Entrevistas

Este miércoles de Feria tendrá lugar en la caseta de la Peña Sevillista de Marchena una Cena Homenaje a José Ramos Márquez, más conocido como Pepe Ramos, que a sus 79 años de edad, recibirá el cariño de la gente de una Peña en la que lleva cerca de medio siglo “trabajando por los socios, nunca he querido ser presidente” y desde la que se ha destacado por entablar cordiales relaciones con el Sevilla FC y la Federación de Peñas, siendo destacado por todos como una persona generosa y servicial.


Charlar en la Peña Sevillista con Pepe Ramos, acompañado por su amigo Curro Cortés y por el presidente Francisco de Asís Muñoz Luque, que no duda en reseñar que “en la cena de convivencia siempre se ha dado el homenaje a dos o tres personas, pero este año hemos decidido que sea para él solo, porque se merecía un homenaje particular por su trabajo para la Peña, para el Sevilla y para los sevillistas de Marchena, por el que ha sido reconocido incluso antes fuera que en Marchena”.

De hecho, ya en 1997 fue distinguido por la Federación de Peñas Sevillistas, que destacaba en su boletín informativo, entre otras muchas cosas “su amor al club y el seguimiento constante del equipo fuera de casa”, siendo igualmente reflejado en la hojilla del Sevilla FC en una magnífica y excelsa crónica de Agustín Rodríguez.

Pepe Ramos recuerda que se inscribió a la Peña Sevillista en 1966, dos años después de su Fundación y aún estando presente la sede en la Avenida, para ya en 1976 con aportaciones de los socios ser financiadas las obras para la actual ubicación junto al Ayuntamiento de Marchena: “Se vivieron tiempos fabulosos, muy buenos, llegamos a tener cerca de 600 socios”, rememora Pepe Ramos, que ahora lamenta que “no hay forma de que los chavales se apunten a la Peña”, siendo aún más pesimista respecto al futuro de la misma Curro Cortés: “Como esto siga así, las Peñas tienden a desaparecer”, afirma, algo que el propio Pepe Ramos, pese a su preocupación, rebatió a Curro, un gran amigo al que califica como “el alma de la Peña Sevillista”.

Junto a Curro, no se olvida de Pepe Carmona o Pérez Núñez como otros de sus grandes amigos sevillistas e incide en que “nunca he querido ser presidente, siempre he querido trabajar por la Peña”, ya que pese a ser directivo con todas las juntas salvo con una, nunca ha ejercido el máximo cargo.

En ese trabajo, se destacó por ser gran captador de abonados, siendo la Peña Sevillista en la década de los 80 la que más socios y abonados de toda la comarca sumaba en el Sevilla FC, con gran diferencia sobre las demás. Un año, incluso, a título personal junto con otro sevillista, hizo 25 socios nuevos para el club, lo que le valió el regalo de un carné de Preferencia y un viaje con el equipo por parte del Sevilla FC: “Conozco toda España por ir con el Sevilla”, afirma.

El papel de Pepe Ramos también ha sido, como decíamos, relevante en la Federación de Peñas, donde entró en junta directiva de la mano del marchenero afincado en Sevilla y presidente de la misma, Jesús Calderón, etapa de la que guarda un recuerdo muy satisfactorio.

“Cuando voy a la planta noble del Sánchez Pizjuán”, afirma el presidente de la Peña Sevillista de Marchena, “todo el mundo me pregunta por Pepe, sea un directivo, la secretaria o el presidente, Pepe es todo un personaje en el Sevilla FC”, destaca Francisco de Asís Muñoz, que también destaca los favores que han estado en su mano y que hizo trayendo al equipo sevillista a jugar con el Marchena Balompié en más de una ocasión, lo que ayudó a fortalecer las arcas del conjunto blanco, del que sí fue presidente en una etapa brillante del club, de la que entre risas, recuerdan los éxitos deportivos y ascensos y consolidación en Preferente, a la que se subió después de que el equipo blanco venciera al Villafranco y el Lora perdiera con el San José gracias a la ‘prima’ que la directiva blanca ofreció al San José, eso sí, por ganar ese último partido, tras lo cual dicho club fue invitado a un partido amistoso en Marchena para la celebración del ascenso.

Volviendo al Sevilla FC, Pepe Ramos recuerda mantener buenas relaciones con presidentes de diversas épocas como Eugenio Montes, Luis Cuervas, Pepe Carrión y José María del Nido, el actual, al que en primera persona califica como “una persona muy inteligente, que si te pones en contra te rebate y te lleva a su terreno, pero que eso sí, siempre que le pides un favor, te lo hace, una muy buena persona”, destaca del máximo dirigente de la entidad en estos momentos, quien le propuso formar parte nuevamente de la Federación de Peñas, pero ya por cuestiones de edad y tener que volver a Marchena a horas tardías de las reuniones, no pudo retomar Pepe.

