domingos et


EDUARDO TERNERO. Muchos de los lectores pensaran que he sufrido un trastorno mental transitorio, que he desvariado a la hora de colocarle el título al presente artículo, pero no es así; lo que ocurre es que no sabía cómo meterle mano a un tema tan farragoso, tan doloroso y que nos llega tan de cerca. No hallaba la manera de resolver esa disyuntiva, escribirles y describirles unas simples consideraciones que me rondan desde hace tiempo.

 

Leer más...

otros et

EDUARDO TERNERO. Como en casi todo, hay dos tipos de personas en este mundo, según Woody Allen, las buenas y las malas. Las buenas duermen mejor, pero las malas parecen disfrutar mucho más las horas que están despiertas.

Leer más...

tren vida

EDUARDO TERNERO. Hace días, uno de esos que apetece sentarse en una terraza al atardecer, por eso del entretiempo (como decimos aquí), cuando los vencejos y aviones entran en el ardor de volar cual cazas de portaaviones, buscando su dormitorio entre raídas almenas, castilletes y el silo cercano, cuando echando la vista hacia los Alcores de Carmona el sol adquiere un color anaranjado y los cielos se aborregan sobre veletas y espadañas triunfales de las torres; me pedí un café solitario en “La Tranquera”, a disfrutar de algo que hacemos muy pocas veces, no hacer nada, contemplar por contemplar.

 

Leer más...

pijo cani cortingle ok


EDUARDO TERNERO. Si tenéis ocasión de ver fotos de los años 40, 50…, deteneos en observar como la población vestía y se conducía de manera uniforme. Es decir, si la moda decía que lo que se llevaba era sombrero gris/negro; traje oscuro, plomo/carbón o alpaca, zapato acharolado… todos iban vestidos por igual, salvo los pobres, los de corazón y de todo, que no llevaban casi nada y estaban apartados en los campos de labranza, quemados por el sol, con cuatro harapos, lleno de remiendos, unas alpargatas y cuyo único sombrero era una gorra raída o un andrajoso pañuelo con cuatro nudos. Hoy hay muchas formas de vestir, muchas formas de ser y sobre todo hay muchas formas de mostrarse ante los demás.

 

Leer más...

itv pedro

EDUARDO TERNERO. Un chiste muy trillado del Morta relativo a nuestra forma de hablar dice: Cuando de Despeñaperros para arriba te preguntan ¿Te apetece un café? Lo normal es decir sí o no, dependiendo del momento, las ganas... Aquí en Andalucía responderíamos: “No, ni ná” que traducido significa: el “NO” quiere decir SÍ y “ni ná” que si va acompañado de magdalenas mejor. Pues parece que Pedro Sánchez no se había enterado de eso y cuando a él, en los mítines y encuentros, se le reventaban la venas del cuello diciendo NO es NO, aquí los barandas, desde el más antiguo, hasta el chaval que se afilió ayer, entendían que, cuando se decía NO, se estaba queriendo decir SÍ o abstención (que en este caso es lo mismo), y que ese SÍ vendría con magdalenas y tortas de Inés Rosales para que, con miras al próximo Congreso del Partido, se repartan en los mítines y no dar opciones al tipo éste, enjuto, sin chicha, que no entiende aún quién manda en el PSOE.

 

Leer más...

Más artículos...

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2