Firmas

 

nino sonador

EDUARDO TERNERO. La cosa se está poniendo fea, “El pelao” King Jon-un se ha empeñado en lanzar sus misiles, en poner en jaque a los EE.UU. del “Colorao”, está como un niño chico con un bolsillo lleno de petardos. Mientras, frotándose las manos, está el “hijo de…” la madre de Putin, que ve como se aproxima un conflicto bélico de gran magnitud, donde podrá poner sus picas en el Este Asiático y sacar tajada de la venta armamentística. Mucho nos tememos, lo digo literalmente, que se avecina otro apocalipsis.


Cuando sacuden al mundo la Yihad, el terrorismo islámico, cuando no acaban de solucionarse los problemas de Oriente Próximo, Oriente Medio, las guerras en el África Subsahariana… cuando no podemos resolver el tema de los refugiados, del hambre y el agua potable… cuando tenemos líderes inMaduros repartidos por todo el globo, etc, etc.... lo único que se les ocurre, a estos descerebrados, es originar otra gran catástrofe mundial, otra gran guerra. Una guerra que podría tener dimensiones irreversibles.

Ya no se trata de hacer guerra de trincheras y batirse con bayonetas, ya no se trata de luchas cuerpos a cuerpo entre soldados como en la Primera y Segunda Grandes Guerras, ni siquiera sería como los bombardeos en las montañas afganas. Ahora drones dirigidos por satélite destruyen una ciudad entera con bombas químicas, y biológicas en pocos minutos. Hoy Corea del Norte dice tener misiles equipados con la “bomba de hidrógeno”, que superaría a la rusa “bomba del Zar”, hasta ahora la más demoledora (3000 veces más peligrosa que la lanzada en Hiroshima), que podría lanzar en todas las ciudades del mundo y arrasar la Tierra en horas. Hoy día, submarinos USA, equipados con misiles Trident II pueden quitar del mapa, sin dejar rastros de vida, un país desde miles de kilómetros de la costa.

La especie humana conserva ese gen cainiano que le incita a luchar contra sus hermanos, a resolver sus diferencias mediante la violencia y la aniquilación de quienes le impiden conseguir lo que desea.

Aunque les parezca incongruente, si el esfuerzo y los medios que se han desplazado para hacer estos mecanismos, estas armas de destrucción, si los estudios sobre armas se hubiesen dirigido a investigación de enfermedades, de paliar el hambre mundial, resolver el problema del agua… estaríamos hablando de un mundo casi feliz. ¡Qué utopía!

La bola Tierra sigue suspendida en el espacio, girando sola como una peonza, alimentándose de otra gran bola de fuego que nos da luz, calor… la vida. Desde fuera somos granitos de arena que vamos orbitando alrededor de un universo irreal para nuestro entender. Hemos tenido la gran suerte de ser testigos, nos han regalado una vida para compartir un universo y sin embargo seguimos empeñados en destruirlo, en arrasar nuestra casa/vehículo/caravana, la que nos transporta por el espacio, la que nos da la vida. Somos desagradecidos, no merecedores del don recibido… si se escribiese una historia universal se diría: ¡Fueron los humanos!

En nada tendremos los polos derretidos, las selvas extinguidas, seguimos quemando bosques, aniquilando especies. En breve se nos acabará el agua, los cambios climáticos harán que la vida en muchas partes del Planeta sea un infierno, otras zonas se inundarán, desaparecerán. Empezará a faltar el alimento, llegarán grandes epidemias…

Y seguimos empeñados en matarnos entre nosotros, en acelerar la agónica muerte que se avecina. Y la verdad es que no quisiera ser un mal agorero, me gustaría levantarme y creer en la bondad del hombre, en tratar de solucionar los grandes conflictos pero, por el cariz que están tomando los acontecimientos, la cosa está difícil, esta fea, pero que muy fea.

Me apena tener que poner las siguientes líneas, pero todo se podría resumir en:


Los niños no jugaron en la nieve
porque no había nieve.
Los niños no subieron a los árboles
porque no había árboles.
Los niños no escucharon el canto de los pájaros
porque no había pájaros.
Los niños no se bañaron en el mar
porque el mar era un vertedero.
Los niños no pudieron soñar
porque no había nada con lo que soñar.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2