Entrevistas

alt

Pedro Fernández, presidente de la Subdelegación de Árbitros de Marchena, la única de la provincia aparte de la de Sevilla capital, ha sido designado como Rey Melchor para la Cabalgata 2015, año al que llega con los mejores deseos, sin olvidar una vida en la que ha trabajado desde que tenía 8 años en varias tiendas marcheneras, siendo comercial de Harinas Camacho durante 40 años y mostrándose "orgulloso" de que sus cuatro hijos tengan una carrera y le hayan dado de momento siete nietos. Agradece enormemente a árbitros de todo el fútbol español, algunos muy conocidos, sus aportaciones para la carroza del Rey Melchor: "Si salimos de esta, cantamos victoria", afirma sobre la Cabalgata, que espera con "muchísima alegría e ilusión", siendo el tema deportivo siempre fuente de anécdotas en sus conversaciones: "Si me tuvieran que pagar una peseta por cada producto marchenero que he ofrecido a los compañeros árbitros, a los que les encantan nuestros productos, estaría multimillonario", expresa.


Definitivamente, el Rey Melchor se ha venido arriba: "Hacía tres días que me acababan de poner el marcapasos y me dijeron que iba a ser rey, pero dije para adelante y con decisión y alegría, como siempre he hecho en mi vida", afirma Pedro Fernández, al que vemos muy animado a punto de cumplir 78 años el próximo 25 de enero de 2015.

"Si de esta salimos, cantamos victoria", les dice a sus árbitros Rafael Ponce Garzón y Miguel Luna, que colaboran como muchos de los jóvenes y no tan jóvenes del colegio en la organización de la Cabalgata, siguiendo las instrucciones de Pedro Fernández, lápiz en mano: "Con este lápiz y esta goma de borrar, hemos hecho 1.500 partidos al año, sin equivocarnos en ninguno", afirma orgulloso de su delegación y de mantener la costumbre de lápiz y papel de toda la vida, cuando ya desde la presente temporada los árbitros manejan tablets en las que completan las actas de los partidos.

alt

Así, en un folio se van distribuyendo los cuadrantes para los 20 puntos de recarga y las personas de la delegación que estarán presentes en ellos echando una mano: "Va a haber árbitros de la carroza arriba, Germán y David, y abajo también estarán entretenidos", afirma, además de, por supuesto, sus familiares.

Pedro Fernández es padre de 4 hijos (3 hijas y 1 hijo) que le han traído al mundo 7 nietos hasta la fecha: "Estoy orgulloso de que mis cuatro hijos estén con carrera y con un sueldo".

Y no es para menos, ya que Pedro Fernández, hijo de empleado municipal y con dos hermanos más (María de 82 años y Pepe, de 80 y residente en Cumbres Mayores), recuerda su infancia allá por mediados de los años 40 y principios de los 50 como "tiempo de muchas fatigas y dificultades" en los que de cuando en cuando "llegaba una pelota forrada de cuero, se abría y aquello era de corcho, eran tiempos muy diferentes", explica: "No había ninguna Cabalgata por entonces, ya posteriormente sí empezó a haber".

Su día a día fue siempre el de trabajar "desde los 8 años", algo hoy en día impensable afortunadamente. Pedro Fernández "sólo estuve siete meses en el colegio, con Don José, al lado de los Juzgados", y con la citada edad se puso a trabajar en la tienda de su tío Pedro Fernández primero y después en la de Antonio Dorado, pasando a ser comercial de huevos y posteriormente de Harinas Camacho, donde ha trabajado 40 años de su vida recorriendo Andalucía.

El Rey Melchor de la Cabalgata 2015 fue también capataz durante décadas de la Virgen de la Soledad: "En la hermandad de la Soledad he hecho de todo, barrer, limpiar, poner puntillas, y entonces La Escalerilla no salió muchos años porque no había dinero", apunta.

