Rincon Literario

campos espina libro 5 ok


Esos “secretos escondidos” a los que se refirió Oliver Tovar en la presentación de la obra acerca de Juan Antonio Campos Espina, produjeron el asombro del público presente. Imágenes impregnadas de color y paisajes imposibles, que marcan la obra de un excepcional fotógrafo adelantado a su tiempo, quien plasmó con el objetivo mundos reales en perfecta simbiosis con su universo imaginativo : “Muchos marcheneros habían visto algunas de sus fotografías y carteles, y no sabían que eran de él”, nos comentaba su hija, Guadalupe Campos Camacho, muy satisfecha por la magnífica acogida que tuvo la presentación en Sala Carrera y porque todos podamos tener “ese pedacito de lo que mi padre aportó a la fotografía con su toque creativo”.


 

campos espina libro 29

campos espina libro 27
La Sala Carrera se llenó de público para la presentación del libro acerca de la obra, y en parte también de la vida, de Juan Antonio Campos Espina, un marchenero que empezó siendo un aficionado a la fotografía y que acabaría brillando con luz propia por su creatividad, al punto de participar en exposiciones internacionales. Las imágenes de mares rompiendo olas a los pies de nuestro pueblo o en el horizonte de nuetros monumentos, son realmente mágicas.

En este libro promovido por su hija, Guadalupe Campos Camacho, así como por el comisario de exposiciones Luis Hurtado y el investigador marchenero Oliver Tovar, y que cuenta con la firma de aproximadamente una decena de personas que de una u otra forma han sido muy cercanos a Campos Espina (fallecido en febrero de 2015 a los 69 años de edad), se presenta una recopilación de su obra que ha llevado tras de sí un exhaustivo trabajo de selección, incluyendo a la postre a las más representativas. “Tenía una deuda, una espinita clavada en el corazón”, manifiesta la hija de Campos Espina, Guadalupe, que pensó en la idea del libro como “la mejor forma de que sus obras verdaderamente perduren”.

Tras haber vivido intensamente desde pequeña la afición de su padre a la fotografía, declaraba que “hay muchas imágenes que los marcheneros han visto, pero que no sabían que eran de mi padre. Y estoy muy contenta de que ese pedacito de su obra y lo que aportó a la fotografía desde su toque creativo, puedan disfrutarlo los marcheneros, ya que él siempre fue una persona muy generosa, sin ánimo de lucro y mucha gente no supo de quienes eran esas obras fotográficas”.

Asimismo, Guadalupe Campos también expresó su alegría por haber reunido hoy a los amigos que “tanto lo querían”. Por cierto que los beneficios recaudados por la venta del libro, irán destinados a la asociación Adismar, de personas con discapacidad.

campos espina libro ok

campos espina libro 2 ok

campos espina libro 3 ok

campos espina libro 4 ok

campos espina libro 6 ok

campos espina libro 7

campos espina libro 8 ok

campos espina libro 10

campos espina libro 28

José Enrique Carmona fue otro de los intervinientes en el acto, valorando en todo momento la nobleza y el carácter amable y conversador de Campos Espina, así como el “gran conocimiento del material fotográfico y de la cámara” que caracterizaba a este marchenero del que fue alumno.

Para José Enrique Carmona, era todo un espectáculo verlo trabajar en el laboratorio, con el revelado, preparación de líquidos, así como sus nociones de hiperfocal, profundidad de campo…siendo un gran fotógrafo en la era analógica aunque con una mente brillantemente preparada para hacer composiciones increíbles cuando aún no existía lo digital.

“Fue un referente con sus compañeros del Grupo F8 de Sevilla, y junto a su maestro Miguel Ángel Yáñez Polo”, declaraba Carmona, que apuntó esos “brotes de imaginación desbordante” que plasmó en sus fotografías de Marchena, haciendo de su mundo “una pantalla gigante donde proyectaba sus películas y hacía cercano lo distante”

En esta línea, Manuel Labella tomó la palabra incidiendo en ese trabajo de encuentro entre espectador y fotógrafo que tan hábilmente desempeñaba Campos Espina, tras lo cual se centró en esa imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno andando, por calle Padre Marchena, a las puertas de su casa: “Ningún pregonero ha descrito nunca cómo camina Jesús y él lo hizo, mostrando sus pies descalzos, sin hablar, lo hizo como nadie lo ha hecho”, reflejó, poniendo de relieve también el cartel de la Semana Santa de Marchena 1988, con esa especie de plataforma parecida a un tablero de ajedrez donde “se enfrentan el bien y el mal”, apareciendo el Señor de la Humildad: “Lo esencial es que era una muy buena persona y se merece esto y mucho más”, manifestó Labella incidiendo en el carácter cercano y apasionado de la fotografía de Campos Espina, del que también se habló de su afición a la cacería y los retratos que de este mundo ha realizado.

Oliver Tovar, quien realizó paralelismos entre la vida, obra y personalidad de Campos Espina a través de lenguaje de cámara fotográfica como hilo conductor de sus palabras, destacó que este marchenero fue “sensible a la mínima luz, con una velocidad de disparo tan rápida como la vida misma” captando las imágenes, que hoy por hoy son “tomas que quedarán marcadas en nuestra historia” y en las que Marchena ha hecho de “modelo con la que reflejó un mundo con lentes cristalinas que todo lo ven y todo lo captan”.

