesí, un talid que lo usó en 2012 pero en aquella ocasión de color azul. La indumentaria da un toque distintivo a Nuestro Padre Jesús de la Paz, objeto de admiración entre el público y en especial entre la numerosa chavalería. 

A lomos de la burra, y con el apóstol Pedro, los tres hebreos adoradores y una hebrea, además de su singular palmera en este año de tremendo descenso de estos árboles en nuestra localidad, el Señor, al que le han colocado las potencias ya en la calle, ha avanzado entre un mar de palmas por la calle Sevilla.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Los lazos rojos de las palmas, la bandera mariana y más hebreas que también han acompañado a la procesión, conformaban el tramo que acompañaba a María Santísima de la Palma.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

A las puertas de San Miguel, al igual que al Señor, les esperaba una representación de las hermandades de San Isidro Labrador y de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Los mayores de ambas residencias de Marchena han podido contemplar desde el lugar la procesión gracias a la magnífica labor de la Cruz Roja y sus voluntarios.

San Miguel y San Agustín, iglesias hermanas, barrio mercedario, donde lo añejo y lo joven se dan la mano para contemplar al siempre reluciente paso de la Virgen de la Palma, con saya turquesa, dorados y ceras de colores y el manto de terciopelo.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Virgen de la Palma que estrenaba broches delanteros diseñados por Ignacio Escobar y realizados por un grupo de hermanos y que ha discurrido al son de la banda Villa de Marchena, dirigida por Javier López Padilla, que ha mecido con la elegancia de su música este inmaculado y coqueto paso. Paz y Palma, tras la Marcha Real en la salida, le ha sido dedicado como su propio nombre indica a la imagen de María Santísima, que ha entrado en la plazuela San Miguel al ritmo de Pasa la Virgen Macarena, continuando con la marcha Corpus.

La tarde, hoy más larga que ayer por el cambio horario, se ha hecho infinatemente breve al pasar por San Miguel la Virgen, a la que observaban con devoción y ternura sus costaleros, bañada por los rayos del sol que han traspasado la torre de la Iglesia iluminando a la bellísima imagen de la Palma cotejada por cielos que parecían dibujados a lápiz, florecida esplendorosamente de rosas blancas, conejitos y alelíes.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Así ha transcurrido este último domingo de marzo. Arrollador y fulgurante, trazando la estela de un inicio de Semana Santa pletórico. Jubiloso Domingo de Ramos. Auténtico Domingo de Luz en Marchena.

alt

 

Suscríbete al canal de Youtube