Peña Bética
Superpín

Deportes

 

 marchena balompie algabeno 3

 

El Marchena Balompié ha empatado a tres goles en el mediodía de hoy contra el Atlético Algabeño en un partido que había remontado del 1-2 al 3-2 justamente cuando tenía un futbolista menos. La última jugada del partido, incomprensible, se ha saldado con una falta en contra después de que el portero rival arrollara al jugador del Marchena Javi en una disputa en el centro del campo (jugada que a lo sumo hubiera sido un choque entre ambos, pero nunca falta del local) y en esa última jugada del partido, tras un despeje, ha remachado un futbolista visitante en área pequeña haciendo el 3-3 y señalando el árbitro, que previamente había expulsado de manera fulminante a Borrego y Miguel Osuna, el final del encuentro. Los aficionados del Marchena se preguntan ¿cuándo van a parar las injusticias tan flagrantes contra el Marchena Balompié? ¿Por qué se suceden errores que restan puntos decisivos un año sí y otro también? Los jugadores del Marchena han acabado rotos e impotentes ante el desenlace del encuentro, crudelísimo para el Marchena en lo deportivo y francamente injusto en lo arbitral.

 


 

VÍDEO RESUMEN MARCHENA BALOMPIÉ-ALGABEÑO EN EL CANAL DE YOUTUBE DE LA VOZ DE MARCHENA

 

El Marchena Balompié es un equipo de fútbol con muchas deficiencias y aspectos que corregir hoy en día. Vaya por delante que los primeros 45 minutos del equipo blanco no se pueden volver a repetir, copia y pega de una entrada fría al encuentro, tal cual el día del Palomares. No son los árbitros culpables de que el Marchena Balompié tenga solo 1 punto de 9, aunque claro que podría tener al menos dos más, a tenor de lo hoy visto en este partido en el que se ha guardado un minuto de silencio en memoria de Francisco López Álvarez, abuelo del futbolista marchenero Alejandro López Fontanilla.

 

El arbitraje en cualquier categoría es realmente complicado, pues hay jugadas grises y balones de banda o córner imposibles casi de percibir bien a ras de césped hasta para el mejor árbitro de Primera División, pero cuando lo gris se convierte en negro para el equipo blanco, y encima, lo que es blanco, una clara falta (o a lo sumo choque entre dos futbolistas) al jugador del Marchena, Javi, por mucho balón que toque el guardameta antes en su pugna aérea en el centro del campo, se convierte en falta en contra del Marchena Balompié y encima, tras una remontada con pundonor, por una expulsión en el minuto 80 (de Juandi, por protestar) el lanzamiento, para colmo, desemboque en el empate del Algabeño, sin posibilidad ni de sacar de centro para el Marchena, da para mucha tela que cortar.

 

Cuesta poner en pie un partido en el que el Marchena Balompié se sintió superado con claridad por el Algabeño en la primera mitad, bastándole al conjunto visitante cierto orden y concierto en el centro del campo, la calidad de su extremo derecho Juan Jesús y el delantero Baena. 

 

Un par de avisos por banda derecha del Algabeño, uno de ellos culminado con peligroso cabezazo a la izquierda de Pepe Olías, el mejor del Marchena Balompié pese a los tres goles encajados, precedieron al gol del Marchena Balompié, en una salida precipitada del portero Alejandro a la frontal del área, que dejó el balón suelto, bien aprovechado por Antonio Jesús para marcar el 1-0 en el minuto 16.

 

marchena balompie algabeno 5

 

marchena balompie algabeno 4

 

marchena balompie algabeno 14

 

marchena balompie algabeno 6

 

marchena balompie algabeno 7

 

marchena balompie algabeno 8

 

marchena balompie algabeno 9

 

marchena balompie algabeno 10

 

marchena balompie algabeno 11

 marchena balompie algabeno 13

 

Pero ni el gol acabó por meter al Marchena en el partido, costándole una barbaridad al equipo blanco robar balones. Una volea del dorsal 7 del Algabeño, despejada por el activo Pepe Olías, un disparo cruzado del delantero centro, aumentaban el contador de ocasiones del Algabeño, y al fin, tanto va el cántaro a la fuente, el de goles, con el empate en el minuto 25 tras pase en el que en el desmarque, Baena, supera al central Sierra, regatea en el uno contra uno a Pepe Olías y define a la perfección.

 

El 1-2 llegaría en el minuto 36 con nuevo remate de volea del extremo derecho, despejado con acierto por Pepe Olías, pero remachado en el área por un jugador visitante. 

 

La sensación era que el resultado mantenía al Marchena en el partido, más que el juego, ya que se vio desbordado por un rival, que incluso con dominio territorial de centro del campo en adelante, evidenció nerviosimo defensivo en balones en largo.

 

La segunda parte sirvió para introducir cambios desde el principio y la entrada en especial de Buendía, del canterano Alberto, o Juandi, entre otros, dieron más presencia en la medular al Marchena, mientras que Alex Fontanilla, que había sufrido en la primera mitad contra el mejor jugador de campo, Juan Jesús, optó por defenderlo de la única manera posible, atacando su banda, que bien sabe hacerlo el lateral izquierdo marchenero.

 

Se pidió la segunda amarilla, precisamente tras provocarle la primera Fontanilla al lateral derecho en un quiebro, antes del minuto 20 de la segunda parte, para ese jugador visitante, por mano que no se señaló. Subía el ritmo del partido y se abrían espacios con el Algabeño buscando la sentencia y el Marchena, de forma más organizada pero poco inspirado, el empate. 

