Cultura

El Pleno al completo votó ayer favorablemente la propuesta conjunta presentada por todos los grupos a la que se adhirió finalmente IU y que solicitará a la Junta de Andalucía el reconocimiento de la saeta marchenera como Bien de Interés Cultural de Andalucía, en base especialmente al trabajo realizado desde la escuela Señor de la Humildad. También se aprobó una calle en memoria de Enrique Iniesta Coullaut Valera.


Los cuatro partidos políticos se pusieron de acuerdo en los cuatro puntos, dando lectura de la moción el portavoz del Grupo Popular, Antonio Calle, también concejal de Cultura, quien destacó el "legado cultural y religioso de inmenso valor" que supone la saeta marchenera en todas sus modalidadaes y la "labor encomiable" de la escuela Señor de la Humildad para rescatarlas.

Para ello, anunció que se creará una Comisión de trabajo mixta entre el concejal de Cultura y saeteros e investigadores locales para poner de manifiesto los méritos de este arte saetero y que sea tenido en cuenta por los organismos competentes.

El portavoz del Grupo Municipal de IU, Francisco Rey, resaltó que la saeta es "una de las manifestaciones del legado propio que nos hacen ser un poco únicos" a los marcheneros y la diversidad de modalidades que existen en Marchena dentro de la considerada saeta marchenera.

Mientras tanto, el portavoz del Grupo Socialista, Juan Antonio Zambrano recordó el "enorme esfuerzo" emprendido por el director de la escuela, Roberto Narváez, que ya le valió el Premio Demófilo de la Fundación Machado, así como "la labor investigadora" que lleva detrás este trabajo.

El portavoz del Grupo Andalucista, José Zapico, expresó quedarse "extasiado" con las saetas de la Semana Santa que salen a relucir por el estilo propio de cada hermandad, y vaticinó que la relevancia nacional con la que cuenta la escuela llegará a "traspasar fronteras y hay que explotarlo turísticamente".

Zapico añadió que "la saeta era ya cantada en Marchena cuando en Sevilla por ser consideradas como cante zafio y de borrachos, en Marchena se le ha dado categoría de rezo, y además es escuchada, aprendida y cantada, estoy seguro de que estaremos pronto en el circuito de las cosas gordas que pasan por España".

El portavoz del Grupo Popular, añadió en su segundo turno de intervención que las referencias de los cantaores flamencos a la saeta marchenera son continuas, que la Esperanza de Triana ya recogió en su día el estilo de las carceleras marcheneras y que en definitiva, la saeta de nuestro pueblo "es un patrimonio que sigue vivo en el discurrir de los tiempos, es oración cantada que nace del corazón" y su reconocimiento a mayores esferas era algo que "ya el pueblo reclama".

Francisco Rey, portavoz de IU, destacó la espontaneidad de este arte que "surge cuando menos te lo esperas" en contraposición a las retransmisiones de Semana Santa de otros lugares en las que "ya se sabe quién, cuándo y dónde te va a cantar la saeta".

Posteriormente, continuaron los elogios al trabajo "poco egoísta" de Roberto Narváez al frente de la escuela, según expresó Zambrano, mientras que Antonio Calle destacó el valor de que cerca de la mitad de los alumnos sean foráneos como vehículo transmisor de la saeta marchenera en distintos puntos de Andalucía, mientras el alcalde, Juan Rodríguez Aguilera, destacó la labor de difusión "enorme" realizada por la escuela cuando "hace 25 años sonaba extraño escuchar una cuarta o una quinta y ahora es habitual y además interpretadas por auténticos artistas que tenemos en Marchena y que pueden estar a la altura del mejor cantaor".

Calle a Enrique Iniesta Coullaut Valera

El marchenero Enrique Iniesta Coullaut Valera, biógrafo de Blas Infante, reconocido investigador y que formó parte de la comunidad Escolapios durante gran parte de su vida, falleció recientemente, por lo que, su trayectoria y el hacer siempre gala de ser de Marchena, le han valido para ganarse el cariño de todos y que todas las formaciones políticas aprobaran en el Pleno dedicar una calle a "un marchenero ilustre y que ha honrado a nuestra tierra" señaló el portavoz andalucista José Zapico, exponiendo los méritos académicos y personales de Iniesta, del que destacó sus frecuentes visitas a Marchena y la tradición cultural de una familia por la que han dejado su huella escultores, poetas, violinista (su padre) y él mismo con su pasión por la historia y sociedad andaluza con publicaciones y artículos relativos a numerosos ámbitos.

El portavoz de IU, Francisco Rey, defendió que Iniesta Coullaut Valera ha sido "fiel exponente del andalucismo en su sentido más significativo" y leyó un bello poema de Iniesta sobre la historia y evolución de Andalucía y el alma de nuestra tierra a lo largo de los siglos.

Juan Antonio Zambrano, que también recordó que el mismo fin de semana murió un marchenero conocido como "Pololo", manifestó que Iniesta Coullaut Valera es "merecedor de este reconocimiento" al ser "un estudioso con rigor de la amplia bibliografía de Blas Infante".

El portavoz del Grupo Popular, Jorge Vega, introdujo dos enmiendas que se añadieron como apoyar la candidatura de hijo predilecto de Andalucía desde el Ayuntamiento de Marchena adhiriéndose a esa propuesta encabeza por el grupo de amigos del marchenero en Granada, y estudiar hacerlo hijo adoptivo de Marchena a título póstumo, todo ello por su "significación como andaluz universal".

En este punto, el portavoz andalucista, José Zapico, destacó su "plena dedicación a una vida de humildad y pobreza" dentro del cuerpo de Escolapios y su "pasión por la religiosidad popular", además de su calidad como escritor y una firma de un libro dedicado a él "el último libro para mi primer amigo, firmó, era increíble la dimensión que le daba este hombre a la amistad".

El alcalde de Marchena, Juan Rodríguez Aguilera, evocó que Iniesta Coullaut Valera, que falleció en Pamplona y siempre manifestó haber nacido en Madrid por accidente en un viaje de su madre a la capital de España con el consiguiente orgullo de ser marchanero, "quiso morirse y enterrarse aquí en Marchena y se despidió de Marchena cuando Juan Lora, después de escaparse de su residencia, lo llevó en coche otra vez para Pamplona y pasando por Carmona lo mandó parar el coche, se subió en lo alto desde donde se divisa Marchena, y mirando a nuestro pueblo se le cayeron dos lagrimones, a una persona de su talla y condición", concluyó el alcalde.