Feria 2012

Entrañable noche en la caseta del Ancla la que se vivió esta Feria con la imposición de dos insignias del año que condecoraron como anclero del año a Manuel Guisado, 'Lolete', pregonero de la Semana Santa y socio de esta caseta, y a Manuel Ramírez Moraza, como persona del pueblo destacada por su trayectoria de dedicación a la Feria en general. El arte de Manuel Guisado rememorando la gestión de contrataciones de grupos musicales por parte de la caseta y la visible emoción del ex alcalde de nuestra localidad durante más de 21 años, marcaron un acto al que acudieron antiguos ancleros como Javier Torres, José Manuel Luna y Fernando Berdugo. (Fotografías: José Luis Martín Benjumea y VM).


 Verdaderamente, este tipo de actos con el repertorio de anécdotas abierto y para compartir, hacen que esa Feria del interior de las casetas cobren una dimensión muy especial, con el ambiente volcado en pro de los homenajeados y éstos derrochando todo su talento y su memoria para reverdercer viejos tiempos que realmente nunca han dejado de existir, porque han vivido y disfrutado la Feria prácticamente siempre.

Y con la coordinación del presidente Miguel Ángel Pulido y tras la Cena de Rigor, bajo los toldos blancos y azules de El Ancla, se desarrolló en esta señera caseta de la Feria de Marchena este acto.

Pulido, que comenzó condecorando a nuevos socios con el pin de plata, calificó a Manuel Guisado como "el alma de la caseta" del Ancla, animándolo a que vaya preparando una "buena estantería" por los reconocimientos que recibe y que "se los ha ganado", señalando que "si lo conozco desde hace 5 o 10 años y es una suerte conocerlo, imagínense qué suerte tienen los que lo conocen desde hace 20 o 25 años", tiempo que la caseta del Ancla lleva en pie desde que comenzara llamándose Los Serenitos a finales de la década de los 80.

Presentó a Manuel Guisado y le impuso el pin, Manuel Antonio Ramos, también anclero y pregonero de la Semana Santa, que lo fue en 2007, y que lanzó el reto que había recibido de plasmar una letra de sevillanas para El Ancla, a Manuel Guisado, ya que "seguro que es más fácil que llevar un farol y no caerse por el Arco de la Rosa", señaló en hábil referencia a la anécdota que contó en el Pregón Manuel Guisado sobre sus andanzas de nazareno en un traslado del Cristo de San Pedro.

Con esta simpática presentación, Manuel Guisado tomó la palabra destacando en primer lugar la "dedicación y esfuerzo" de la actual junta directiva para seguir llevando adelante la caseta y agradeciendo la imposición de la insignia que "dicen que es de oro, espero no empeñarlo".

Destacando que se ha sentido partícipe durante más de estos 25 años de "un grupo de amigos muy importantes" en torno al que se ha ido forjando El Ancla, y rememorando el "pelotazo" que supuso la creación de los Serenitos, una caseta de "marcha total", se centró en anécdotas relativas a la contratación de grupos musicales para Feria.

De este modo, recordó como en un principio se contrató a la Orquesta Humo, de la Puebla de Cazalla, que traían "batería, trompeta, teclado, guitara..." y que "parecían los Rolling Stones", ya que "se tiraban toda la mañana preparando el escenario".

"Eran 5 o 6", señaló, para avanzar en el tiempo y señalar que la Comisión de la caseta, a los pocos años, se reunió con el "Orden del Día, Espectáculos", para contratar a un "trío", es decir "dos tíos y una tía, y sale barato". Por tanto, contaron para la Feria con la Orquesta Mediterráneo, para a los pocos años más, decantarse por "un dúo, es decir, un gachó al piano y una tía cantando que está de buen ver, y cantaron en la Feria Los Pajaritos, pasodobles, rancheras..."

"Dos años más tarde", prosiguió Miguel Guisado desgranando con todo tipo de detalles las anécdotas, que se reunieron los responsables de espectáculos previamente a la Feria y se preguntaron "¿por qué no traemos un showman? Es un gachó que viene sólo, con un piano, ocupa un espacio muy chiquitito, sale más barato y entre canción y canción, cuenta un chiste".

"Dos años más tarde", nuevamente, los socios del Ancla descubrieron que estaba de moda "un DJ, que no necesita ni escenario, él coge el portátil, le pides las canciones y pone todo lo que quieras, los Beatles, los Rollings...", así que este año con la crisis y reunida la Comisión correspondiente, "Orden del Día. Espectáculo", expresó ante las risas de los presentes, ..."y nadie decía ná, hasta que saltó uno y dijo ¿y por qué no cantamos nosotros?".

