Semana Santa 2015

alt

La hermandad de la Santa Caridad ha celebrado este mediodía su tradicional Procesión de los Huesos, ante una afluencia de público mayor que en ediciones anteriores, lo que presagia una multitudinaria tarde de Domingo de Ramos en Marchena.


Desde la una del mediodía, las terrazas de los céntricos bares marcheneros recibían al gentío en esta mañana de palmas y olivos antesala de lo que será un radiante inicio de Semana Santa.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Mientras tanto, y con el libro de reglas en mano del Hermano Mayor, el  más antiguo de Marchena que se conserva (1650) rehabilitado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, partía la procesión a las 13:45 horas.

El antiguo hospital de La Milagrosa, de donde ha salido la procesión acompañada por los párrocos Antonio Ramírez Palacios y José Tomás Montes Álvare, es paradigma de lo que la conferenciante Silvia María Pérez expusiera en el Congreso Pasión a Hombros en cuanto a que el fin inicial de las hermandades y a raíz de lo cual ha evolucionado al ingente movimiento cofrade de hoy en día, fue estrictamente social y de atender necesidades de primera mano, entre ellas la de enterrar dignamente a quienes no se lo podían permitir, tal y como en el siglo XVII desempeñaba la Hermandad de la Caridad de Marchena.

Por hacer historia, conviene extraer un par de párrafos textuales que no tienen desperdicio de aquella conferencia de finales del pasado año que pasará a los anales del Congreso por la fuerza, energía y documentación que puso sobre la mesa la directora del Departamento de Geografía, Historia y Filosofía de la Universidad Pablo de Olavide.

 Silvia Pérez destacó la construcción de los hospitales por los propios cofrades, los legados de inmuebles de particulares y la "razón existencial" de los mismos como vehículos motores de la hermandad y de su función principal de caridad. En estos lugares, en principio normalmente modestos con diez o doce personas a las que acogían, les daban casa, comida, ropa, limosnas, cuidados si estaban enfermos y entierro digno, aunque no se constata la presencia de médicos y cirujanos, tratándose de un modo de atención humano y hospitalario propiamente dicho, y siendo gestionado por un cofrade nombrado por la cofradía, siendo escasas las visitas eclesiásticas a los mismos, reflejó.

Otra de las características de la época era la omnipresencia de la muerte, con entierros en los que los miembros salían formando filas para rezar y con cirios en la mano detrás del féretro, y en caso de que el cofrade así lo pagara, con insignias de la cofradía. La sociedad andaluza encontró en las cofradías "refugio para sus necesidades terrenas y espirituales", subrayó Pérez.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Mientras tanto, más de un centenar de hombres de la Santa Caridad, con sus tradicionales coderas de los Sagrados Corazones sobre el fondo azul y sus trajes de chaqueta y corbata, han impuesto con su clásico rictus el silencio en las calles al paso del féretro portado en parihuelas.

alt

alt

alt

alt

alt

Varios miembros de la Sociedad Musical de Marchena han acompañado con música de capilla la procesión, que ha partido sobre las 13:50 horas recorriendo calles Santa Clara, con miembros de Junta de Gobierno de la Humildad protocolariamente formando a las puertas del convento de las clarisas, San Pedro y San Sebastián hasta llegar a la Iglesia de San Sebastián, al son igualmente del habitual sonido de campana a través del cual avanza la procesión y con más público de lo que frecuentemente se ve en esta cita de mediodía del Domingo de Ramos.

 alt

 

Suscríbete al canal de Youtube