banner guia comercial y de ocio patrocinadores ancho 968 2


pcasesores23

perkins

skills12

sarria

chasa

todo pintura 2

todo pintura 1

prohidalgo49

prohidalgo48

carmen arcas

SEAGRO2

LOBO1

procavi

rh seguros

noblemix

piso1

aulaforum10

else

machado4

piso1

talleres pichardo3

enrique hidalgo2

dentista maricarmen1

pcasesores23

 

Rincon Literario

Después de hablar de los cantes sin acompañamiento de guitarra, como saetas, carceleras o deblás, entre otros, Jesús Solano nos sumerge en la hondura salida del alma del cantaor para coplas de profundidad única como tonás, soleares y seguidillas. Como no todo es muerte y pena, también nos aporta en este escrito la frescura de las bulerías y la cadencia equilibrada de los tientos-tango. (Fotografía: EFE. La cantaora Fernanda de Utrera fue conocida por sus cantes por soleá).


Junto a estos cantes sin acompañamiento de guitarra, encontramos la Toná, que en los tratados  de los más estudiosos como pudieran ser, Blas Vega y Manuel Ríos Ruiz, autores del  Diccionario Flamenco, nos dicen que es el cante más primitivo, nacido de romances folclóricos españoles.  La Toná encierra un mundo espiritual y cargado de sufrimiento en el pueblo gitano.  En su cante cadencioso y de misterio, se advierte la profundidad y el intimismo de lo “jondo” que sugiere libertad y nostalgia.    Se cree pudiera haber nacido este cante hacia el siglo XVIII en dos núcleos bien definidos, el de Jerez y en el barrio de Triana.

                                                   TONÁ

                                             Cuando apagó sus ojitos
                                             quisiera haberme “perdío”,
                                             “pa” no recordar la pena
                                             que me dejó su “bajío”.

                                             “Toítos” los cantes se sienten
                                              cuando manda el corazón,
                                              y en las venas corre sangre
                                              como si fuera un ciclón.

Cuando hablamos de la vida, casi siempre surge hablar de lo opuesto, la muerte, el sentido de la muerte y la pregunta nunca contestada, ¿Quién sabe de la muerte?.  Nadie.    La muerte como tema musical.  La muerte como tema literario, bien sea  poesía, novela, relato, cuento o teatro.


En el flamenco, son varias las coplas que tocan la muerte,  pero si tuviéramos que destacar una de ellas, con nombre propio,  esta sería la Seguidilla Gitana.


La Seguidilla Gitana, es una copla con un núcleo central dramático y triste, queriendo reflejar los interiores más profundos de la raza gitana.  Tragedia y sufrimiento se unen a la vez con el amor, para activar las descargas que la vida interpone a los momentos más duros, como es la muerte.

Se cree, que la Seguidilla gitana pudo hacer su primera aparición sobre finales del siglo XVIII. Considerada como cante básico, también toma el nombre de playera o plañidera.

Una de las partes más importantes que tiene esta copla, se encuentra en el tercer verso de la cuarteta, es un verso de 12 Sílabas, el resto son de 6. En este verso que está dividido en dos parte 7/5 el cantaor tendrá que hacer una caída o pellizco en el hemistiquio del verso, produciendo un efecto en el oyente, de profundidad y de sentimiento rítmico.      Emite quejas que son como destellos de un alma herida, y estos destellos, son amplificados por unos contenidos de dolor en su máximo estado.   Es la profundidad del grito, saliendo libremente al aire.

                                           SEGUIDILLAS GITANAS

                                           Las nubes plomizas
                                           nublaron la tarde,
                                           y aquellos ojitos que al cielo volaron,
                                           que su Dios los guarde.

                                           “Quejíos” de muerte
                                            yo estaba escuchando,
                                            creyendo que eran lamentos de amores
                                            que estaban matando.

                                             Reloj, tú que marcas
                                             las horas del día,
                                             no marques las de hoy, que son “pa” olvidarla
                                             por mala “partía”


                              Posiblemente, lo que encontremos más cerca de la muerte, sea la soledad.  Una soledad impuesta.  La soledad como castigo.  La soledad como prólogo a la muerte.  La soledad como centro de gravedad sentimental.  La soledad como trance amargo.  La soledad que descansa en el mismo yo que la sufre.
 

Dijo Manuel Machado: La Soleá, es la madre del cante, como la seguidilla Sevillana es la hija del baile.     No cabe duda de la grandeza y dignidad  de este cante sobrio y bello, hecho para que los hombres puedan expresar una serie de sentimientos, que de otra manera, morirían sin haber sido posible echar fuera del alma, con fraude y angustias de parto mal presentado.
 

Casi siempre se nombra esta copla en plural, “Soleares”, tal vez, porque siendo una esencia, no deja de ser a la vez múltiple, porque en cada comarca o en cada hombre, toma un matiz  que la distingue de las demás.

Con un marcado acento trágico, las soleares, son coplas sentenciosas por excelencia, mezclando a su vez, amor, vida y humanidad.

                                               SOLEARES

                                                Campanas de San Andrés
                                                no recordarme la pena
                                                de la mujer que se fue.

                                                 ¡Ay! Que penita tan grande
                                                  llevo por dentro de mí,
                                                  queriendo como la quiero
                                                  y no la “pueo” conseguir.

                                                      Que no lleva velo negro,
                                                      que es el color de su pelo
                                                      el que le hace vivir
                                                      la penita de su duelo.

