Peña Bética
Superpín

Deportes

El Marchena Balompié ha perdido 2-5 frente a la Unión Deportiva Soleá en la quinta jornada de 1ª provincial en un encuentro que ganaba 2-0 en el minuto 10 de la segunda parte, y sólo ocho minutos después, en el 18, perdía 2-4. El equipo visitante ha pasado en la segunda mitad por encima del conjunto blanco, una sombra de sí mismo en muchas fases del juego y que encadena de esta forma su segunda derrota consecutiva. Toca reflexionar y aprender de los errores cometidos.


Ni el terreno de juego daba para siete goles, ni nadie podría pensar en un 2-5 con un 2-0 a favor, ni nada por el estilo, pero sí es cierto que el Marchena, todo hay que decirlo, ganaba al comienzo de la segunda mitad por 2-0 sin brillo ninguno y con una primera parte para olvidar por parte de ambos equipos en la que la ocasión más clara fue para los visitantes con un pase de la muerte por banda derecha de Pablo al que no llegó Agu. Un cabezazo de Ricardo a bocajarro en falta picada por Gallardo supuso el 1-0 en el minuto 35, y el propio Gallardo pondría el gol de la tranquilidad a los treinta segundos de la segunda mitad a pase de Arrás; de la tranquilidad en un encuentro de fútbol normal, porque el de hoy no lo ha sido.

Tampoco vale de excusa con este resultado y sin otra incidencia a destacar que el 2-1 llegara a los 11 minutos de la reanudación tras un dudoso penalti cometido sobre el jugador contrario, después  de un despeje demasiado centrado de la defensa marchenera, porque lo que vino a continuación, tres goles entre el 17 y el 19 de la segunda mitad, no es propio ni de fútbol sala; muy difícilmente se recuerda algo similar con el Marchena como local. Agu completaba su hattrick y un gol de Pablo el 2-4, con actuación estelar por banda izquierda del dorsal número 7 Caro, el mejor de los 22 de largo.

Por bandas el Marchena no ha tenido su día, Miguel Ángel ha jugado a pie cambiado como lateral derecho y ha deseado durante toda la segunda mitad con todas sus fuerzas que se acabara el partido; después de en las tres primeras jornadas ser uno de los mejores del equipo, le cuesta haber sido cambiado de banda, si bien hay que decir que en Carmona también le entraron por la suya, cuestión de rachas, aunque el trueque de bandas entre él y Celada no ha resultado acertado. Se ha echado en falta la salida de balón de Vázquez, por muy lamentable que sea el estado del terreno de juego con una polvareda descomunal y unos botes de balón desquiciantes, al fútbol directo sólo gana quien tenga más suerte o la selección alemana de los mejores tiempos y en el Marchena está claro que la garra se debe acompañar con más calidad, porque la garra gana batallas pero la calidad gana guerras. El toque de tres jugadores de ataque del Soleá y especialmente la calidad individual de su extremo izquierdo han decidido el encuentro, sin paliativos y así ha llegado el quinto empujando a la red Roberto después de otra magnífica jugada con amago a entrada del rival, regate, amago de disparo, disparo y pase de la muerte del extremo Caro.

Derrota para reflexionar y dar margen de recuperación a estos jóvenes jugadores del Marchena, que no cabe duda de que hoy han pecado de exceso de confianza ante el rival y han visto en sus carnes la grandeza y la miseria de este deporte que en siete minutos cambia absolutamente todo. Semana de trabajo psicológico por delante para Luque tras esta derrota que ha dejado más que tocados a muchos jugadores del Marchena Balompié.

 

Suscríbete al canal de Youtube