PC Asesores

Solays


Cultura

ammonite

Si la Iglesia de San Juan cuenta con una riqueza histórico-artística excepcional, en esta ocasión se le suma un descubrimiento de fósiles de ammonites y belemnite de la era jurásica, tal y como nos explica Manuel González Blanco, gran conocedor de restos arqueólogicos y en especial, de fósiles marinos, que abundan en nuestra localidad, por donde en aquellos remotos tiempos pasaba el mar de Thetys.

 



Juan Ramón Gallardo, párroco emérito, afirma que “desde que vine aquí a San Juan, hubo quien me dijo, ¿has visto que hay aquí unas caracolas? Y evidentemente ni él ni yo éramos experto en la materia, pero desde que me encontré a Manuel y me dijo que estudia el tema de los fósiles, pues le dije que aquí en el altar estaban este tipo de caracolas”.

 

Los fósiles de los ammonites jurásicos, concretamente dos que se aprecian con claridad, se observan en uno de los escalones del Altar Mayor de San Juan, uno junto a otro.

Las rocas de la Sierra de Cabra son calizas del Jurásico que se formaron en el mar de Tethys. Muchos de los seres vivos que habitaron aquel mar prehistórico quedaron sepultados por sedimentos y se transformaron con el paso del tiempo en rocas, según recoge la Fundación Aguilar y Eslava de Cabra (Córdoba).
De esta localidad proviene el mármol color rojo jaspe de los escalones del altar que se pusieron en el siglo XVIII en la Iglesia de San Juan: “Vemos fósiles de ammonite cefalópodo pulpus, de la era Jurásica y que duraron hasta el Cretácico”, afirma Manuel González, que explica que han debido aflorar “aunque suele haber cantidades, porque la máquina cortó en el sitio preciso”.

ammonite 6

tetis mar

ammonite 5

“Estos fósiles, que pueden ser de muy variados tamaños, nos cuentan la vida de un pasado remoto Marchena estuvo cubierta de mares, lo que se ha producido en diferentes Eras, una de ellas, por ejemplo el mar del Mioceno, de hace once millones de años, donde se encuentran dientes de tiburón”, añade.

Manuel González Blanco subraya que “el ammonite es el fósil clásico del período Jurásico, extendido en el Cretácico” y según añade Juan Ramón Gallardo, párroco emérito, las escalinatas del altar se instalaron en el siglo XVIII cuando se realizó una reforma para hacer la mesa del altar más grande, tal y como hoy en día (anteriormente debió ser más pequeña) y “para hacerle unos frontales bordados en oro, grandes, de las dimensiones que hoy en día tienen”, de manera que los nueve escalones representan los coros de los ángeles sobre los cuales el sacerdote, como representante y vicario de Cristo, asciende.

Además de los ammonites que se ven en distintos escalones, Manuel González también ha distinguido un belemnite, “un primo de los ammonites”, explicando que “mientras que el ammonite tenía la concha exteriormente, que le servía para flotar, el belemnite tenía la concha por dentro y pertenece a la familia de la sepia y de los calamares”. En el caso del ammonite, a diferencia de la concha en espiral de los ammonites, se puede observar su rostro con forma alargada y la concha cónica.

ammonite 3

Este tipo de rocas donde se encuentran fósiles de lecho marino de tal calibre, son especialmente abundantes en Cabra, como se ha dicho, y “también se pueden encontrar en cantidad en la sierra de Morón”, afirma Manuel González Blanco, siendo también extensibles y visibles en nuestro municipio.

La era del Jurásico, de la que datan estos fósiles, abarca desde hace 205 millones hasta hace 145 millones de años aproximadamente.

La concreción de este hallazgo, dota a San Juan Bautista de una riqueza de orden natural hasta ahora desconocida, y da muestra de la fascinante transformación que a lo largo del tiempo ha tenido lugar en lo que hoy, en el reloj del tiempo prácticamente desde hace unos minutos, conocemos como Marchena.

ammonite 6

ammonite 4

Suscríbete al canal de Youtube