Local

sat huelga ok

La Asamblea sindical celebrada el sábado ha aprobado la convocatoria de huelga indefinida a partir del 4 de diciembre, después de “recibir la noticia de que la empresa de nuevo incumplía los plazos para responder a las reivindicaciones que formalmente llevan planteando los trabajadores de Randstad desde mediados de agosto”. Emiten comunicado en nombre de la sección sindical del SAT en el que señala que dicha Asamblea aprobó no aceptar una serie de condiciones laborales que según explican, se vienen produciendo a menudo, y recuerdan las reivindicaciones no aceptadas.


 A la Asamblea asistieron un centenar de personas, entre ellos, según informa el SAT, unos 75 trabajadores en activo de la contrata Randstad Project Services SL,unos 15 compañeros de la firma que actualmente se encuentran en situación de desempleo; “una especie de paro estacional a la que la empresa los obliga con la intención de evitar, de forma premeditada, la ley, que obligaría a la empresa, sin este truco a convertirlos en personal fijo de la empresa”. También hubo miembros de las a?eas de despiece, representando a los Comités de Empresa de Procavi y Halia Servex, así como representantes de la Unión Local de Morón del Sindicato Andaluz de Trabajadores, a la que hace varias semanas acudieron los trabajadoros de matanza para organizar su lucha. Miembros de Ganemos Marchena, Podemos Morón e IU de Marchena también estaban presentes mostrando su absoluto apoyo en nombre de la Plataforma por la Dignificación de las Condiciones de Trabajo en Procavi, que hace meses destapó “el fraude de los cursos de formación en la fábrica”.

“Los ritmos de producción se han disparado duplicando los millones de kilos de carne procesada y manteniendo prácticamente la misma plantilla respecto al 2013. Las lesiones, las afecciones incluso cardíacas y depresiones no son extrañas, derivadas de la presión física y psicológica que se sufre cotidianamente. La situación llega al extremo de que los trabajadores tenemos dificultades para cumplir con las necesidades fisiológicas más básicas durante las interminables jornadas”, afirma el SAT.

“Cobramos hasta un 40% por debajo de los compañeros del sector y hasta ahora hemos soportado una actitud tiránica por parte de la dirección de recursos humanos, que nos ha tratado como mera mercancía humana a disposición completa de la producción”, añaden.

“Las horas extras hasta ahora eran impuestas como obligatorias y las jornadas de trabajo finalizaban cuando unilateralmente Procavi decide parar de enviar camiones al muelle. Las horas no se cobran, sino que van a una bolsa de la que extrañamente casi nunca se liquida nada a favor del trabajador o trabajadora. Esto se debe a un sistema inventado por la empresa RPS ajeno a toda norma. En esta bolsa se suman horas extras pero se descuenta tiempo de trabajo cuando la fábrica por alguna razón (ajena al trabajador) decide que interrumpir su producción. Es decir, haces horas extraordinarias y a la mañana siguiente, si la cadena la aceleran y los camiones se acaban antes de tiempo, te mandan a casa y te quitan las horas del día anterior. En definitiva, la productividad lograda a base de una profunda intensificación de los ritmos de producción, se “paga” en forma de descuento de horas extraordinarias trabajadas previamente. Es el mundo al revés, sencillamente.¿¡Los riesgos del funcionamiento de los medios de producción tienen que ser asumidos por los trabajadores!? Esta bolsa incluso se ha llevado al extremo de no liquidarse tras un despido, con la excusa de que ya cuando te volvamos a contratar… hablamos”, agrega el SAT, que sostiene que “esta situación es la que ha llevado el hartazgo a un plano en el que o la empresa rectifica todas estos aspectos (y más que no se citan por no extender más esto) o es inevitable el uso de las medios que legítimamente están a nuestro alcance”.