Miremos un poco a otra vertiente de la copla flamenca y veremos que no todo es dolor y pena, sino que encontramos fiesta en el baile, alegría y frescura que nos llega de la mar Mediterránea y del Atlántico. La Bulería.

Concretando un poco más, y para ajustarnos en una medida casi exacta, llegamos hasta las costas de Cádiz y hasta el mismísimo, Jerez de la Frontera.  Allí, el flamenco se colorea de música festera en los patios, en los corrales de vecinos y en las ferias.  El baile y la copla, engalanan las tertulias de familias, que entorno a ello, gira un determinado ritmo y compás de alegría, vibración y frenesí.
                                   

El bullicio se engasta en lo individual y los redobles de las palmas acompañan al jaleo.                               

Todo un acontecimiento por los aires, la tierra y la mar, en las cosas sencillas y aromáticas.  Todos los objetos exteriores toman una aguda personalidad y llegan a plasmarse, hasta tomar parte activa  en la acción lírica.  El andaluz, con un profundo sentido espiritual, entrega a la naturaleza todo su tesoro íntimo con la completa seguridad de que será escuchado.


Dice el poeta José Carlos de Luna en su libro “Gitanos de la Bética”:  El ritmo  ¡Señor de Andalucía! tiraniza también a los movimientos, y el calé,  como picado de tarántula ancestral, apenas escucha un ruido a son,  comienza a moverse con cierto recato, se endereza luego, echa los brazos arriba, castañea los dedos, ondula la cadera, bate suavemente con los pies el suelo, y acaba intensificándolo todo, hasta desenfrenarse por unos segundos, en cualquiera de esos bailes que llaman Buleros.   Temple de nervios cañí, tenso en perenne irritación y extraño comecome, entre atufo y guasa del pueblo andaluz.

                                               BULERÍAS

                                   Subido en una chumbera,
                                   un pajarillo cantaba,
                                   “pa” que las púas no fueran
                                   dolores en mi besana.


                                    Cuanto más contento estaba,
                                    tú te viniste a mi vera
                                    desconsolando mi sala.

                                     Por la mañanita vengo
                                     de ver como el sol clareaba.
                                     Y en tus ojos me entretengo
                                     de tanto como brillaban.

                                     Porque la vieron pasear
                                     con un moreno garboso,
                                     las lenguas de doble filo
                                      mataron aquel esposo.

                                      Tú presumes de bonita,
                                      porque tu espejo no tiene
                                      azogue “pa” tu carita.

Siguiendo en esta línea festera, nos encontramos con dos coplas que se hermanan para hacer música en el  baile y en la guitarra. Me estoy refiriendo a los Tientos –Tangos.


Recogiendo de algunos tratadistas las aclaraciones  sobre estas coplas, nos encontramos con un sinfín  de criterios, que por su amplitud, sería imposible exponer en esta conferencia que tiene un tiempo tan limitado. No obstante, hemos sintetizado lo mejor posible, los datos para que Vdes. se puedan documentar en lo posible sobre estas coplas.
                                   
Cuando el músico se dispone a interpretar una pieza difícil en un instrumento, bien sea de cuerda, tecla, o de viento, hace una especie de floreo o ensayo, recorriendo una por una las cuerdas, las teclas, o las emisiones de aire para estar seguro de que luego, ninguna nota de ha de fallar, cuando el fallo supondría el fracaso.  A esto se le llama en el argot de los músicos “tientos”.  En Andalucía, es muy corriente decir cuando alguien debe tantear el peso o el tamaño de una cosa, antes de atreverse con ella, que le conviene “echarle un tiento” .  Esto quiere decir que “Tiento”, es ensayar, pulsar, calibrar, tantear; y de todo esto,  tenía un baile ya desaparecido, cuyo ritmo se hizo popular.  El cante que acompañaba a este baile, se llamaba y se llama “Tientos” en plural, y sin ser propiamente cante jondo. Es una copla de la baja Andalucía, de la tierra de Cádiz y de los Puertos.


                                                  TIENTOS

                                        Aunque tu padre te guarde
                                        con cerrojos y cancelas,
                                        yo seguiré en tu puerta
                                        velando la noche entera.

                                         De nácar y terciopelo
                                         tengo un joyero en mi casa
                                         “pa” guardar un mechón de pelo.

                                          Vente conmigo gitana,
                                          que me he “enamorao” de ti
                                          de la noche a la mañana.


La otra copla hermana de la que hablamos. son los Tangos, con in ritmo vivo, muy propio para el baile y de origen gitano. Se despierta este cante principalmente en Jerez de de la Frontera, en el barrio sevillano de Triana y en Cádiz.
                              

En Málaga, fueron muy famosos los Tango del Piyayo.
                              

Los Tangos flamencos, no tienen nada que ver con los argentinos, aunque algunos estudiosos sostienen la idea de ello. Los Tangos, son poseedores de una gran fertilidad gitana, con personalismo, que los hacen ser representantes de la más pura casta dentro del jaleo.
 

Son de corte alegre y graciosos, esto es prototipo de los cantes festeros bailables.

                                               TANGOS

                                     Salero de mis saleros,
                                     me dice cuando yo bailo
                                     al “compá” del mar bravío
                                     un moreno canastero.


                                     La sombra del mundo tengo
                                     desde que vivo con ella
                                      horitas de este lamento.

                                     La agüita sala del mar
                                     tiene los mismos sabores
                                     que los besos que tú “da”.

                                     Llevo en mi pecho “clavá”
                                     puñales de tus traiciones
                                     con la boquita “cerrá”.