El Gabinete de Jesús Luna


alt

Nuestro psicólogo, Jesús Luna, responde al cuestionamiento de un lector sobre la toma de decisiones en varios frentes de su vida en los que se encuentra bloqueado por la balanza de ventajas e inconvenientes. Ser realista y consecuente y huir de prejuicios estrictos en cuanto a los conceptos de acierto y desacierto, pueden ayudar a tomar mejores y más equilibradas decisiones en cualquier campo de nuestras vidas, según explica Jesús Luna.



Pregunta de 'Indeciso’


Escribo porque he observado miedo a los cambios. Soy una persona adulta y he pasado ya por decisiones importantes en mi vida, sin embargo alguna decepción me ha llevado a estar pensando en ventajas e inconvenientes para cualquier decisión del futuro. En el trabajo no me aclaro mi futuro, tengo la suerte de hacer lo que quiero pero tengo proyectos con los que no me atrevo del todo a realizarlos, en lo sentimental las malas experiencias pasadas me hacen pensar que se puedan repetir, aunque no tenga motivos para pensar en ello y en las amistades también me encuentro confuso porque cada persona hace su vida con el paso del tiempo. De todas maneras, también tengo motivos para ser más feliz, sólo que el pensar en ventajas e inconvenientes me lleva a atascarme y ser indeciso. ¿Qué actitud debería tomar para ser más decidido y tener menos miedo al futuro?


Respuesta de Jesús Luna

alt


Estoy seguro de que muchos de los lectores han revisado con atención tu pregunta sintiéndose identificados con muchos de los puntos que describes.


Como bien comentas, el análisis de ventajas e inconvenientes es la base de cualquier toma de decisiones. Es interesante leer que algunos de los puntos que te hacen estar desencantado, son a la vez los que te hacen sentir afortunado (el plano laboral).


Muchos de nosotros, hemos crecido en la creencia de que existen decisiones acertadas y decisiones equivocadas y que  de una correcta elección dependerá que nos encontremos desencantados o que por el contrario seamos plenamente felices. Esta creencia puede favorecer que nos cuestionemos tanto las decisiones vitales buscando la  ideal que nos genere inmovilidad.


Pues bien, lo cierto es que las decisiones que tomamos están determinadas por nuestro momento vital, y en ningún caso están libres de consecuencias negativas, por tanto no existen las decisiones ideales.


La clave de una adecuada toma de decisiones está en analizar con realismo las ventajas e inconvenientes de cada una de las alternativas que nos planteamos. Una vez hagamos esto, tomaremos conciencia de que todas las decisiones tienen sus inconvenientes y riesgos.

La decisión adecuada en cada momento es la que tenga unas ventajas que nos gratifiquen, y a su vez presente unos inconvenientes o riesgos con los que seamos capaces de comprometernos.


Por seguir uno de tus ejemplos, cuando iniciamos una relación de pareja podemos encontrar numerosos beneficios, aunque tenemos que asumir que la posibilidad de que no salga bien o nos llevemos un desengaño existe. Ante esto, podríamos decidir vivir solos y protegernos de ese riesgo. En esa decisión también encontrarías algún inconveniente o punto negativo, ¿con cuál eres capaz de comprometerte?


Pueden enviar sus consultas a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y seguir a Jesús Luna en @previom


 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2