El Gabinete de Jesús Luna

alt
 

El gabinete psicológico de Jesús Luna aborda hoy un tema preocupante. Una madre de un niño le comenta que ha sido instada desde el colegio a buscar ayuda profesional para su hijo debido a “la orientación homosexual que podría estar desarrollando por jugar en el recreo con las niñas o con muñecas”. Desde un punto de vista plenamente constructivo, el psicólogo advierte que “en muchos casos desde el mundo de los adultos se tiende a modular los juegos, vinculándolos al sexo, coaccionando en estos casos la libertad a la hora de elegir de los niños y niñas” y defendiendo que “precisamente esta libertad es garantía de crecimiento, desarrollo y que proporciona la creación de una identidad sana y equilibrada”, por lo cual asegura que “con menores, no podemos permitirnos determinadas licencias, ya que tratamos e intervenimos con un material muy frágil”.



Hace unas semanas recibí una demanda de intervención de una madre para su hijo, que me llamó poderosamente la atención, a la par que me resultó  preocupante.


Me gustaría compartir con los lectores la misma, así como mis reflexiones y conclusiones. Entiéndase que la intención en ningún momento es la crítica destructiva, sino constructiva, así como la sensibilización acerca de un tema de gran importancia y cuya mala gestión puede desembocar en diversos trastornos psicológicos.


La persona que realizaba la demanda es  madre de un niño de ocho años  tras una reunión con la maestra de su hijo.


Me comenta que la maestra está preocupada por el desarrollo del niño. El chico tiene un buen desempeño escolar y unas habilidades de relación adecuadas a su edad. El “problema”, según expresa la profesora, es que el chico pasa su tiempo de recreo con niñas y jugando a muñecas. Se le ha obligado a jugar con los chicos al baloncesto, pero él ha abandonado en algunas ocasiones la actividad argumentando que no le gusta y expresándoselo así a su madre.


 Según me cuenta la madre del niño, la maestra le ha instado a buscar ayuda profesional basándose en que su hijo puede estar desarrollando una orientación sexual homosexual y que aun está a tiempo de invertir este proceso, el cual le puede provocar dificultades en su  desarrollo, añadiendo que algunos compañeros ya hablan del tema en tono burlesco. Un dato que me cuenta la madre y que me llama la atención es que el niño le pide a su madre que le compre muñecas, pero le comenta  que diga que son para su hermana.


Las prescripciones de la maestra no pudieron ser más desafortunadas.


En muchos casos desde el mundo de los adultos se tiende a modular los juegos, vinculándolos al sexo, coaccionando en estos casos la libertad a la hora de elegir de los niños y niñas, libertad que es garantía de crecimiento, desarrollo y que proporciona la creación de una identidad sana y equilibrada.


Cuando los niños perciben que la actitud de los adultos de referencia es abierta y respetuosa se sienten seguros a la hora de explorar. Los niños deben jugar con muñecas sin tener que esconderse por pensar que lo que hacen pueda ser considerado como inadecuado, sin que eso implique alguna condición de identidad ni orientación sexual determinada. En cualquier caso, si así fuera, ¿dónde está el problema?


Mis orientaciones hacia la familia fueron en este sentido. Apoyar y tener una actitud abierta con respecto a la elección libre de los juegos de su hijo, le hará crecer de una forma equilibrada y armónica, enfrentándose de un modo seguro a las posibles actitudes intolerantes.


Por el contrario, coaccionarlo haciendo que se esconda para jugar a lo que le gusta u obligarle a implicarse en actividades que no  le motivan, no promueven ningún cambio en positivo y merman la autoestima del menor al considerar que sus preferencias no tienen aceptación por parte de sus referentes, pudiendo desencadenar otros síntomas más severos.


Por último y haciendo referencia al tono burlesco en el que se dirigen al niño algunos de sus compañeros, entiendo que no debe haber diferencias en el modo en que se abordan por ejemplo  las burlas hacia el niño gordito, el de gafas, etc.


Soy consciente de que hay personas con distintas ideas acerca de la identidad y orientación sexual basadas en su historia educacional y creencias. No obstante, determinadas personas que nos dedicamos a trabajar con personas, especialmente con menores, no podemos permitirnos determinadas licencias, ya que tratamos e intervenimos con un material muy frágil y de nuestro buen hacer y de unas orientaciones correctas a las familias, depende en gran medida el desarrollo saludable de los menores.

alt


Para mayor atención e información pueden ponerse en contacto a través del teléfono 651551846, el twitter @previom y el facebook Programa de Intervención en Violencia Filioparental

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2