Posteriormente, pasó a descifrar la estructura del libro, que lo preside una portada con efecto de ojo de pez donde se observa a Juan Antonio Campos Espina haciendo una foto en la esquina de la calle Doctor Diego Sánchez.

campos espina libro 11

campos espina libro 12

campos espina libro 13

Guadalupe Campos Camacho, su hija, escribe el preámbulo, acompañado por imágenes de su padre y otra de su madre, Guadalupe Camacho y López de Sagredo, quien es autora de una semblanza biográfica acompañada por imágenes familiares de la infancia de Campos Espina.

‘El Cazador de Imágenes’ es el título de este segundo capítulo acompañado, entre otra imágenes, de un maravilloso montaje con montañas nevadas tras la Iglesia de San Juan vistas desde la calle Espíritu Santo.

campos espina libro 30

campos espina libro 31

Su maestro, Miguel ángel Yáñez Polo, que define a Campos Espina como “ese espíritu volátil de Marchena..fotógrafo sincero, amante loco de las luces, de los flashes y de los guiños del sol, que ha sido incluido como uno de los cien fotógrafos sevillanos insignes y censado por investigadores de la Universidad de Texas…”.

‘A modo de reflexión’ es un escrito de Oliver Tovar en el que expresa su admiración por la obra de Campos Espina y su espíritu soñador, vehiculándolo con algunos guiños al cine, su gran afición, mientras que su amigo Jesús Lino evoca su amistad desde niño y ya luego como fotógrafo dándole las “gracias de corazón” por todo lo que le enseñó trabajando con el celuloide, transmitiendo pasión por el mundo de la cámaras analógicas: “He de deciros que nunca vi una luz tan intensa y clara en una fotografía que los trabajos creativos de Juan y aún estaba por aparecer, años vistas, el mundo digital y el tan venerado hoy programa Photoshop”, escribe en estas líneas Jesús Lino, que desgrana fabulosas anécdotas de antaño en torno a la fotografía y a la Semana Santa, ilustrando este capítulo un excepcional cartel de Nuestro Padre Jesús Nazareno a su salida de San Miguel y que fue el del Jubileo 2000 en Marchena, así como el referido del Señor de la Humildad. También se pudo ver en el emotivo vídeo final de imágenes de Campos Espina, la fotografía a Juan El Caeno cantando saeta y que sería portada en su día de la obra relativa a la saeta escrita por el marchenero Jesús Solano.

campos espina libro 24

José Enrique Carmona detalla en su capítulo del libro titulado ‘Luz y Plata’ cuestiones de técnicas fotográficas, iniciando su escrito cuando lo conoce en el Arco de la Rosa y terminándolo con el agradecimiento a su hija Guadalupe por la invitación a participar en este proyecto, sin olvidar “aquellas veladas una vez pasada la Semana Santa, de conversaciones después de sesiones de revelados, de aquellas reuniones de cuarto oscuro viendo a media luz la aparición de esas imágenes latentes de plata oxidada que surgían de un papel blanco para convertirse en monocromos que sutilmente se iluminaban”.

Su maestro Miguel Ángel Yáñez Polo, define a Campos Espina como “marchenero metafísico de profesión” en otro artículo de este libro donde se profundiza en su “estética revestida de una explosión de color brillante, tal como sale de las tintas o de las entrañas químicas de los virajes. Técnico impecable, gran modelador de la luz con los flashes, sus imágenes descansan a la sombra de un remoto naïf pincelado por una loca búsqueda de la vida misma…”, manifiesta entre otras cosas, y destacando su papel en la exposición cinco fotógrafos andaluces que se vio en Sevilla y Alemania, así como el “peso específico” de Campos Espina “en el denso bosque de la fotografía española”.

‘De su afición a pintar con luz’ nos habla en el libro, Manuel Antonio Ramos, historiador marchenero que destaca sus obras cofrades y del interior de iglesias y conventos, mientras que es titulado ‘Un fotógrafo de inquieta fantasía’ el texto que escribe Juan Pablo Navarro, para incluirse finalmente su ensoñación para la reconstrucción del Puente de Mamedra, una más entre otras muchas que tuvimos la suerte de publicar al enviárnosla Campos Espina a este medio tras la triste caída del Muro que dejó helado el corazón de muchos marcheneros.

campos espina libro 17

campos espina libro 22

campos espina libro 25

campos espina libro 26

campos espina libro 23

campos espina libro 18

El Proemio lo escribe Luis Hurtado, comisario de exposiciones, que destaca la repercusión nacional e internacional de la obra de Campos Espina y la personalidad propia en su evolución fotográfica, así como el carácter documental de muchas de sus obras.

Toda esta amalgama de obras seleccionadas, las más representativas de su trayectoria, conforman un amplio dossier final donde realidad y fantasía, paisajes y retratos, se pueden ver para suerte de todo el que se haga con un ejemplar de este calibre donde todo es calidez, luz, y asombro ante un pueblo como el nuestro que si en esencia es bello, Campos Espina elevó a fascinante través de su cámara portadora de sueños.

campos espina libro 14

campos espina libro 16

campos espina libro 15

campos espina libro 20

campos espina libro 21

campos espina libro 19

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2