Cultura

portada tate

 

El pasado martes, 9 de abril, un día después de la conmemoración del Día Internacional del Pueblo Gitano, mientras la bandera romaní ondeaba en lo más alto del mástil de una de nuestras rotondas, se nos fue Antonio Cortés Clarambo, Tate Cortés. Con motivo del homenaje que la Peña Flamenca de Marchena le tributó en agosto de 2016, en crónica firmada por Juan Reyes para nuestro medio, definía al artista marchenero como "un guitarrista que por su manera de tocar y sentir el instrumento lo podemos situar  en la última gran transición de la guitarra flamenca, aprendiendo de la escuela de Sabicas y repuntando a hacia los inicios del toque del gran Paco de Lucía".

 



Desde la Voz de Marchena enviamos nuestras condolencias a su hija Pepi La Flamenca, sus sobrinos Antonio y Manuel Cortés, éste también  su yerno, y a toda su familia por esta gran pérdida, y dejamos a nuestros lectores con un extracto de la crónica de Juan Reyes, antes referida, donde nos muestra una semblanza difícil de igualar.

 

 

 

tate2

 

Homenaje a Antonio Cortés Clarambo, Tate Cortés, uno de los cientos y cientos de artistas que han contribuido a engrandecer el flamenco. Personas como él son testimonio vivo de la evolución de un arte que en la actualidad es conocido y reconocido en todo el mundo como Patrimonio de la Humanidad. Tate, estuvo contratado en los tablaos más importantes del país, Tago Mago en Mallorca, Los Canasteros, Café Chinitas y Torrebermejas en Madrid,  llegó a tocar con los artistas flamencos más  grandes en los años 70, con Juan Valderrama, Chocolate, La Paquera, Farina, Porrina y un largo etcétera, formó parte de la compañía de “Pepe Marchena” y en el baile acompañó en giras a Farruco, Mariquilla y a un sinfín de bailaoras.


Tate es un guitarrista que por su manera de tocar y sentir el instrumento lo podemos situar  en la última gran transición de la guitarra flamenca, aprendiendo de la escuela de Sabicas y repuntando a hacia los inicios del toque del gran Paco de Lucía. La aportación de esta clase de guitarristas al flamenco es incalculable. Estos cientos de hombres eran “todo terreno” y valían para todo, tocar para bailar, cantar y en solitario, realizaban su trabajo con una excelente profesionalidad en unas condiciones de trabajo que para nada son comparables a las de los guitarristas de hoy en día.

 

Eran hombres del “pan diario”, dejándose la piel en los tablaos ‘toítos’ los días, y que deseaban que llegaran las giras con los grandes artistas para colocarse en ellas y así recorrer mundo y ganar más allá del salario miserable de los tablaos y cafés cantantes de la época. Una vez terminadas las ansiadas giras, con las faltriqueras llenas, tocaba de nuevo volver al tablao y tocar a pelo y en muchas ocasiones sangrar por los dedos. Éste es un homenaje que engloba a toda una generación de guitarristas que sin ellos el flamenco no estaría en el sitio donde está hoy, hombres humildes y trabajadores incansables que han engrandecido el flamenco.

 

La Confederación de Peñas de Andalucía, a través  de la Peña Flamenca de Marchena, durante los días 19 y 20 del presente mes de agosto, organizó un homenaje a Tate Cortés, un guitarrista flamenco afincado en nuestro pueblo desde hace más de 20 años.

 

tate4

 

tate1

 

tate cortes homenaje2

 

 

Recordamos el cartel del referido homenaje, con el cante El Vareta, Rancapino hijo y Anabel Valencia y las guitarras de Melchor Chico, Antonio Higuero y Luis Carrasco.