Firmas

susana diaz pensativa

EDUARDO TERNERO. Susana Díaz ha tardado en decir: “¡España, me presento a las Primarias!”, pero no tenía más remedio que mover ficha. Quiere ser la Secretaria General del PSOE sin dejar de ser la Señora Presidenta de la Junta de Andalucía. Después tendrá tiempo para verlas venir, para ir reconformando el maltrecho partido, aglutinando tendencias y optar a la presidencia del Gobierno, en las próximas elecciones. (Imagen:ideal.es)



Pero, las cosas no son así, ni van a ser así. El PSOE está en un momento muy difícil, los simpatizantes socialistas están aclamando a un Pedro Sánchez recuperado, bañándose en actos/mítines, en su gira por la geografía española; está siendo apoyado en muchas ciudades importantes y por la gente del mundo de la política mundial como la Alcaldesa de París y otros líderes mundiales. Está intentando, al menos esas son sus palabras, dar un empuje al partido hacia la izquierda, a esa izquierda que, según él y sus seguidores, ha perdido el Partido Socialista.

Patxi López, que en principio apoyó a Pedro Sánchez, ahora no comulga con sus actuaciones, pero le parece que Susana también ha estado jugando mal. En sus anodinos mítines aduce que quiere el bienestar del partido ante la discordia de los militantes.

Las viejas glorias, los jubiletas con nombre, los pesos pesados del PSOE también se encuentran en una encrucijada. Hasta hace poco, desde que Isidoro dijo lo que dijo, desde que denigró a Pedro y lo echó a los leones, todos apostaron al tirón de Susana. Creyeron en la continuidad del bipartidismo, pero ahora hay muchas dudas. En estos seis meses han cambiado mucho las cosas. Susana estaba perdiendo tirón (precisamente por sus dudas), mientras Pedro está eufórico, la masa le aúpa y Patxi está recogiendo gente, sobre todo de su etapa de Lendakari, que van a ser muchos más de lo que todos pensábamos.
El PP apoyaría, vería con buen ojo que Susana fuese quien ganase (lo dirán con la boca chica) porque ella, al igual que la Gestora, haría la vida en el hemiciclo mucho más llevadera, más liviana, con más coincidencias en sus decisiones. En cambio si fuese Pedro Sánchez quien ganase las primarias la oposición sería mucho más férrea y podría haber algún tipo de “feeling” con Podemos/IU.

Sí, Susana se lo ha estado pensando, ha estado dudando, porque está viendo que no las tiene todas consigo. Sabe que un fracaso a nivel nacional podría suponer un revés a su vulnerabilidad, a su carrera, un aviso de desconfianza que incluso le podría llevar a debilitarse en Andalucía.

¿Qué puede ocurrir ahora? La guerra, hasta el verano, empieza el 24 de Marzo. Nos aventuraremos a vaticinar, aunque no queremos ser agoreros ni pájaros de mal agüero, pero el PSOE tiene una papeleta muy difícil de resolver: Si Susana ganase las primarias, podría ser que se perdiera el feudo andaluz dentro de dos años, al irse a Madrid. Ahora mismo no hay un delfín con carisma mediático, preparado para ocupar su lugar.

Si ganase Pedro, los presidentes comunitarios que le han negado el pan y la sal no olvidarán su traición. Las viejas guardias igual, que vayan buscando puertas giratorias que se les acabaría el chollo. La propia Gestora, con esa sonaja que se han buscado de Presidente de la regencia, el señor Fernández, lo tendría crudo.

Si fuese Patxi, que aún lo tiene más difícil, Susana seguiría en Andalucía, cada cual quedaría en su sitio, incluso los González, Guerra, Madina, Zapatero, Bono…la esencia viva, seguirían siendo los amos espirituales del Partido. Eso, difícilmente se podrá dar.

Pero ¿cómo van a evitar todo esto? Pues lo primero que van a pensar es en blindar su situación, los que están como diputados, los que están en la Gestora y los que aún están montados en el carro, aún estando jubilados. Para ello, puede ser que sea primordial el cambio del sistema de votaciones a primarias, y esa podrá ser la novedad que parirá la Gestora.

Otra puede ser que el PP haga campaña soterrada a favor de Susana, porque lo que anhela la derecha es, sobre todo, que el Partido Socialista pierda vigor en nuestra región, hacerse dueño de la Comunidad Andaluza en la cual nunca han gobernado, no en vano es el feudo con más peso específico y mayor número de votantes de España, algo que lleva ansiando desde los inicios de la democracia.

En el trasfondo de la militancia rancia hay dos premisas claras: Que Pedro no gane y que el PSOE no llegue a bailar con PODEMOS. Y ambas se complementan.

eduardo ternero ok

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2