También se ha relacionado Pepe Ramos con numerosos jugadores del Sevilla FC que han estado presente en la Peña en distintas etapas y a los que le sigue uniendo una gran amistad como Santos Bedoya, Juan Carlos, Eloy, el malogrado Berruezo, Pablo Blanco, Ramón, Jiménez o Francisco López Alfaro, que estuvo en el acto de 25 Aniversario de la Peña Sevillista, en 1989, del que se recuerda el enorme éxito de participación y de organización de los actos. Por aquella época “un año llevamos tres empresas a Madrid” a ver un partido del Sevilla FC en la capital de España.

No quiere olvidar a Mariano Pulido, con quien “nos llamamos y hablamos mucho” antes de que falleciera este año, después de ser reconocido por la Peña Sevillista en acto público en el Ayuntamiento de Marchena. Una nutrida representación de la Peña y sevillistas marcheneros acudieron al entierro y Misa celebrada en Marchena en memoria del marchenero ex futbolista del Sevilla FC.

En la actualidad, es más complicado contactar con los jugadores, que tienen actos establecidos desde principio de temporada, aunque eso no resta que a la Peña Sevillista “se le tiene respeto y consideración” en el Sevilla FC, manifiesta Pepe Ramos, que recuerda como “antes para venir, los futbolistas no pedían permiso a nadie, una vez fuimos en coche, hablamos con Eloy y Berruezo y se vinieron después de un entrenamiento para Marchena”.

Además de con los futbolistas, hay que reseñar que Pepe Ramos ha mantenido buena amistad con personas relacionadas con los medios de comunicación como José Antonio Sánchez Araújo, Rafael Almansa o Manolo Aguilar, entre otros y que incluso su talante de persona sencilla y apasionado del Sevilla FC, no le ha impedido mantener buenas relaciones con muchas amistades béticas, como José María Borrego, José María Martín García o Manuel Martín, entre otros que cita en esta entrevista: “Nunca he discutido por el fútbol”, afirma.

Y ya en lo deportivo, en un club lleno de éxitos y títulos en las últimas etapas, Pepe Ramos recuerda haber vivido las dos finales de UEFA y la de Copa en el Bernabeu in situ, viajando por Europa, aunque califica de “inolvidable” el 3-0 al Barcelona hace justo hoy 7 años en Mónaco, en la Supercopa de Europa, tanto por el resultado como por el ambiente, amén de otras anécdotas “como cuando tuvimos que salir escoltados del hotel” de Grecia en el que se hospedaron antes de ver el AEK-Sevilla FC de la UEFA de hace unos años, calificando aquel ambiente de “infernal” en Atenas.

Pero la condición de sevillista, más allá de los títulos, estalla en las palabras de Pepe Ramos recordando el final de julio y principio de agosto de 1996, cuando el Sevilla FC estuvo a punto de ser descendido a Segunda División B por un problema con los avales: “Estuvimos dos días seguidos en una sala del estadio Eduardo Romero, Manuel Leonardo (presidente entonces de la Federación de Peñas) y yo, y cuando escuchamos que el Sevilla se mantenía en Primera y no desaparecía, nos abrazamos llorando como chiquillos”.

 Ahora, la actual Junta Directiva de la Peña Sevillista de Marchena ha considerado que ha llegado el momento de reconocerlo en su tierra por sus casi 50 años de pertenencia activa a dicha entidad en un acto que se enmarcará dentro de la cena de convivencia de socios y simpatizantes que tendrá lugar en la caseta de Feria de la Peña Sevillista el miércoles 28 de agosto a las 22.30 horas y que contará con la presencia de representantes de la Federacion de Peñas Sevillistas como Ramón Somalo, actual presidente y a la vez consejero del Sevilla FC y con su amigo y ex futbolista Francisco Lopez Alfaro.

Entre el deseo de que el ambiente en la caseta, como ya sucedió el año pasado, vaya a más, en esta edición aún más con la presencia de la asociación de caballistas, “decir voy a decir muy pocas cosas, las dirán otros, pero estaré muy emocionado”, afirma, concluyendo que “mientras pueda, seguiré aquí” en la Peña Sevillista, donde lo dejamos entre un mar de fotografías que han acompañado este reportaje, incluso con Pepe Marchena en alguna de ellas, y que forman sólo una pequeña parte del extenso e intenso sevillismo de Pepe Ramos Márquez, más que merecidamente reconocido al fin en su pueblo.