Con un "gran beso y abrazo a la socia Antonia Benavides" concluyó sus simpáticas palabras Manuel Guisado para dar paso al siguiente homenajeado de la noche, por su trayectoria, Manuel Ramírez Moraza, ex alcalde de Marchena, al que el presidente de El Ancla destacó como "memoria viva" de nuestra Feria y más para una caseta en la que "nada cae en el olvido" como El Ancla, que destacó el buen trato recibido por Manuel Ramírez Moraza tanto para esta caseta como para la Feria en general viviéndola con máxima responsabilidad durante su etapa política.

En primer lugar, Fernando Berdugo, también nombrado anclero hace dos años por su trayectoria como concejal de Festejos, destacó que actos como éstos suponen "muy buenos detalles que agradezco de corazón y que llegan al alma", destacando que "seguís teniendo un gran ánimo de Feria", como cuando en 1987 crearon Los Serenitos en la esquina de Castro en el antiguo recinto ferial.

Después de que José Manuel Luna manifestara que para él era "un orgullo estar aquí como anclero del pasado año y asimismo fue un honor ser anclero", la hija de Manuel Ramírez Moraza, Yolanda, nueva socia de la caseta El Ancla, destacó que anoche fue un día "muy agradable y especial" para toda la familia, ya que coincidieron todos en torno a la mesa.

Tras destacar que a Manuel Ramírez Moraza no le gustan los reconocimientos y que "le cuesta mucho aceptarlos porque piensa que no se le tiene por qué reconocer nada", señaló que el ex alcalde socialista llegaba anoche al Ancla "con una enorme ilusión por dos motivos; uno porque siempre para él la visita al Ancla es visita obligada, en esta caseta se siente como en su casa y tiene muchos amigos, y en segundo lugar, porque os digo muy sinceramente que pocas cosas deja atrás para no ver un partido como el de hoy", en referencia al Real Madrid-Barcelona, ya que de todos es conocido el sentimiento barcelonista de Manuel Ramírez Moraza.

Yolanda Ramírez destacó las Ferias de "aciertos y errores, pero siempre honestidad, ilusión y empeño, quitar tiempo de la familia" que Manuel Ramírez Moraza, siempre de la mano de Fernando Berdugo ha vivido, con la anécdota de que su esposa en más de una ocasión y dado que el ex alcalde fue un "gran feriante", le indicaba que "tendría que haber sido turronero, no maestro ni político, sino turronero e ir de Feria en Feria de un lugar para otro, que seguro que le hubiera ido muy bien", bromeó.

Ramírez Moraza destacó el "ángel, compañerismo, alma" de la caseta El Ancla, donde se sintió feliz de coincidir con amigos, ex alumnos yex compañeros de trabajo en el Magisterio, resaltando que el homenaje recibido era "inmerecido" para él.

De Juan Torres destacó la colaboración que le brindó en reavivar la Fiesta de la Guitarra y de José Manuel Luna su "gracia, simpatía y la bondad" dejando atrás las condiciones sociales, económicas, y políticas, como sucedía en la Jumoza donde no se podía hablar de política ni de fútbol siendo un lugar entrañable de tertulia, y fundamentalmente de debate sobre arte flamenco, definiéndole como un hombre "grande, no sólo de cuerpo, sino también de corazón" y haciendo referencia a su inestimable colaboración en realizar los guisos, en una ocasión para la propia Feria y un almuerzo para mayores en el que guisó un becerro consiguiendo dar de comer a cientos de personas y que encima le saliera "riquísimo", si bien los cantantes de un grupo marchenero también dieron buena cuenta del guiso y de las cervezas, recordó anecdóticamente Ramírez Moraza.

De Fernando Berdugo, aparte de su dedicación en la concejalía, expresó que con él ha vivido ferias y ferias de Marchena y provincia al punto de reseñar una anécdota de 24 horas seguidas de Feria que pasaron en Paradas en una ocasión y que empleó para destacar el enganche y el carácter propicio para la convivencia de las Ferias, tanto con los amigos como con las propias parejas.

Finalmente, reseñó que "tiempos mejores tienen que venir por fuerza" y que por todas estas cosas y la ilusión que le hizo recoger el reconocimiento "estas son las cosas que hacen que no decaiga la Feria, el compañerismo, la solidaridad, el factor humano, la amistad" que agradeció a los componentes del Ancla, a lo que, emocionado, les dijo que le iba a guardar un "hueco siempre en mi corazón".

 

Suscríbete al canal de Youtube