Firmas

calatayud ok


EDUARDO TERNERO. Así empieza esa jota tan difundida por los maños, que cuenta la historia/leyenda de Dolores Peinador, una bilbilitana (gentilicio de Calatayud) que, por problemas de herencia y casamiento, fue difamada, deshonrada y tuvo que exiliarse a Madrid. Una historia que cantaba y contaba un ciego en la estación de trenes de Binéfar, que al escucharla versionaría en romance y luego en drama el escritor José Feliú. Años más tarde sería llevada con éxito a los escenarios en una magnífica ópera de tres actos, “La Dolores”, por Tomás Bretón. Pero hoy nombro Calatayud porque les quiero hablar del Juez de menores de Granada, D. Emilio Calatayud.


Si algún menor, por saltarse la ley, tuviese que ir ante él, no esperen que la sentencia que les caiga sea la que estamos acostumbrados a escuchar en los medios diariamente.

No, con D. Emilio Calatayud, el mediático juez, te pueden caer condenas de lo más variopintas. Sus sentencias buscan contraprestaciones reformatorias tan ejemplares para rehacer la vida de los jóvenes, que sorprenderían al mismísimo rey Salomón.

Hemos escuchado que condenó a adecentar calles durante varios meses a un muchacho que rompía papeleras por capricho. A trabajar con los bomberos durante un periodo de tiempo a otro que había quemado un contenedor, así una retahíla de casos, durante su dilatada carrera como juez.

Dicen que el inglés Sebastian Coe era, en principio, un estudiante brillante pero un atleta mediocre. Fue entrenado por su padre y le llevó a ser uno de los mejores corredores del medio fondo de la historia.

La clave estuvo en hacerle correr desde pequeño, hacer grandes esfuerzos de forma anaeróbica y conseguir una capacidad pulmonar, una resistencia y un nivel de sacrificio impropio del cuerpo de aquel joven tan flacucho.

Dicen que Sebastian no le perdonó jamás a su padre (sería con la boca pequeña) haber hecho de él una máquina de correr, su desmesurada competitividad en lograr medallas, aunque su vida haya estado plagada de éxitos y de fama.

El mismo caso podríamos aplicar a muchos deportistas como las hermanas y tenistas Williams, el atleta Louie Santorini o ¿Por qué no, Rafa Nadal? Unos estarán satisfechos de sus trayectorias y otros no tanto.
En todos los campos, en todas las disciplinas se han dado ejemplos de sacrificios promovidos por otros que luego han dado resultados, unas veces positivos y otras negativos. Recordemos los casos de los cantantes Marisol o Joselito que a lo largo de sus vidas han recordado negativamente sus pasos por las pantallas, escenarios… la usurpación de sus infancias, la explotación por parte de los productores, familia, etc.

Al juez Calatayud se le presentaba hace tiempo un caso curioso: le llevaron a un joven que había robado en una peluquería. Al buen hombre, buen juez, se le ocurre que la penitencia/condena para el chaval será estudiar un módulo de peluquería y sacarse el título. ¡Ah! Y la promesa de ser, el propio juez, el primero que se pondría en sus manos.

Dicho y hecho, han pasado dos/tres años desde que dictara la sentencia y hace unos días se le ha visto al señor Juez estrenando su nuevo look, el chaval ha cumplido su encomienda, ha estudiado peluquería, ha sacado su título, no se ha cortado un pelo y sí, se lo ha cortado a Emilio Calatayud.

Esperemos que se haya reconducido su conducta y se convierta en un buen profesional de la peluquería y en un mejor ciudadano.

Creemos que las sentencias, la actitud de Calatayud, su manera de entender la justicia y las condenas son acertadas, aunque habrá casos y casos.

Entendemos que habrá mucha gente que no esté de acuerdo con sus métodos, su discurso y su manera de actuar. Pero pensamos que es coherente con lo que hoy estamos viviendo. La ejemplaridad positiva nos puede llevar a mejor término que la negativa de encerrarlos tan jóvenes, confinarlos en centros de reclusión, en la cárcel, condenarles y acotar sus esperanzas…

Esperemos también que al chaval no le haya traicionado su subconsciente y le haya hecho por detrás varios trasquilones a D. Emilio. Algunas veces, las personas, somos así de desagradecidas.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2