Firmas

et ghandi

EDUARDO TERNERO. Dicen que Juan Belmonte, con esa calma que daba su forma de ser y su sabiduría, acuñó frases, sentencias que han dejado de manifiesto su filosofía. Aprendió tarde a leer pero sus maletas, durante las giras taurinas, iban llenas de libros. Una tarde le dijo a su mozo de espadas, cuando fue a vestirlo, que antes debía acabar la novela de Anatole France que estaba leyendo, aunque tuviesen que retrasar la corrida. Tuvo un sentido trágico de la vida, la mirada ausente, dando sempiternas vueltas al pensamiento. Era un “Pasmo” dentro y fuera del coso. Estando su peluquero arreglándole el pelo, le preguntó: “¿Don Juan, cómo quiere que le pele hoy?” Y él, parsimonioso, sosegado, le soltó la frase: “Mu callao”.



Hay frases que han quedado para la historia, porque han tenido un significado transcendental, frases que por el mero hecho de pronunciarse y quien lo hizo, dan sentido a un momento crucial, histórico o al menos relevante.

Quien no recuerda la frases de Felipe II “Yo no envíe mis naves contra los elementos”, era el verano de 1588, cuando la Armada Invencible hizo aguas, nunca mejor dicho, ante las costas inglesas y donde perdimos, para los restos, nuestro poderío naval.

La frase o frases de Franco el 1 de abril del 39, para comunicar el fin de la Guerra Civil Española: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, las tropas nacionales han alcanzado sus últimos objetivos militares.” El “día de la Victoria”, encierra un magnicidio militar hacía una población civil, tratando de extranjeros, de demonios, de traidores a la patria a aquellos españoles que habían abrazado las urnas como medio de gobierno y olvidando que fueron ellos los insurrectos, fueron ellos quienes se levantaron contra la República, provocando la Guerra Civil y la dictadura.

Frases que no olvidaremos como “¡Al suelo todo el mundo!”, “¡Se sienten, coño!”, exclamación hortera del teniente Tejero a su entrada al hemiciclo del Congreso en el intento fallido del golpe militar, el 23 de Febrero de 1981, en el último estertor de algunos vetustos militares, residuos de la Guerra, seguidores de la Dictadura por “salvar a España”.

Significativa la de Juan Carlos I, rey de España, muleta en ristre cual Quijote, a la salida del hospital se acercó a los micrófonos de las televisiones y soltó: “Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir” después de haberse roto la cadera en Botsuana, en una cacería de elefantes, mientras en España nos devanábamos los sesos para conseguir salir de la crisis, resolver los casos de corrupción, solucionar los temas de las preferentes, los desahucios, el paro…

Frase la de Esperanza Aguirre: “Yo destapé la trama Gurtel”, después de haber jurado y perjurado que desconocía que sus “lugartenientes” Granados, González…y hasta 22 imputados más de su séquito (al día de hoy), habían prevaricado, tenían cuentas abultadas en paraísos fiscales, había cobrado comisiones… es decir, la Presidenta, desconocía la mayor trama de corrupción, acontecida en la Comunidad de Madrid, después de ser alertada con antelación en varias ocasiones por Jesús Gómez, diputado por el PP de la Asamblea de Madrid y las denuncias del ex concejal del PP de Majadahonda, José Luis Peña.

Frases las de Rajoy que conocidos los hechos imputados a Bárcenas, condenado por el juez le envía un mensaje al móvil: “Luis, hacemos lo que podemos, nada es fácil. Ánimo”. Además de los comentarios en rueda de prensa de la Sra. Cospedal diciendo: “Que el susodicho ya no era del partido, que se le había apartado”, “…con una indemnización pactada en diferido y que le tenían preparado un finiquito”.

Frase la de Pedro Sánchez, cuando la “creme de la creme” del partido, sus gerifaltes obesos, sus ancestros de filiación política, al unísono le dijeron: “Pedro, tú No y siempre No”. El pobre Pedro, con la frase aprendida literalmente, como en Barrio Sésamo, que debía decir NO. Pues, cuando iba a pronunciarla, van y le sueltan “Pedro, ahora el No ya no es NO, ahora es casi SI”. ¡Ea! Ahora a prepararse otra frase más difícil para él: “Señorías: el PSOE se abstiene!” Frase que esperaba el ínclito Rajoy, que le miraba de soslayo como un púgil cuando se sabe ganador, cuando intuye que hay tongo preparado. Pero Pedro, se sale del redil y suelta: que “¡NO es NO!”.

Pero para frase famosa la de Chiquito de la Calzá, frase que nos ha entremetido entre chiste y chiste, frase que muchos creemos pueda ser tal vez la más significativa de esta pseudo democracia que nos ha tocado vivir. ¿Quién puede vivir con todo lo que estamos tragando en este “santo país”? : “¡No puedor, no puedor”.

eduardo ternero ok

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2