Cultura

El primer concierto de Navidad de la Banda Municipal de Marchena, celebrado hoy en la sala Carrera, ha contado con la presencia de siete músicos invitados procedentes de fuera de nuestra localidad y petenecientes a la banda Maestro Tejera de Sevilla, una de las más prestigiosas de la capital sevillana, que sin lugar a dudas con sus espléndidas notas han dado un relumbrón y categoría especial al concierto, en el que el director Javier López Padilla y su banda han continuado progresando ofreciendo un repertorio que ha incluido desde bandas sonoras de películas como Titanic o La Vida es Bella, adaptadas por el director, varios pasodobles y villancicos populares, para concluir el concierto con un repertorio de canciones populares de los 70 como la Gallina Turuleca o Había una vez un circo, entre palmas del público, y el himno nacional de España.


Un clarinetista, tres trombones y tres percusionistas de la banda Maestro Tejera, algunos de ellos naturales de pueblos como Guillena,  Fuentes de Andalucía o Arahal, han acompañado a los aproximadamente 28 miembros de la banda municipal en su concierto de Navidad, que se ha desarrollado entre las 13:20 y las 14:20 horas de hoy en la sala Carrera con entrada libre ante cerca de 200 espectadores. Otra de las caras destacadas en la banda ha sido la de José, antiguo director del Aula de Música de Marchena, además de veteranos pero no viejos músicos como Pichardo, Francisco Álvarez, Daniel Lora o Roncel, entre otros, o jóvenes como el batería que ha puesto su grano de arena con la aportación de este instrumento.

En lo referente al concierto, comenzó con la interpretación de Bajo la doble Águila de Wagner, con protagonismo para los trombones, previa entrada en escena de Javier López Padilla con la reverencia de rigor al público asistente. Durante la interpretación de la Vida es Bella brilló el xilófono del profesor de percusión y con los Siete Magníficos, la trompeta, mientras que tras el clásico My Heart Will Go on, de Titanic, con la adaptación del director, sonó preciosa Jazz Suite Nº 2, de Dimitri Shostakovich, tema muy templado y de gran elegancia musical imprimida por los trombones especialmente.

Hubo un pequeño intermedio en el que dio tiempo a escuchar al concejal de Cultura, Antonio Calle, quien dijo que la banda municipal es "una realidad, lo más duro ha pasado" después de los ensayos para coordinar musicalmente a sus componentes, además de avanzar que "los próximos pasos y serán más progresivos", y destacar "la sensibilidad y humanidad" del director Javier López Padilla. Los concejales socialistas Buendía y Teresa Jiménez, el teniente de alcalde Jorge Vega, y el alcalde de Marchena, Juan Rodríguez Aguilera, también han asistido al concierto.

En los pasodoles La Concha Flamenca y el famoso Nerva sí tuvieron más presencia los componentes de la banda municipal, donde también hay muchos jóvenes con talento, desde los once procedentes de la banda Castillo de la Mota (6 clarinetes, dos bombardinos, un trompeta que fuera tambor de la banda joven de la Mota y dos saxofonistas), hasta el resto de los aproximadamente 15 integrantes más de la banda, que cuenta con la gran esperanza de la juventud de sus miembros para seguir creciendo, y cierto es que hoy, aún con la colaboración de los invitados, han realizado un más que digno concierto con clarinetistas, flauta y batería que están llamados a ser los hombres de peso de la banda en este inicio.

En el último tramo han venido los clásicos Blanca Navidad, varios villancicos populares y un jolgorioso Feliz Navidad con el que el director ha arrancado las palmas del público, destacando esa "vuelta a la niñez" que en esas fechas se produce e interpetando un popurrí de canciones como "Había una vez un circo" o la "Gallina Turuleca" entre otras que han puesto el fin de concierto festivo, tras lo cual Padilla ha agradecido a sus compañeros invitados de la banda Maestro Tejera su aportación estelar al concierto y ha deseado a todos una Feliz Navidad y que les toque la lotería. El director se ha mostrado enérgico y apasionado en la batuta de la banda que dirije, a la que ha insistido en pedirle pausa y templanza en las composiciones más profundas.

Finalmente, el joven Rubén, ex componente también de la banda Castillo de la Mota, ha expresado en unas palabras el agradecimiento al maestro Padilla por sus "conocimientos y paciencia con nosotros" en este inicio de la andadura de la banda municipal, y los músicos les han entregado un obsequio al finalizar el concierto.