Feria 2012

El público marchenero respondió en la noche del jueves con una gran afluencia de público a la Feria teniendo en cuenta el día del que se trataba, que no suele ser el más concurrido, y entre otros conciertos, se produjo una gran expectación en torno al de Los Centellas, que se celebró en la caseta De Lunares y en el que Toni López y su grupo conectaron enseguida con el respetable gracias a su experiencia y sus tablas sobre el escenario. Esta noche actúa Casera Pop en Los Jaleosos, Kafé pa Tres en San Carmelo y La Yosua en Los Cardeños.

 


 

Los exteriores, con una gran presencia de público, aguardaron hasta que sobre las 1:15 horas de la noche comenzó el grupo utrerano a deleitarnos con sus famosos temas en los que recupera la copla para versionarla, y también canciones del pop nacional e incluso internacional que volverán a tocar esta tarde en De Lunares.

Tuvimos la oportunidad de charlar con Toni López, vocalista del grupo, la Voz de Oro con la que se suele denominar, pocos minutos antes del concierto, cuando nos atendió amablemente encantado de la Feria de Marchena y de poder seguir en este mundo de la música por el "gozo de transmitirle al público".

"No pretendemos compararnos con nadie, nosotros somos la máxima expresión de la canción doméstica", nos manifestaba, orgulloso de que Los Centellas sigan actuando con "el eco de las actuaciones", ya que "de una actuación nos suele salir otra", declaraba satisfecho por haber estado presente recientemente en una veintena de espectáculos por la Axarquía malagueña, León, Cáceres y diferentes municipios de la provincia sevillana.

Con un sentido del humor que "sostiene el espectáculo y va saliendo", insistía Toni López en el "tratamiento pop" de la copla que ha trabajado siempre su grupo, y que ha servido para acercar este género a un público que apenas ya lo conocía, nos comentaba detallándonos como en Lebrija un chico le dijo tras un espectáculo "vaya peazo de tema que habeis compuesto", en referencia a una versión de la Bien Pagá en clave de blues.

"Lo que hacemos, tiene alma", expresaba Toni, amante del "diálogo con el público" y recordándonos como le cambió la vida en 1997 al Grupo con El Toro y La Luna, canción que anoche de nuevo hizo vibrar a público de todas las generaciones y que sonó la quinta de la noche en la primera parte y que ante el público presentó en homenaje al toro de lidia que nació en Utrera hace 200 años y que como entonces sigue paseando por el campo enamorado de la luna.

De hecho, fundamentalmente el pelotazo de este tema, aunque también todo su trabajo en general, les llevó a actuar en giras en Checoslovaquia y Portugal o verse en Las Ventas ante 24.000 personas o en Bailén en una Feria con 5.000 personas en la caseta municipal, si bien siempre lamentará que por problemas de gestión e intermediarios se rompiera una gira prevista por Argentina y Uruguay, nos contaba amablemente Toni, quien nos fue presentado por gentileza de David Díaz, siempre gentil y al quite.

Y con las ganas tremendas de un público que en su imaginario colectivo guarda el disfrute y el gozo de haber cantado y bailado en tantas ferias temas de Los Centellas, con Pelusa a la batería, Nicolás Rodríguez al bajo y a un guitarrista que presentó como sobrino de Melchor, no sin antes recordar que había actuado en Marchena "pasando desapercibido" en un lluvioso diciembre de 1996, en un pub, antes de saltar a la fama.

De esta forma los "Dire Straits of Utrera", como dijo en referencia a su propio grupo en uno de sus muchos comentarios habituales en él, Toni López comenzó con Tengo Miedo y María de la O, para piropear a todas las mujeres de la Feria y dedicarles "Pena" de mi corazón...

"¡Quién iba a decir que el fenómeno del que le vamos a hablar se iba a volver a poner de moda 50 años después!", dijo en relación a "El Emigrante", tema de "Johan Valderrama", expresó, que fue tan significativo en la década de los 60 y que ahora en otra dimensión pero vigente, vuelve a estar de actualidad por la situación económica que obliga a tantas personas a buscarse mejores destinos: "Estación de Utrera, Express vía Frankcfurt, andén principal, nueve de la mañana chispa más o menos, España se queda sin hombres..." dialogó Toni prologando esta versión de Juanito Valderrama.

Tras el referido el Toro y La Luna, siguieron Los Centellas con temas de "alto contenido literario", señaló Toni, como las famosas "sevillanas pijas", en las que narró las andanzas de los pijos de chaqueta que comen platos de mortadela en las casetas, como dice la letra de este tema, con bromas que arrancaban las risas del público como "Viva la hermandad del Rocío de Marina Dor, Viva la Hermandad del Rocío de Polaris World, te lo juro por la cobertura de mi Nokia...".

Con el "Soy Minero" en homenaje a la gran cantidad de hombres que históricamente han trabajado tanto, cerró la primera parte de su actuación el grupo Los Centellas, que con su expresividad y simpatía continuó en la segunda parte con numerosos temas como Achilipú, La moto (el famoso Tengo una Motocicleta..), el Twist and Shout de Los Beatles, canciones con el gracejo del acento italiano como Tintarella, Flamenco de Madrid, parodia de Los Brincos, o Las Papas pa Papá, compuesto para los Centellas por el batería de los Chanclas Salvador Romero, y concluir con una canción filosofía de vida del grupo utrerano "¡Sé centella!"..."sé feliz", y "por imperativo", como nos decía entre risas Toni antes de empezar.

 

Suscríbete al canal de Youtube