Editorial

EDITORIAL. El colectivo de Indignados de Marchena no ha hecho más que nacer, y de seguir así, crezca o no, está demostrando asentar unas sólidas bases de trabajo que están materializándose en lo que la ciudadanía le pide a cualquier colectivo político o social, concreción de sus propuestas. La mayoría de ellas presentadas a Pleno para mejorar participación y procedimientos democráticos, las consideramos bastante precisas, necesarias y saludables, por lo que son dignas de respeto y de aplicación en cuanto el curso político comience en septiembre.

 



El nacimiento de este colectivo ha originado en Marchena, como en toda España, pareceres distintos y opiniones negativas y positivas podríamos decir que casi por igual, a pesar de los insultos y desprecios a los que ha sido sometido este movimiento nacido del 15M en toda España, especialmente por parte de la prensa más reaccionaria de nuestro país. 

 


Poco a poco, por persistencia y sabiendo demostrar a todo el país que son mucho más pacíficos que las cargas que se han cometido sobre ellos sin lógica ni razón alguna, se están ganando un hueco a base de hacer saber a todo este país que hay situaciones que han llegado a un límite y que los millones de parados no son fruto de ciclos económicos ni de crisis puntuales, sino de un sistema que está al borde de reventar y que ha propiciado injusticias y diferencias sociales realmente importantes y cada vez más visibles, perjudicando en gran medida a gente de a pie honesta y trabajadora que ha sufrido contratos basuras y el mismo paro, frente a una clase política que en muchos casos ha demostrado poca ética y estética llenándose los bolsillos y agigantando administraciones innecesarias de enchufados políticos, saliendo indemne de juicios por diversas corruptelas y estando maniatada o en complot con un sistema financiero al que reflotan y reflotan mientras los Ayuntamientos, también miedosos de denunciar la situación de forma verdaderamente unida y contundente porque arriba puedan estar gobernando sus propios partidos a nivel nacional o autonómico, están ahogados y sin recibir lo que democráticamente les correspondería en el reparto de fondos entre administraciones.


Y en ese contexto, y en esa esfera de que la crisis, como bien decía el portavoz de IU Lolo Silva retratando lo que pensaban los grandes partidos, cuando visitó Marchena, nos era presentada como una especie de nebulosa que está ahí y que no pasa nada y que tal y que cual, el movimiento de los Indignados y del 15M, dentro de que pueda ser menor o mayor su número de adeptos y de que en un principio haya podido cometer fallos puntuales o entrar al juego de considerarse víctimas de la sociedad en alguna ocasión, lo dicho, son errores puntuales que va subsanando holgadamente desde el sentido común, el debate franco y abierto y la concreción de propuestas.


Así al menos lo observamos en Marchena, donde a pesar de que las simpatías sean mayores que las adhesiones a este movimiento, como una propia portavoz manifestaba, es cierta su presencia, es un factor más de la vida política y social de Marchena y como tal han cogido el toro por los cuernos con trabajo callado y silencioso y propuestas concretas que han lanzado y que afectan a muchos aspectos directa e indirectamente en la vida democrática marchenera.


Y hoy, sin euforias ni exageración, queremos aplaudir la serie de medidas presentadas al Pleno, que demuestran la decencia y responsabilidad de quienes la han elaborado y han sido partícipes de ella en nuestra localidad, yendo a valorar si no una por una, sí las que consideramos más precisas y dignas de, no estudiar, sino aplicarse de manera lo más inmediatamente posible en el Ayuntamiento de Marchena:


En primer lugar, nos parece más que acertado que se solicite la publicación del Preorden del Día con la documentación anexa de los puntos a tratar. Esta propuesta nos parece una de las más acertadas. Hasta la fecha, se dio un paso acertado con la retransmisión por TV municipal de los Plenos, aunque luego este hecho fuera harto incoherente con la forma de dirigir dicho medio. El caso es que con esto, el telespectador, el ciudadano marchenero ganaría el derecho a saber de lo que se habla en los típicos puntos en los que tras afirmar que en la Comisión tal, se habla del Decreto tal en el punto tal y comienza la batalla política sin conocer nadie ni las funciones de la comisión, ni el contenido del decreto ni del punto. Con el Preorden publicado, estimamos que el ciudadano estaría informado, y que, independientemente de que siga siendo recomendable para los políticos explicar de qué se habla más allá de entrar en cómo se habla y que se echa en cara al otro, la información estaría ahí y poca credibilidad ganarían nuestros portavoces no ciñéndose a ella.


La petición de sugerencias para que los ciudadanos puedan participar en el Orden del Día, es técnicamente más complicada, ya que se supone que los políticos elegidos representan la voluntad del pueblo y están capacitados para organizarlo. Hacen bien los Indignados en aceptar esa realidad sin imposiciones, y dando carácter de sugerencia el que los ciudadanos puedan incluir sus propuestas de Orden del Día. Más allá de si son aceptadas o no, la opinión pública tendría una comparativa importante entre lo que interesa a los ciudadanos y lo que interesa a los políticos. La credibilidad de estos últimos, si las propuestas ciudadanas son coherentes, en lo que confiamos plenamente, estaría en juego si el Orden del Día se alejara de ellas en exceso.


