Firmas

et amores foto

EDUARDO TERNERO. Toda nuestra vida está condicionada por el amor, por ese sentimiento que, de forma espontánea surge en nosotros y dirigimos hacia personas, animales, cosas… son estados complejos de posesión que nuestro cerebro ansía satisfacer para ser relevante respecto a los demás, a las circunstancias que rodean al individuo, los tiempos que vive…


 

Burt Lancaster, condenado a cadena perpetua en la película “el hombre de Alcatraz”, tiene como máximo exponente de cariño, a quien dirigir su mayor sentimiento de amor, de ternura, a un gorrión que se presta a asistir a su ventana cada día a comer las sobras de su comida, puesto que en carceleros, en el alcaide, en su aislamiento, no encontró calor alguno.

Paco Rabal, encarnando el difícil papel de Azarías, un pobre deficiente en la película “los Santos Inocentes”, no mata al señorito (Juan Diego) por lo inhumano y denigrante del trato en época de la dictadura, ni por todo el daño ancestral que ejerce hacia su familia, sino porque le mata lo que más quiere, a quien él más aprecia y satisface su deseo de amor compartido, su “Milana”; su milana bonita es un grajo, un pájaro negro muy común por las dehesas españolas.

Cuando ves la película “Siempre a tu lado” de Richard Gere y ves el cariño que se dispensan el perro y el actor, te produce una ternura…

Todos, desde pequeños, hemos ido cambiando nuestro amor, nuestras sensaciones de cariño, nuestras inclinaciones amorosas y pasamos por etapas hasta llegar al último eslabón. Dicen que cuando ya no se ama, cuando el sentimiento de desear, desaparece, empieza a apagarse la luz.

El sentido vital de la supervivencia, el instinto de un recién nacido por estar al lado de la madre, de asirse a la teta de la vida, de conocer el olor de sus efluvios… es un amor primitivo que le hace valorar su existencia y así se conducirá a lo largo de sus etapas: buscará amigos, querrá satisfacer sus necesidades de compañía, de juegos entre iguales, despertará el sentimiento y el deseo sexual, buscará entretenimientos que llenen su vida, luchará por conseguir los escaparates que la sociedad en la que le ha tocado vivir le presente (vivienda, lujos, relaciones, mejor status…), su conciencia le exigirá que vaya combinando todos, unos más acentuados que otros, hasta llegar a la cumbre, que es la ampliación de su yo, sus hijos.

A partir de ahí, en unos con más rigor que en otros, su cerebro cambia, su vida cambia. Empieza a compartir, a ceder sus deseos, para volcarlos sobre su progenie dejando, generalmente, en segundo plano los demás.

La mayoría de las veces no entendemos como personas, que generalmente viven solas o se sienten solas, pueden dar tanto cariño, a su mascota, como pueden tener más ternura hacia un animal que a la mayoría de sus congéneres. Gente que dedica sus días completos a mimar y a estar con sus perros, sus gatos; hablan con ellos y desarrollan un estado de convivencia con sus mascotas como si se tratase de sus hijos. Llegan a ser mucho más que amigos, es un sentimiento comparable a una pareja.

Las personas necesitamos dar y recibir amor, querer a alguien, a algo. Es un sentimiento que se alía con nosotros desde que nacemos. Por muy depravada que sea una persona, en algún rincón de su sensiblera mente se encuentra su tendón de Aquiles, el resorte por lo que daría parte de sí. Generalmente, las enajenaciones mentales suelen estar motivadas por fracasos sentimentales, originados, por violaciones de la pureza de sus cariños, por la pérdida de seres queridos…

Qué valor tiene esa gente que, como voluntarios de ONGs, ayudan al mundo por amor, personas como las que desgraciadamente hace poco perdieron sus vidas en India, dedican sus vacaciones a ayudar a los demás, se vuelcan en sacar adelante a los más necesitados.

Cuando te enteras que estos grandes hombres y mujeres pierden sus vidas por querer dar su cariño hacia personas desconocidas, entiendes y comprendes que la humanidad no puede ser derrotada, el arma más poderosa la tiene un rincón de su cerebro: el amor.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2