La asamblea del sábado “dejó clara la voluntad de dar la batalla por los derechos arrebatados es firme. Mientras la fábrica ha crecido estos años a tasas por encima del 10-15 por ciento, está claro que la subcontratación ha sido la manera que Procavi ha “ingeniado” para llevar los sueldos a niveles de miseria. Allí ganábamos antes, en el 2008-2009, sueldos que podían superar los 1.600 euros (haciendo esfuerzos, claro está). Hoy esos mismos esfuerzos hacen que las nóminas rara vez supere en algo los 1.000 euros, y eso en caso de que estés a 40 horas pero echando 50 o 60. ¡¡¡Hablamos de salarios de 845 €, incluido “complementos voluntarios”!!! ¡Mientras, Procavi arroja márgenes de más de 162.000 euros al día, según sus propios registros de cuentas!”, manifiesta indignado el SAT:

“En este contexto, unánimemente, la asamblea, tras recibir la noticia de que la empresa de nuevo incumplía los plazos para responder a las reivindicaciones que formalmente llevan planteando desde mediados de agosto, aprobó la convocatoria de HUELGA INDEFINIDA EN MATANZA A PARTIR DEL 4 DE DICIEMBRE. Junto a ello, se aprobó la tabla reivindicativa que, de asumirse por la empresa, haría que esta huelga se evitara”, exponen, y que es la siguiente:

Subida salarial desde el 1 de octubre de un 30%, con retroactividad si la negociación se alarga.
Contratos indefinidos del 90% de la plantilla actual.
Opción del trabajador/a fijo/a discontinuo/a dentro de bolsa objetiva para rotación.
Fuera la bolsa de horas extraordinarias.
Los horarios se cambian con un mínimo de 5 días.
Si la producción se interrumpe por cualquier motivo, la jornada de trabajo continúa, computándose ese tiempo como horas de trabajo efectivo.
Aceptamos terminar un camión siempre que este haya entrado antes los últimos 40 minutos de la jornada laboral.
Reconocimiento de la empresa del carácter voluntario de las horas extras
Eliminación del retén en casa.
Pasar todos los grupos a jornada completa a partir del 1 de noviembre, respetando el derecho a acogerse a jornada reducida.
Incorporar 20 personas adicionales a partir del 1 de diciembre.
Compromiso de subida salarial en el primer semestre del 2018 de un 10% adicional.
Incorporar 10 personas adicionales a partir del 1 de abril de 2018.

También se mandató al Comité Sindical del SAT a constituirse en Comité de Huelga para seguir tratando de llegar a un acuerdo con la empresa, pero señalando que “cualquier intento de ésta de romper la negociación o seguir violentando las condiciones de trabajo, desencadenaría la huelga en un plazo de 10 días”.

Junto a esto, la Asamblea estableció que a partir de ese momento la Representación Sindical, debía velar por el cumplimiento de todos los derechos relativos a la jornada laboral, aprobándose::

NO ACEPTAR nuevos camiones después de los últimos 40 minutos.
NO ACEPTAR cambios arbitrarios de cambios de turnos u horarios, dando prioridad de estabilidad a los trabajadores o trabajadoras con jornada reducida por cuidado de menores o personas dependientes. Los cambios de turnos deben ser consensuados con la Representación Sindical.

NO ACEPTAR horas extras impuestas.
NO ACEPTAR la rescisión de contratos de ningún trabajador en activo. En caso de caducidad, sustituirlo por un nuevo contrato, cuya duración mínima debe ser de 1 año.

Igualmente, “cualquier violencia contra estas medidas conducirán a un adelantamiento de la huelga. Estamos dispuestos a negociar, pero no estamos dispuestos a seguir aceptando que nos pisoteen como hasta ahora”, señala el SAT.

El domingo fue el primer día, tras la comunicación de los acuerdos inmediatos a la empresa (el mismo sábado por la tarde), en el que la plantilla hizo valer sus derechos al descanso tras cumplir con la jornada laboral de 8 horas, negándose a prolongarla indefinidamente como hasta venía ocurriendo. “La empresa al parecer piensa que el derecho básico que tenemos a disfrutar de nuestra propia vida personal es un lujo que no está a nuestro alcance”, expresa el sindicato.

“Hasta ahora se han quedado con nuestra salud, con la vida familiar, con nuestro dinero, etc. Ya está bien. Hemos decidido NO DAR NI UN PASO ATRÁS EN NUESTRA LUCHA. Esperamos que la empresa atienda a razones y abandone lo que hasta ahora ha sido lo habitual, y empiece a reconocer los mínimos derechos que ellos mismos establecieron en los convenios, y por supuesto todos los derechos conquistados que tenemos la clase trabajadora, y que aún no han sido arrebatados por este gobierno que sólo hace leyes en beneficio de estas empresas”, concluye el SAT:, que hace “un llamamiento a la razón y a la cordura” a la empresa, recordándole que “vamos, adelante a por nuestros derechos”.

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2