Por último, y sólo en lo referente al Pleno, es evidente que hay un cruce continuo de acusaciones que muchas veces son propias de un Festival del Humor. Muchos de nuestros políticos se quedan tan tranquilos al acusar al otro de haber cometido tal o cual error, barbaridad o desastre. Pues con la petición de organizar todos los archivos plenarios en Pdf, que dentro de nuestro desconocimiento informático creemos que podría ser factible, el ciudadano podría comprobar el grado de coherencia entre lo que hicieron y lo que dijeron nuestros políticos.


Más allá de estas cuestiones, la publicación de planes estratégicos por fases en internet para que vaya teniendo constancia el ciudadano, la posibilidad de referéndum para cuestiones verdaderamente relevantes de nuestro municipio, son propuestas enriquecedoras con las que el ciudadano ganaría en estar más preparado sobre cuestiones estratégicas y fundamentales para nuestra localidad.


De igual forma, es necesaria y de nuevo, muy concreta y precisa, las propuestas que realizan los Indignados para que se publiquen los criterios de puntuación en las bolsas de trabajo, tema que ha traído de cabeza a muchos marcheneros por simple interés en conocer su puntuación y la del resto, o bien en algunas ocasiones por indignación ante los resultados de las mismas.


La publicación del destino y criterio para subvenciones o del funcionamiento de las empresas municipales, o la agilización burocrática de trámites vía telemática, terminan de apuntalar esta trabajada propuesta integral de los Indignados y son más que necesarios.


Lógicamente no a todos al 100% les podrá parecer ideal, pero nos atreveríamos a decir que socialmente a pie de calle han generado un consenso bastante grande y sobre todo un respeto a la labor de los Indignados que esperemos que siga siendo constante y pacífica como hasta el momento.


Más adelante entraremos en otros debates sobre si deben o no formarse como grupo político, presentar unas listas a las próximas elecciones o seguir por esta vía tan respetable que estamos seguro de que directa o indirectamente hará cambiar algunas dinámicas en las formas de actuar de los grupos políticos y sobre todo, en beneficio de una mayor participación de unos ciudadanos que mediante muchas de estas peticiones, es más factible que se involucren en mayor medida en los asuntos que le competen.


Por toda la situación expuesta a grandes rasgos de lo que sucede en España y en gran parte del mundo, porque estamos en un país en el que nadie dimite aferrado a sus cargos y en el que observamos cada día más diferencias sociales, porque en España hoy en día el Presupuesto en Defensa e Interior duplica al de Sanidad y Educación juntos sin que nadie ponga el grito en el cielo, en el que el dinero público con el que se reflotaría un Ayuntamiento de 100.000 habitantes se destina a cortar calles y poner alfombras rojas, en el que un señor ‘caído del cielo’ se permite el lujo de decir a quienes no piensan como él que no tienen horizontes en la vida y en el que nuestros representantes van y se arrodillan o se inclinan ante Él o ante la banca a la que reflotan con entre el doble y el triple de millones que a todos los Ayuntamientos de España juntos, es decir, que a todos los ciudadanos.
Sin datos tan a la palestra públicamente, estamos en un país en el que, según avance de presupuestos para 2011, los gastos para el presente año indicaban partidas totales para el Ministerio de Defensa de 8.560.089 (la cifra es de miles de euros, es decir, la misma pero multiplicada por mil), mientras que para Educación el presupuesto es de 3.003.776. En el de Defensa, simplemente Gastos Operativos Militares suponen 1.979.234, dos terceras partes del total de los gastos para Educación, mientras que si sumamos el total de Defensa  y un asunto relacionado por cuanto incluye formación para cuerpos de seguridad y cuestiones de protección, seguridad ciudadana (cuerpos de Policías…) como el de Interior, hace más de 17.300.000 miles de euros, pues el presupuesto de Interior es de 8.759.000 miles de euros. Esos 17.300.000 miles de euros multiplica casi por 6 al presupuesto en Educación, o casi por 3 el del Ministerio de Sanidad, que es de 6.665.732 miles de euros. Es decir, Defensa e Interior hacen el doble que Sanidad y Educación.


Por lo tanto, convendría pegar menos palos (también materialmente) a personas que humildemente tratan de cambiar y aportar para que se mejore el mundo en el que vivimos desde una transformación real y sin más paños calientes, como el colectivo de marcheneros está haciendo en nuestra localidad paso a paso con constancia y con acierto, y sobre todo crremos que válidas para un conjunto mayoritario de la ciudadanía, más que para ellos mismos. Para tomar buena nota, sin duda.

Víctor Manuel Martín Luque, responsable de www.lavozdemarchena.es