Cultura

La artista marchenera Pilar Gallegos, más conocida como Pilar Marchena, sigue ampliando su número de adeptos allá por donde va, dando a conocer el flamenco lírico que ha puesto de moda y está expandiendo por toda Andalucía. El pasado viernes, el público de la localidad sevillana de Villanueva del Río y Minas disfrutó del cante de Pilar, que culminó la actuación cantando por fandango a capela, si cabe más meritorio teniendo en cuenta la potencia de voz que tiene que emplear en este estilo musical.


Pero como le sobra fuerza, a la marchenera no le tembló el pulso ni la garganta y terminó cantando fandangos, sin micrófonos y con el acompañamiento de la guitarra de Niño Elías, a viva voz, con un público congregado en la sala de Cultura de Villanueva del Río y Minas que la ovacionó pidiéndole continuamente que volviera al escenario; no es de extrañar la afición por Niña de la Puebla, Niño Gloria o Manuel Vallejo que siempre ha tenido Pilar Marchena. La personalidad y fuerza que está demostrando la artista, con su gusto por el flamenco que transmite con el sentir que expresa su cante, está sorprendiendo sin duda, a quienes esperaban antes de verla un espectáculo más frío o relajado.

Una vez más, Pilar Marchena estuvo acompañada a la guitarra por el maestro Niño Elías, y a la poesía por Jesús García Solano, siempre importante para completar la actuación y darle un toque de misterio al cante lírico-flamenco de la artista. Desde luego, en el directo de los conciertos, se puede decir que la teoría se está aplicando en la práctica, ya que se consigue poner en escena "un mismo sentir, distinto expresar", precisamente el título que lleva el disco de la marchenera; se dice pronto pero a aceptación del público de un arte desconocido siempre es algo que un artista tiene que trabajarse muchísimo, y así lo está haciendo Pilar.