PC Asesores

Solays


Entrevistas

isabel bono

 

Isabel Carmona Bono ha deslumbrado a propios y extraños en este año 2021 con actuaciones estelares en el programa 'Tierra de Talento' y junto al grupo marchenero La Bejazz, en la Ronda de la Alcazaba, entre otras. El sábado 18 de diciembre, a partir de las seis de la tarde, deleitará al público marchenero en El Casino Cultural, en concierto de piano. La joven marchenera nos comenta sus motivaciones, influencias y apasionante período de formación que le está llevando a dar pasos importantes en su carrera, su forma de ver la profesión, con pinceladas que van desde la historia del piano clásico hasta una actualidad radiante de jóvenes talentos en el panorama de este instrumento musical, o el papel de la mujer en el mundo de la música.


Cuando suena el nombre de María Isabel Carmona Bono ya se levanta un telón de expectación en el público, antes de la celebración de sus conciertos, atmósfera siempre deseable y que supone un gran incentivo para la artista, que acaba de cumplir 19 años de edad.

 

Desde hace varios años, tiene claro que quiere dedicarse profesionalmente al piano. Estudió el Grado Elemental de saxofón y de piano en la Escuela de Música Municipal de Marchena, pero cuando cursaba 2º de la ESO, a los 12 años de edad, su profesor del Conservatorio de Osuna, Juan Manuel Rodríguez Écija, empezó a llevarla a concursos y recitales, lo cual la impulsó muchísimo para afianzarse en el piano.

 

De todos es conocido que Isabel pertenece a una familia de artistas y que "de chica he tenido influencias de contrabajo, por mi padre, saxofón por mi hermano Javier", pero finalmente continuó sus estudios de piano en el Conservatorio profesional de Osuna con Juan Manuel Rodríguez Écija, obteniendo el título con las máximas calificaciones. Actualmente cursa Segundo curso de Grado Superior de Piano en el Conservatorio Superior de Música de Málaga, con Antonio Ortiz, y Segundo de Grado Medio de Órgano con Ana Buzón, en el Conservatorio Profesional Manuel Carra. Isabel Carmona Bono destaca las virtudes del órgano barroco de la Iglesia de San Juan, y el disfrute que le produce tocarlo cuando tiene oportunidad de ello.

 

A pesar de su juventud, la trayectoria de Isabel Carmona Bono es dilatada. Su primer recital como solista tuvo lugar en la Casa del Aire, en Arahal, cuando aún contaba con 15 años de edad.

 

Durante su formación, ha asistido a diferentes cursos recibiendo clases de Ana Guijarro, Mario Prisuelos, Albert Nieto, Ángel Sanzo, Javier Negrín, Eduardus Halim, Antonio Simón, Juan Lagos, Daniel Ábalos o Andrés Barrios, entre otros, y ha completado sus estudios en la Scuola de Música de Fiesole (Italia): "Siempre me quedaré con todo lo que me han enseñado mis profesores en los cinco años en el Conservatorio" de Osuna, expresa agradecida Isabel Carmona Bono, que en su formación superior aprecia que "participar de las actividades del Conservatorio y estar presente en cursos intensivos donde he visto verdaderas máquinas, gente que vive por y para el piano", declara.

 

isabel cartel 2

 

En esta línea de pasión por el piano, avanza que su recital de piano clásico que ofrecerá el sábado 18 de diciembre en El Casino Cultural de Marchena, donde se vivirá una navideña jornada con buñuelada incluida, supondrá un compendio de interpretaciones de clásicos como Bach o Chopin y la puesta en escena de una amalgama de períodos musicales variados, desde el Barroco, del que se manifiesta seguidora de lleno, hasta el Romanticismo, pasando por el Clasicismo.

 

isabel bono 3

 

Isabel Carmona Bono afirma que, cuando sube a un escenario, "intento evitar pensar en el futuro, me centro en el presente, en llegar y disfrutar de tocar" el piano, una actividad que exige un enorme grado de concentración: "No es solo tocar el piano, centrarse en las partituras, en el estudio de la música; sino también exige de un trabajo mental importante", asegura.

 

No en vano, "la seriedad y el rostro de concentración" que observó en Alexandra Dovgan, prodigiosa pianista rusa de 14 de años de edad que tuvo la oportunidad de ver en directo, le impactaron. Es una de sus referentes en el panorama actual, en el que los jóvenes despuntan de forma vertiginosa, como también lo hace Alexander Meloféyev, otro pianista de la estirpe rusa que ha ganado multitud de concursos internacionales con apenas 20 años de edad. Argerich o Zimerman son otros pianistas, estos dos últimos del siglo XX, admirados por Isabel, o el austro-húngaro Franz Liszt.

 

Isabel Carmona Bono se considera una pianista con predilección por "obras con carácter y virtuosas, pero también últimamente interpreto más obras tranquilas y calmadas, que me empiezan a gustar", desde que ha analizado la música de Serguei Rajmáninov.

 

Con todos estos ingredientes y unas cualidades indiscutibles, Isabel Carmona Bono asombró al jurado de Tierra de Talento, actuación que recuerda con mucho cariño, como también fue especial para ella tocar con sus hermanos y padre en el "ambiente especial" que se generó en el concierto de La Bejazz en la Ronda de la Alcazaba el pasado verano, lo cual "me impactó aún más" que sus apariciones televisivas, unida a la responsabilidad de tocar ante público que conoce. Otro de los momentos más recordados en lo alto de un escenario por Isabel fue un concierto celebrado en el Conservatorio Superior de Málaga, de 45 minutos de duración, en el que intervino junto a ocho profesionales y donde se creó una atmósfera especial, dando como resultado "sonidos súper chulos".

 

Además, la, pianista marchenera lleva ya en su currículum un primer premio en la modalidad de Jóvenes Promesas del Concurso Nacional Villa Ducal de Osuna, reconocimiento con concierto como galardón en el Festival Internacional de Piano de Córdoba o haber sido seleccionada como miembro de la Joven Orquesta de Jerez. También acompaña a jóvenes artistas marcheneros en sus conciertos, tanto en grabaciones como en el directo de canciones.

 

Isabel Carmona Bono quiere sumar a su faceta de concertista, la de compositora, de manera que manifiesta que "tengo pendiente empezar a hacer composición" y así sumar experiencias profesionales de diverso tipo. Una de sus referentes y pionera histórica en la materia, es Clara Schumman, quien fuera en el siglo XIX esposa de Robert Schumman y cuya labor no fue reconocida hasta mucho tiempo después en la historia. Estas situaciones se han repetido incluso en el siglo XX pese al avance en las reivindicaciones de la mujer, e incluso hoy en día "queda por avanzar, porque aunque hay hombres y mujeres componiendo, los hombres manejan más el círculo de los estudios" y la industria musical.

 

Por último, como amante y a la vez profesional de la música, Isabel Carmona Bono lanza un mensaje a los niños y niñas y jóvenes que se propongan salir adelante en este mundo de la música, sea con piano u otros instrumentos, y les invita a "que nunca se desanimen, que piensen siempre en el presente y confíen en lo que quieran hacer".

 

isabel bono 2

Suscríbete al canal de Youtube