Firmas

silencio et


EDUARDO TERNERO. El Silencio es el nombre de una antiquísima hermandad de Sevilla fundada allá por el siglo XIV, que tiene su sede en la iglesia de San Antonio Abad y hace su estación de penitencia la madrugada del Viernes Santo. Aunque también existe otra más reciente en Madrid. Sin dejar la Semana Santa quisiera elucidar, dejar claro los momentos de silencio que podríamos descubrir a lo largo de muchas escenas durante esta festividad. Otras, distintas maneras de ver y oír, de sentir y vivir la semana de pasión, lo que influyen en los modos de actuar, de conducir nuestros recuerdos, las vivencias, las costumbres, la pertenencia a una determinada familia, la creencia, la fe…


Hay cosas que no se olvidan. Hace muchos años, un Viernes Santo, me encontraba echado sobre el alfeizar de la ventana de una casa cercana a la esquina de la calle Niño de Marchena. Cuando pasaba la Hermandad de Jesús, observé a mi lado, tras los cristales, a una señora enlutada que en silencio derramaba un rosario de lágrimas. Miraba con fervor la imagen del Nazareno. Alguien me susurró: “Por estas fechas, el pasado año, perdió a su único hijo”.

No hace mucho, con la visita de unos compañeros/amigos franceses durante la Semana Santa, aprovechamos para ver algunas cofradías. La noche del Sábado Santo esperamos la subida de la Soledad entre el Tiro y umbral de la puerta del antiguo palacio. Sabido es la cantidad de saetas que a partir de San Juan ofrecen fervorosos aficionados a la Virgen. Odile, una de las amigas francesas, estaba encantada y las escuchaba con riguroso respeto. Cuando pasó la imagen me dijo al oído: “Lo que más me ha “imprresionado” son los silencios que hay “entrre” los cantos”.

Si algo hizo famoso a Jesús Quintero en la radio no fueron sus entrevistas, sino los momentos de silencio. A veces, los silencios dicen más que las palabras, porque dejan ese espacio necesario que muchas veces debemos tomar para reflexionar, para debatir con nosotros mismos, con nuestra conciencia, lo real que a veces se mezcla con lo ilusorio; algo que, de manera generalizada hoy, aunque parezca una entelequia, la gente está ávida de practicar.

En silencio deberían haberse quedado esos personajillos, que por muy alto rango que ostenten como cargos públicos europeos, no dejan de ser unos impresentables, unos inconscientes que deberían mantener la boca cerrada o al menos no abrirlas para decir lo que dicen. Creo que su lengua actúa con más rapidez que su cerebro, acometen y después reflexionan. El caso de Durán i Lleida, que llegó a excretar que “los parados andaluces despilfarran el dinero estando todo el día en el bar, a costa de los impuestos catalanes”. El “dirigente” de CiU se dejó caer con ese “razonamiento” a sabiendas que un obrero en paro cobra 400 euros al mes y la suite del hotel donde se alojaba y hacia la entrevista el “ínclito” personaje le costaba la friolera de 1.000 euros la noche al Estado.

Otro que ya hemos referido aquí ha sido el eurodiputado polaco Janusz Korwin Mikke que ha demostrado un machismo impropio de los tiempos y del cargo que ocupa. Los 9.000 € de multa me parecen poco si no va acompañado de su dimisión. Ahora, hace poco, se deja caer un holandés de nombre impronunciable (Dijsselbloem), presidente del Eurogrupo, diciendo que los países del sur de Europa de la U.E. se gastan los dineros en alcohol y mujeres. ¿Estas criaturas no saben tener sus boquitas cerradas? ¿No saben lo que es el silencio? o como decimos por aquí No se dan cuenta que “¡Callados están más bonitos!”

Debería ser obligatorio pasar un test de inteligencia y conducta a los que intenten ostentar un cargo público. El ejemplo de estos energúmenos nos da la razón, pues para decir lo que dicen hubiese sido preferible su recogimiento en un convento de Cartujos, una orden cuyo voto fundamental es el silencio.

Lo que más duele es el silencio de los buenos, por temor o por derrota, ese silencio de los que callan, que no gritan contra los abusos, la intolerancia…los que se abstienen de emitir juicios, los que no se suman para luchar contra la injusticia. Cobardes que han dejado solos a muchos que, con su valentía e incluso dando su vida por ello, han hecho posible que las cosas cambien.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2