Semana Santa 2014

alt

La Hermandad del Triunfo de la Santa Cruz, el Santo Entierro de Cristo y Nuestra Señora y Madre de la Soledad, ha realizado su estación de penitencia este Sábado Santo, culminándose después de muchos años en Marchena una Semana Santa con las siete hermandades al completo saliendo a las calles. El Pregón del Descendimiento, ha puesto el pistoletazo de salida a la procesión, seguida de la habitual expectación en el Arco del Tiro.


Aunque por la mañana y mediodía las nubes se habían tornado amenazantes, la lluvia no ha hecho acto de presencia en nuestra localidad, y allá en sus atalayas del cerro de la Mota se ha podido desplegar la magnificiencia y solemnidad de la cofradía marchenera en todo su esplendor.

alt

alt

alt

A las 17:40 horas se abría la puerta lateral de la Iglesia de Santa María para la salida del Crucificado, y frente a él, la Madre, la Virgen María, que esperaba el Descendimiento de la cruz, pronunciado por el párroco y director espiritual José Tomás Montes Álvarez, ante la presencia de las autoridades militares y civiles presentes (representación de Grupo Socialista con el alcalde a la cabeza Juan Antonio Zambrano, Grupo Andalucista y su portavoz Juan Rodríguez Aguilera al frente y Grupo Popular, con Carmen María Lizana), además del subinspector jefe de la Policía Local de Marchena, José Mantilla.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Las Tres Marías presenciaron como se recreó mientras el párroco leía, la escena en la que José de Arimatea y Nicodemo quitan los clavos y la corona de espinas y bajan de la cruz tras su muerte a Jesucristo,que envuelto en sábanas es presentado a su Madre (ante el paso de la Soledad) y trasladado bajo palio por las mujeres de manto y saya al interior del templo, donde se escenifica su Entierro, saliendo el paso que lleva este nombre, el de Santo Entierro, a las puertas del templo, escoltado por la guardia romana a golpe seco de tambores y formando los tres pasos linealmente para poner fin a esta escena.

alt

alt

A diferencia del pasado año, los nazarenos aguardaron en el interior del templo y no en la explanada, donde la expectación por asistir a este Pregón enclavado en el siglo XVI, celebrado hasta 1929 con breve interrupción varios años del siglo XVII y recuperado el pasado año, ha sido menor que el pasado año, cuando se prolongó más de una hora, siendo su duración este año de entre 20 y 25 minutos en total aproximadamente, ya que se han resumido considerablemente las lecturas de escenas bíblicas, basándose en la parte central de Descendimiento propiamente dicho.

alt

Una marea de niños de túnicas blancas y capirotes negros con las clásicas pequeñas crucecitas de plata, han abierto la comitiva en este emblemático escenario del Palacio Ducal de Marchena, presidiendo las nubes la salida de la 'Escalerilla', bajo los sones de la banda de Nuestra Señora de la Merced del Viso del Alcor y con Ramón Carmona como capataz, teniendo este trabajo en la difícil misión de que la cruz no golpee con el pórtico de salida del Palacio en el inicio de la bajada de la rampa hasta el Tiro, pero los costaleros en Marchena, todo lo pueden.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Algo positivo desde el punto de vista de la estética de la salida es la presencia en ese segundo plano de la Madre de la Soledad, que se observa en cada momento como presenciando el Entierro de su hijo, dándole un toque de realismo fiel al testimonio bíblico, de modo que las dos imágenes pueden ser contempladas al mismo tiempo.

alt

alt

alt

alt

En el Cortejo del Santo Entierro, aparte de las autoridades, se encuentra representación de nazarenos de las siete hermandades, figuras como las Tres Marías, la Fe ciega con la venda blanca o el negro riguroso de las mujeres de mantilla, tradición andaluza por antonomasia.

alt

La calidad artística y el dorado imponente de la una de cristal queda fuera de toda duda, y las nubes ya han dejado su papeleta de sitio al sol, que hace que en Marchena las siete hermandades hayan disfrutado de la Semana Santa, algo que no en demasiadas ocasiones se da.

alt

alt

alt

alt

alt

El Santo Entierro, en monte morado y con su ennegrecido cuerpo por las heridas de la pasión, se marcha entre plumajes de guardia romana por el empedrado terreno hacia el centro de nuestra localidad, con Juan Antonio Gutiérrez como capataz y su eterno cernícalo en los cielos de Marchena, a golpe de música sobria de la 'banda de la Borriquita', que le ha tocado Pilatos a Jesús, Soleá en San Pablo o Cristo de las 7 Palabras, entre otras marchas.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Nuestra Señora y Madre de la Soledad, fuente de tanta devoción marchera, lleva por primera vez en procesión de Sábado Santo la medalla del Pueblo de Marchena, e igualmente abandona el colosal recinto de salida entre la multitud que le espera a la bajada del Arco del Tiro, ya arremolinándose tras ella nada más empezar el recorrido.

Lo exiguo y estrecho de este milenario enclave vuelve a rodear todo de expectación y murmullo en torno a la Soledad, la menos sola de las vírgenes de Marchena.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Con sabor a solera y tradición, estos instantes se rodean de magia gracias a la bella melodía musical de una banda que ha vuelto, la de Nuestra Señora de las Nieves de Olivares. Hossanna in Excelsis, Nuestra Señora de los Ángeles, Amanecer Gitano y Soleá dame la mano, han sido algunas de las marchas interpretadas de manera excelsa por los componentes de esta formación musical en la salida, bajo la batuta de su director, José Colomé.

alt

alt

alt

alt

Juan María Rueda ha sido el capataz de Nuestra Señora y Madre de la Soledad, que se ha dirigido junto a las plañideras que la rodean, hacia un pueblo que le guarda un cariño especial, envuelta en la aureola de plata que la llena de carisma y tan metafísico y añejo aire.

alt

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2