 

Pepe Olías estuvo a punto de marcar el gol de la jornada desde propio campo lanzando avispadamente una falta, que se estrelló en el larguero del portero algabeño, al que sorprendió adelantado. La suerte ha sido hoy esquiva con el Marchena. El guardameta marchenero, para mayor brillantez, había salvado un remate a bocajarro en área pequeña en la jugada casi anterior.

 

Y a partir de la exhibición de Pepe Olías y un Marchena Balompié más competitivo e intenso en la segunda parte, el partido entraba en su fase final con la afición volcada, impresionante apoyo de nuevo del público de las instalaciones deportivas Miguelete, con el Marchena avanzando sin crear claras ocasiones pero dando pasos adelante. Juandi protestó y recibió la tarjeta roja directa en el minuto 35 de la segunda parte.

 

marchena balompie algabeno 15

 

marchena balompie algabeno 17

 

marchena balompie algabeno 18

 

marchena balompie algabeno 19

 

En el 36, a reglón seguido, una carrera vertical de Alex Fontanilla, aprovechando un desajuste defensivo visitante, le sirvió para meterse hasta la cocina y disparar raso, empatando a dos, gol que espoleaba al Marchena Balompié.

 

El árbitro, que había exasperado en los últimos minutos al Marchena con varias faltas en ataque muy rigurosas, que había permitido toda la lentitud del mundo en el portero algabeño para sacar de puerta mientras iba ganando, recogiendo el balón lejos de su portería, sin apenas tiempo para sacar de puerta amonestaba de forma fulminante a Pepe Olías cuando era al revés. Detalles a los que no encontramos explicación objetiva ni justa y que evidencian un criterio diferente, que es lo que acaba verdaderamente enfadando a los que están en el verde, más allá de cualquier error humano comprensible en un árbitro.

 

marchena algabeno 23

 

El Marchena, que llegaba más animoso al final del partido pese a contar con un futbolista menos, enlazó un contragolpe de izquierda a derecha que fue lo mejor del partido y que concluyó con una elegante definición de Ramón Carmona cruzando raso la pelota, con suavidad, para hacer el 3-2 en el minuto 45 de la segunda mitad.

 

Cuando el Algabeño se volcaba y el Marchena defendía con orden, y espacios incluso para haber sentenciado, una jugada que nadie se explica, con el guardameta Algabeño saliendo a la parte de terreno de juego marchenero e impactando con Javi, tocara o no tocara antes balón, el árbitro convirtió esa jugada, tras parar para que atendieran al maltrecho Javi del fuerte golpe en las costillas, en falta a favor del Algabeño. Si paró el juego, pues seguía en juego el balón, sin señalar en ese momento la falta, ¿por qué la señala luego y no decide el reglamentario balón a tierra? 

 

Era el minuto 94 y se habían descontado 5. La protesta por no señalar la falta, absolutamente lógica de Borrego y de Miguel, les valió doble tarjeta roja al cuerpo técnico del Marchena, y para colmo, el balón colgado acabó desviado por Sierra in extremis y remachado en boca de gol entre una maraña de piernas por un jugador visitante, poniendo el 3-3. Pese al tiempo perdido por el gol del Marchena en el 90 y la atención a Javi, el partido decidió darlo por terminado el colegiado en ese momento, ante la frustración y rabia de jugadores del Marchena, algunos de los cuales se fueron llorando entre lágrimas al vestuario, impotentes por lo sucedido, incluido Javi, expulsado por protestar a la conclusión del partido.

 

marchena algabeno 22

 

marchena balompie algabeno 20

 

marchena balompie algabeno 21

 

marchena algabeno

 

La afición aplaudió el esfuerzo y la entrega del Marchena Balompié, que se quedó al borde de protagonizar una remontada memorable,  y que se vio una vez más, cuántas van ya, perjudicado por la labor arbitral y por la facilidad para amonestar y expulsar siempre a los de blanco en comparación con los de los demás equipos, amén de la escasa voluntad de diálogo.

 

Los ánimos de los aficionados a la maltrecha moral del Marchena pusieron los vellos de punta, en medio del enfado lógico y comprensible, y todos se preguntan "¿por qué?", ¿cuándo va a parar esto?", "¿qué camino lleva nuestro fútbol?"Los jugadadores, del Marchena, del Algabeño y de la calle La Mona, son aficionados a este deporte y que no cobran 1 euro, trabajadores y estudiantes, y se les castiga cuando son amonestados (con perjuicio económico por tarjetas para los clubes). Demasiado poco aliciente para tanto sacrificio, esto de pagar errores propios o ajenos como si profesionales fueran, algo que solo pasa con los futbolistas y con los clubes que sobreviven económicamente como buenamente pueden.

 

"¿Por qué un partido tan deportivamente jugado por Marchena Balompié y Algabeño acaba con un desenlace tan injusto?"

 

Hoy el Marchena Balompié puede estar orgulloso de su reacción en el terreno de juego. Que se llene de moral por la remontada a punto de culminar, y que siga ese camino. No hay otro. 

 

El Marchena Balompié es hoy las lágrimas de sus futbolistas, de todos, la humildad de la que algunos carecen, los cánticos de los jóvenes seguidores, las palmas de ánimo de los antiguos, y el corazón de un portero que será grande en nuestra historia, Pepe Olías. 

 

Mientras hay vida, hay esperanza. 

 

De todo lo demás...ya está bien, pero que nadie dude de que hoy ha resucitado el Marchena Balompié. Y eso es lo que importa, más allá de lo que deparen los resultados, que al final, es lo de menos...qué más da jugar en una categoría u otra, si siempre es lo mismo, si siempre es igual.

 

marchena algabeno 2