Superpín
Peña Bética

Deportes

El Proavemar Marchena de fútbol sala ha conseguido su primera victoria de la temporada al vencer al Pozoblanco por seis goles a cinco en la cuarta jornada de Liga de 1ª Nacional B, en un encuentro loco en la segunda mitad, donde el portero-jugador con el que se dispuso en la pista en los últimos minutos el Pozoblanco hizo que los cordobeses gozaran de buenas ocasiones y que los marcheneros sufrieran agónicamente hasta el último suspiro, al punto de casi desaprovechar en doce segundos una ventaja de dos goles, pero por fin la fortuna sonrió a este equipo luchador que necesitaba una victoria como agua de mayo.


Durante la primera mitad se pudo ver a un Proavemar frío, sin ritmo de juego a pesar de adelantarse en el marcador con gol de Tomás en el minuto 8, pero poco le duró la alegría al conjunto de Francisco Barrera, pues al minuto siguiente empató Tete, para al final del primer período repetirse la historia de los partidos anteriores y sobre la bocina, con suerte en el rebote del disparo de Caro, llegar el 1-2, auténtico mazazo para el equipo local. Al final del encuentro, Francisco Barrera llegaría a calificar la primera parte como la peor de toda la temporada del Proavemar.

Al menos los primeros minutos de la segunda mitad, recordaron a ese Proavemar intenso que habitualmente vemos y con una presión seria y asifixiante sobre el rival llegó el empate, obra de Macho, y el 3-2, gol de Dani Montero. En cuatro minutos se le daba la vuelta al marcador. A partir de entonces se vería que el partido iba a enloquecer, pues a pesar de la ventaja, el Pozoblanco es un conjunto de gran calidad y comenzó a plantar cara para ganar el partido; es de agradecer equipos como el cordobés que van a ganar, nunca a empatar.

En una jugada rápida llegó el 3-3, en el minuto 6, materializado por Manolín, y en el ecuador de la segunda mitad, instantes de ida y vuelta con ocasiones para ambos equipos y una grada que vivió intensamente el encuentro... en apenas dos minutos se marcaron tres goles. Una jugada personal de Tomás acabó con la manopla del portero y pelota a pies de David que al segundo rechace rompería la red, un gol celebrado con mucha rabia y que hacía presagiar que el Proavemar se encerraría para enfriar el encuentro y acabar de una vez por todas con la mala racha a base de dar bocados en defensa. Pero no fue así, en una triangulación con cierta facilidad, Manolín volvía a poner las tablas en el marcador, 4-4. Se presagiaba entonces derrumbe del Proavemar dado los resultados anteriores, pero este equipo está hecho de otra pasta, y entonces no cabía más que luchar y de perdidos al río, todos arriba, un punterazo de Dani con todo el alma en jugada de dos contra uno acabó en la red, 5-4...y minuto 11 de la segunda parte, mucho aún en fútbol sala.

Tuvo unos minutos el Proavemar la sentencia, y al Pozoblanco contra las cuerdas en sendas jugadas de peligro una con bicicleta y disparo de Macho, otra con triangulación entre Agustín, Diego y Dani Guisado, pero no pudo ser. Tampoco el Pozoblanco le perdía la cara al encuentro y Antonio hubo de sacar una manopla espectacular en triangulación del equipo visitante, de todas formas el Proavemar tenía cierto control sobre el juego dentro de la emoción del marcador.

Hasta que llegaron los tres últimos minutos y tras este breve paréntesis de emociones, éstas se dispararon en todos los corazones. A falta de tres minutos se señaló una falta inexistente a Diego, la quinta de equipo, pero los marcheneros supieron mantener la calma y el Pozoblanco no anduvo muy vivo en buscar la sexta, si bien si acertó el entrañable técnico José Antonio Güijo, deportista donde los haya, en dar entrada como portero-jugador a Tete, y, aunque parezca fácil, hay que saber tocar y mover con arte en esta demarcación y así lo hizo Tete, pues parece que pasaron 30 minutos desde que el Pozoblanco jugó con cinco hombres 'de campo'.

En esos instantes se pasearon los balones por el área del Proavemar, agazapado como gato panza arriba en el área y con la ansiedad de no conocer aún la victoria. Es la hora de los porteros y a pesar de los goles encajados, Antonio hizo una triple parada antológica arrastrándose por los suelos, que incluso a punto estuvo de no servir para nada, pues en el último rechace, el jugador del Pozoblanco empujó el balón más que probablemente dentro de la línea de gol; Dani Guisado sacó el pie cayendo hacia atrás su espalda y los árbitros no indicaron centro del campo, fue una jugada de segundos que se hizo eterna.

Respiro con el gol a la contra de Macho, 6-4, faltaban 22 segundos, pero en el fútbol sala nunca hay nada dicho, nada más sacar de centro se sacó el portero jugador un disparo cargado de mala intención en el que Antonio voló, pero el misil fue inalcanzable, 6-5...y en la última jugada, pérdida de balón del Proavemar...3 para 1 del Pozoblanco...el portero jugador inspirado....faltan cuatro segundos...se recorre en dos el terreno de juego...llega a nueve metros con compañeros a ambos lados....y espacio para fusilar...cede al compañero...éste va a fusilar a Antonio....y suena la bocina. Final del partido. Tres puntos.

 

Resultados Jornada 4 1ª Nacional B

Cerro Bpié Lora del Río 6-5 Palma del Río

Miragenil 8-5 La Luisiana

Benamejí 8-4 Alcalá Deportivo

Proavemar 6-5 Pozoblanco

Kappa La Palma 4-4 Ategua Castro del Río

Por jugar Futuro Carmonense-Serviverde Alcoyano

 

Clasificación Provisional

1. Carmonense 9

2. Miragenil 9

3. La Luisiana 9

4. Ategua Castro del Río 7

5. Serviverde Alcoyano 7

6. Pozoblanco 6

7. Kappa La Palma 4

8. Benamejí 3

9. Cerro Bpié Lora del Río 3

10. Palma del Río 3

11. Proavemar Marchena 3

12. Alcalá Deportivo 3

13. Círculo Mercantil 1

 

Suscríbete al canal de Youtube