Firmas

escribir a maquina et

EDUARDO TERNERO. Decía James Sinclair: “A veces es mejor mantener tu boca cerrada y dejar que la gente se pregunte si eres tonto que abrirla y eliminar toda duda”. Y pasa que te encuentras a inconscientes, lenguas gordas, vociferando, aleccionando al personal, políticos de tres al cuarto y te da pena saber en las manos que estamos y las mentes que nos manejan.



Cuando estábamos en el colegio, el maestro o la maestra tenían y siguen teniendo como primera premisa preguntar al alumnado antes de iniciar un tema: ¿Quién sabe…? ¿Sabéis por qué…? Para ver de dónde partimos. Y, generalmente, aunque no hubiera finalizado de hacer la pregunta ya algunos, los más atrevidos, levantarían la mano, incluso y a pesar de no tener idea. Después quedabas mal, te recriminaba tu maestro, se reían los compañeros de ti. Pero la gente es atrevida, inconsciente, así se va forjando nuestra personalidad.

Cuando eras algo mayor, en aquellas fiestas de los sesenta, setenta, cuando los primeros bailes, te adelantabas y salías a bailar, a pesar de moverte como un muñeco de futbolín. Pero te atrevías, así rompías el hielo de la fiesta…las botellas y los vasos. El otro género te admiraba o te vilipendiaba, pero a ti te daba igual, tú seguías a tu aire, haciendo un poco el indio “sin caballo” claro, porque entonces “colocarte” era otra cosa, sencillamente era irte de aprendiz a una carpintería, herrería... Entonces, la cuestión era pasarlo bien.

Vendría luego la mili, allí estabas a las caídas, a ver quién hacía menos, era un suplicio, una escuela de vagos, te enseñaban a perder el tiempo, lo más válido que tenemos. Más de una vez, cuando llegaban los novatos, se oía decir al sargento chusquero: ¿Quién sabe escribir a máquina? Y allá salían los 10 o 12 “voluntarios/avezados”, aquellos que habían aprendido a teclear, como pájaros carpinteros, en casa de Mari Pepa Fullerat, en el caso de Marchena. ¡Cuántos aprendimos allí! Fueron muchas tardes, durante las horas de calima de aquel verano, en aquella Olivetti M40 negra. Allí dale que dale, te machacabas, por si había posibilidades de colocarte en una oficina, ¡que el trabajo del campo y otros, al sol andaluz, era muy duro!

Lo dicho, el sargento esgrimía: “¿Quién sabe escribir a máquina?” Y los más aguzados e inconscientes se adelantaban un paso o levantaban un brazo. A continuación el sargento les decía con sorna y mala idea: ¡Ea! “Pues coged las mangueras y las escobas y limpiad las letrinas”. Así ibas asimilando a no salir voluntario ni para irte de permiso los fines de semana. Deben tener en cuenta quién y como eran por entonces los mandos del ejército, aquellos que hicieron la guerra y no pasaron de “chusqueros”; es decir que las únicas estrellas que veían eran las de la noche o cuando la cogorza les perjudicaba tanto que se estrellaban. Recuerdo a tantos a los que se podría aplicar la frase de Groucho Marx: “Inteligencia militar son dos términos contradictorios”.

Debemos entender que a lo largo de nuestra vida sufrimos un aprendizaje a base de palos y reveses. Por eso, una cosa es saber y otra cosa es ser listo. He conocido intelectuales que de habilidades sociales estaban fritos, y analfabetos con una picardía, con un bagaje que embaucaba al más inteligente.

Claro que uno va aprendiendo con el tiempo que abrir la boca te costaba ir a limpiar las letrinas. Era un aprendizaje de pícaros, como lo ha sido hasta ahora todo en nuestra bendita España.

A propósito, ¿quién sabe escribir a máquina? ¡Qué extraño suena ahora! Hoy la gente nace sabiendo escribir en el teclado de un ordenador como si las manos viniesen con el marchamo de conocer su uso. Niños con dos/tres años manejan móviles como si hubiesen estado aprendiendo informática en la placenta y en lugar de cordón umbilical tuviesen conexión a internet.

Lo cierto es que, cuando llegas a cierta edad, cuando preguntan por un voluntario, la gente ya ha aprendido a lo largo de su vida y no solo no da un paso hacia adelante, sino que generalmente ya ha dado un paso atrás.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2