Cultura

 

carmen arras saeta 13

 

Antonio Jesús Hidalgo, presidente de la Peña Flamenca de Marchena fue el encargado de pronunciar el discurso de exaltación de la saeta, "un acto que queda justificado por su grandeza flamenca" y que en esta quinta edición reconoció los méritos de Carmen Arrás Mateo, una saetera "que ya desde muy pequeña demostró sus cualidades cuando se arrancó a cantar una saeta marchenera a la Virgen de la Palma, a pesar de su timidez". Una timidez que le llevó a arroparse en el baile, y con el tiempo crear su propia Asociación, Arte y Compás, con la que ha pisado infinidad de escenarios. Cabe destacar su participación en la Bienal de Sevilla, actuaciones en Málaga, Logroño o Salamanca, además de conseguir el primer premio de saetas del concurso de Bailén y accésit del Torres Macarena, entre otros.

 


 

carmen arras saeta 11

 

Antonio Jesús Hidalgo indagó en el origen y evolución de la saeta, que "puede glosarse y exaltarse desde distintas perspectivas, en foros diversos, con distintas visiones, sin perder unidad y grandeza", y que no sólo es una oración, sino que "forma parte de la experiencia vital de los marcheneros, como una tradición personal, familiar y social que todos tenemos". Prosiguió con el recorrido histórico desde la saeta litúrgica, su ruptura con los dramas sacros, hasta su "vuelo a los labios del pueblo", aludió al paralelismo entre la evolución de la saeta flamenca y el flamenco "como lo entendemos hoy" y recordó cómo en sus inicios, a mediados del siglo XIX, los propios sevillanos despreciaban la saeta al paso de las cofradías, aunque décadas más tarde ya se consideran una tradición más de la Semana Santa.

 

carmen arras saeta 14

 

Así, "a finales del siglo XIX y principios del siglo XX los cantaores flamencos profesionales asumen esta saeta y la cantan, introduciendo en la misma algunos giros característicos del flamenco y, en concreto, de la seguiriya y el martinete y consolidándolas como palo flamenco, siendo interpretadas por cantaores, no por un impulso piadoso, sino porque habían sido contratados por pudientes que competían por alcanzar notoriedad".

 

carmen arras saeta 1
Refiriéndose a Marchena, "centro neurálgico de la saeta desde su origen" recordó las aportaciones de las órdenes religiosas, principalmente la de los franciscanos, y el estudio en 1916, de Agustín de Aguilar y Tejera, quien llevó a cabo una seria recopilación de letras y clamaba para evitar que desaparecieran. De las saetas antiguas aún se conservan: La Quinta y Sexta del Cristo San Pedro, la Cuarta de Nuestro Padre Jesús, la Cuarta del Dulce Nombre de Jesús, del S.XVI, la Cuarta del Señor de la Humildad, las Carceleras, Molederas y Cernicaleras de la Soledad, y las Marcheneras Antiguas y Nuevas. Todo ello "gracias a la labor de investigación y difusión realizada por la Escuela de Saetas de la Hermandad de la Humildad de Marchena en el año 1986, que surgió para prevenir la extinción de los espacios tradicionales donde se cultivaba el arte de la saeta, donde desde hace más de treinta años se investiga y se forman saeteros, tanto para las saetas antiguas y las flamencas", afirmó el ponente, quien además agradeció la presencia de su fundador, Roberto Narváez.

 

carmen arras saeta 2

 

Según Antonio Jesús Hidalgo, "en Marchena este proceso de transición de la saeta litúrgica ritual en cofradía a la saeta espontánea se enmarca con menos tensión, debido al peso social de las hermandades y el clericalismo del pueblo, y a una peculiar convivencia de tradición y renovación artística, y un peso específico de las sagas", llegando a la conclusión de que "el saetero nace con cualidades físicas y sensibilidad, y se hace con la escucha, el sentimiento y la repetición... En definitiva, el flamenco como rasgo identitario, y en particular el mundo de la saeta, ocupa diversos formatos y escenarios, desde los más cercanos y participativos, con artistas locales, casi anónimos, entregados y desinteresados, de cante-oración en calle o templos, hasta grandes formatos escénicos, profesionalizados, de cualidades y virtuosismo de élite, y en ese perfil de saeta-oración, de cercanía, de grandeza y humildad, que vence la timidez para ofrecer su arte como una sincera oración que brota de sus labios, justifica este reconocimiento", concluyó.

 

carmen arras saeta 12

 

carmen arras saeta 15


Tras unas emotivas y cariñosas palabras de su sobrina Andrea, Carmen Arrás recibió el cuadro conmemorativo de su reconocimiento y sendos ramos de flores de la entidad organizadora y de del Coro Los Amigos, del que también forma parte. Tras un sentido agradecimiento, afirmó que son muchos "los saeteros que merecen este reconocimiento, que hacen que la saeta sea un regalo que tenemos en nuestro pueblo", y recalcó el agradecimiento a todos los presentes. especialmente a su maestro Roberto Narváez, presente en la sala.

 

carmen arras saeta 3

 

carmen arras saeta 4

 

carmen arras saeta 5

 

carmen arras saeta 6

 

carmen arras saeta 7

 

carmen arras saeta 8

 

carmen arras saeta 9

 

carmen arras saeta 10

 

A su magnífica interpretación de la célebre carcelera "Silencio, por Dios silencio...", le siguieron saetas por seguiriya, marcheneras antiguas y nuevas, carceleras, cernicaleras y moleeras en las voces de saeteros y saeteras locales de reconocido prestigio como Luis Fuentes, Paqui Romero, Carmen Rodríguez, Roberto Narváez, Carmen Arcas, Antonio Baco y Daniel Casado, además de la pequeña Julieta, hija de este último, que superó sus nervios iniciales para dejar bien a las claras que la saeta en Marchena tiene un futuro garantizado.