Firmas

et oreja

EDUARDO TERNERO. Hace mucho, mucho… un compañero laboral me pidió que dijera a la chica que le gustaba y que no le correspondía, que él había sufrido un accidente. Quería saber el grado de amor… que ella le dispensaba, la reacción que tendría al enterarse. Cumplí el encargo, porque la mente humana es así de enrevesada y por la inexperiencia de la edad. Desde luego, aquello para él era lo más importante de su vida en aquel momento. El resultado de la experiencia no se lo voy a desvelar, pero casi tuvimos tragedia. ¡Cosas de la vida!

 


 

Al niño del cuento “El pastor mentiroso” le ocurrió algo parecido. Al encontrarse solo, queriendo llamar la atención de los paisanos, inventó la estratagema de pedir auxilio, vociferaba que venía el lobo a atacar a su rebaño de ovejas. Los del pueblo, al escuchar sus gritos, acudían en su ayuda y cuando veían que no había tal lobo, ni tal peligro, bajaban del monte desengañados. Por ello, cuando llegó el momento en el que apareció el lobo de verdad, nadie fue en su ayuda.

En el Acuerdo de París, en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se establecieron unas medidas para la reducción de emisiones de gases efecto invernadero (GEI) y aplicarlas de manera drástica a partir del 2020, ya que el cumplimiento del Protocolo de Kioto no había dado los resultados esperados, ni los países habrían cumplido los acuerdos, tal como se firmó.

En París, el presidente de la Convención, Laurent Fabius, a instancias de los técnicos, dijo que estos acuerdos, estas medidas, podrían dar soluciones a los desastres que están ocurriendo con el calentamiento global. Se ha tomado conciencia, se ha llamado la atención, se ha pedido auxilio generalizado a todos los dirigentes, a toda las naciones y población del Planeta para que se pongan los medios necesarios con el fin de aminorar el efecto de invernadero, emitir menos gases a la atmósfera, controlar el sistema de riegos, la dislocada explotación de bosques y selvas, parar de esquilmar los mares… todo ello en beneficio de la humanidad, para tratar de evitar el deshielo de los polos, los cambios meteorológicos tan bruscos y peligrosos que se están dando y que se prevén…

Cierto es que, tras Kioto, muchos países han seguido las pautas establecidas, pero otros, han continuado haciendo sus “fechorías”, “meándose” en los acuerdos, pagando a otros países sus cuotas para poder seguir haciendo las barrabasadas que hacían, o simplemente han mirado hacia otro lado, sin poner remedio a los grandes problemas que tiene el Planeta. Quiero recordar aquí acuerdos de restricción de pesca, emisiones de gases en vehículos, cuotas de desforestación… que muchos países, sobre todo los más industriales, los más desarrollados, los del primer mundo, han incumplido.

Hay otros, como “el colorao”, dirigente de los yanquis, que no solo se ha echado para atrás en los acuerdos, sino que no cree en lobos. El muchacho no cree en eso del calentamiento global, no cree que esto esté tan mal; que el deshielo del Polo Norte, la Antártida y los glaciares se esté produciendo; él no ve el estado irrespirables en casi todas las grandes ciudades, la escasez de agua en el mundo…

Así, el “dirigente/líder” de los EE.UU., que tendría que haber firmado el compromiso de adhesión al acuerdo el día 1 de Junio de 2017, se deja caer diciendo que él no lo firma, para no incumplir sus promesas de campaña electoral, en pro de intereses económicos de su país. ¡Tócate los eggs! Pero además arrastrará a otros países pobres que dependen de él en materia de transferencias de tecnología y financiación internacional.

La llegada del ciclón tropical “Harvey” en agosto a las tierras de Texas y Luisiana, su devastación y sus inundaciones, han puesto en alerta a los ciudadanos estadounidenses. Ahora les amenaza “Irma”, tal vez el huracán más poderoso en muchos años que ha azotado la costa sur y oriental de EEUU. Que le pregunten a los ciudadanos del golfo de Méjico, Florida y otros estados del Sur, que llevan semanas con el agua al cuello, con vientos de más de 200 k/hora.

Señor Trump, como el del cuento, el lobo ya no le amenaza con venir, ya está aquí. Pero usted siga mirando para otro lado, para sus lobbies.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2