No obstante, la afición que compaginó con su trabajo y que al igual que hoy en día a tantos árbitros le sirvió como complemento económico, y que ahora desempeña íntegramente y de manera altruista como delegado en Marchena es la del arbitraje, llegando a arbitrar en la antigua 3ª División, equivalente a la actual 2ª B y ser asistente de Primera División: "Antes hemos llegado a ir en un 600 a Barcelona y a San Sebastián" para arbitrar, viajes en los que conoció a multitud de compañeros, delegados de campo, directivos, en una época que "era diferente todo, ahora está todo más comercializado, todos son profesionales y el único que no cbra nada, y que además sigue pagando varios carnés del Betis es el delegado de campo, Luis Rodríguez Fontanilla, con quien me llevo muy bien y me dice deportivamente hablando mi hermano".

También ha hecho numerosos amigos árbitros a los que recibe habitualmente haciendo de Relaciones Públicas o conoce antes de saltar al estrellato en tantos y tantos partidos de 3ª y 2ªB en los que ha asistido como informador arbitral.

Es conocido que Pedro Fernández, siempre amable y distendido en con estos árbitros que por edad ha tratado con un cariño casi paternal, les ha obsequiado con numerosos productos de nuestra localidad llevando a gala el nombre de Marchena: "Si me dieran una peseta por cada kilo de bizcocho, morcillas y chorizos marcheneros, empanadillas, tortas y molletes que les he llevado, estaría ahora mismo multimillonario", afirma sonriente el futuro Rey Melchor, que señala al actualmente internacional canario Hernández Hernández como un auténtico fan de estos productos: "Le gustan los productos marcheneros lo máximo", expresa, señalando esta faceta como "clave" para haber adquirido muy buenas relaciones con árbitros de toda España y servir la presencia de muchos de ellos y consejo a los jóvenes árbitros marcheneros como "un verdadero aliciente" en este apasionante mundo del arbitraje, aclarando también que la tradicional cena no se ha podido celebrar este año por "motivos económicos", pues los gastos de mutualidad, conexión a internet, nuevas inscripciones y exigencias del fútbol moderno, han hecho que se reconsidere la opción de celebrar la Cena entre todos, existiendo no obstante "muy buen ambiente y compañerismo" en la Subdelegación de Árbitros de Marchena.

alt

alt

alt

Culminando la entrevista, sigue Pedro Fernández atento al "hándicap" de que en las bolsas de balones sólo quepan 25 en cada una y dándole vueltas a como organizar el volumen de balones que posteriormente se lanzarán a las calles durante la Cabalgata, aprovechando para manifestar que muchos árbitros y asistentes del máximo nivel "se han volcado" con su persona para que la carroza del Rey Melchor esté servida de regalos y cita entre ellos la generosidad de José Antonio y Fernando Teixeira Vitienes, Lesma López, López Puerta, Zancada Lobato, Undiano Mallenco, López Acera, Lamsfús Bartolomé, García Fernández "y así podríamos rellenar seis folios", manifiesta agradecido.

En plenas Navidades, Pedro Fernández manifiesta que "en estas fechas siempre han venido mis hijos y el 31 nos vamos a la casa de mi hija en Sevilla, lo celebramos en familia, aunque es una época triste también, porque se recuerda a seres queridos que ya no están y te entra nostalgia, ya se va haciendo uno mayor", afirma a punto de cumplir los 78.

No obstante, se encuentra "muy agradecido también a todas las casas colaboradoras, que se han portado excelente", y ya piensa en puntos del recorrido en los que "la gente se aglomera" como "la esquina del Pasaje, el barrio Madre de Dios o los Cantillos" del Centro de Marchena, si bien apunta que "los Reyes Magos del año pasado me han dicho que no se esperaban tanta gente en la calle La Mina, que se puso a rebosar".

Para 2015, el Rey Melchor, afirma que "en líneas generales hay una ligera mejoría", considera "buenísimo" que se hayan reinstalado las luces del alumbrado de Navidad para atraer gente al centro del pueblo, y pide "ante todo salud y trabajo, porque habiendo trabajo hay dinero y se puede distribuir mejor, y la gente piensa menos en cosas malas".

 

Suscríbete al canal de Youtube