rif ok

 

PEDRO IGNACIO ALTAMIRANO. Ya es imposible tapar los acontecimientos que se desarrollan en el RIF por más que intentan, por todos los medios posibles, silenciar a un pueblo hermano, el rifeño, y a un movimiento, el de liberación del Rif, que luchan por uno de los derechos sagrados y consagrados por la democracia, la libertad y los derechos fundamentales del ser humano, como lo es el derecho a decidir, al derecho a la autodeterminación de los pueblos. Es imposible parar a los pueblos, menos a un pueblo como el rifeño.

Leer más...

neron et


EDUARDO TERNERO. Siendo estudiante, hablo de esa adolescencia en la que uno se mueve por impulsos, vive en sexolandia, se cree que ha descubierto el mundo…, me adecué en un sitio estratégico durante la primera clase de psicología a la que asistía. La profesora, de unos cuarenta años, madurita para los diecisiete/dieciocho que apuntábamos nosotros, tenía un porte maduro, elegante, de un parecido insólito a Analía Gadé “El monumento”, que por aquellos años estrenaba su película “Coqueluche” (1970). Nosotros confundimos el título con esa enfermedad de tos convulsiva que provoca la bacteria “bordetella” y por eso fuimos a verla, creímos que la peli sería de desnudos, por lo de borde y tela.

Leer más...

et salomon


EDUARDO TERNERO. Oigo en las noticias de la mañana que se ha encontrado un bebé, aún con el cordón umbilical colgando, en la basura, gracias que los señores encargados de la limpieza escucharon su llanto en el contenedor y pudieron salvarle.

 

Leer más...

et refran

EDUARDO TERNERO. Tal vez, de los refranes que más veces se escuchan sea “El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”. Se suele utilizar en muchos aspectos cotidianos de la vida, pero últimamente se está usando mucho en asuntos relacionados con la política, con los enchufismos, con las prebendas que reciben unos y otros… las cadenas de favores.

Leer más...

et cultura foto


EDUARDO TERNERO. Hace unos días me encontré a un abuelo portando la pesada mochila de su nieto, pues acompañaba a éste a su colegio de primaria. Al paso, me hizo dos comentarios jocosos pero no exentos de reflexionar: “¡Jo…, cuánto pesa el saber!”, y a continuación: “Espero que aprovechen su tiempo en la escuela, pues mi nieto de primero ya ha ido al colegio más tiempo que yo”.

 

Leer más...

Más artículos...

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2