Semana Santa 2015

alt

El inicio de la procesión de la hermandad de la Borriquita es el preludio no sólo del Domingo de Ramos, sino de la Semana Santa al completo. Los minutos antes de las cinco de la tarde en el templo de San Agustín, son un incesante devenir de rituales, rezos, murmullos y expectación siempre especial, pues es ahí donde todo comienza.


En las Mercedarias, ligada indisolublemente a la historia de la hermandad, se concentran las primeras hebreas y dentro del templo llegan en familia, junto a los pequeños nazarenos.

La concentración de los costaleros es absoluta antes del inicio de la Semana Santa, conformando la continuidad de la historia de lo que fueron las primeras cuadrillas, como versaba Joaquín Bono en la tertulia La Revirá recordando recientemente aquellos tiempos emocionantes de 1974.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Allí estuvo presente Juan Zapico, uno de los primeros hermanos mayores, historia viva de la Borriquita, al que no le falta su palma en mano y que es historia viva de la Borriquita.

La atenta escucha a los cultos del párroco José María Lanseros y a las palabras del Hermano Mayor, José Claudio Benítez Lora, ha sido la antesala de una llamada de Antonio Martín Pérez, capataz del paso del Señor, dedicada a todos los niños, y en especial a los que ya no están.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

La cruz de Guía, la que todos sentimos un poco como la que marcará el pistoletazo de salida a la Semana Santa del pueblo entero, se prepara en las puertas del templo, que abre un año más Antonio, y entonces, a las cinco de la tarde, una alfombra de murmullos de ilusión y alegría, dan paso a la muy querida procesión de la Borriquita y la Virgen de la Palma.

alt

 

Suscríbete al canal de Youtube