Semana Santa 2014

alt

Una mañana típicamente primaveral acogió una nueva edición del Mandato, uno de los ejes centrales del Viernes Santo marchenero y de nuestra Semana Santa, y para el que el Ayuntamiento Pleno ha solictado de la Unesco su reconocimiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Le sea o no concedido tan preciado galardón, lo cierto es que el Mandato sigue siendo un lugar de encuentro donde las emociones siguen estando presentes por los siglos de los siglos y las lágrimas afloran al recibir la bendición de Nuestro Padre Jesús.


alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt(imagen cedida)

Con exquisita puntualidad, que tuvo sus prolegómenos en la novedosa estación de penitencia que comenzaron los narazarenos a partir de las 9:15 de la mañana desde la Iglesia de San Miguel, para bajar por la calle del mismo nombre, calle Conejeros, atravesar el Arco de la Rosa, para continuar por calle San Juan, Cristóbal de Morales, entrar en el templo de San Juan y finalmente llegar a la Plaza Ducal, donde se inició el Mandato a las diez en punto de la mañana.

Las imagen de Nuestro Padre Jesús, que como cada año salió de su templo a las 6 de la mañana esperaba en esta ocasión frente al Arco de Tiro de Santa María, donde le esperaba la Centuria Romana y una representación de la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Soledad y Santo Entierro, lo que supone otra novedad ya que siempre había sido llevado por los costaleros de promesa hasta las proximidades del Arco que en su honor lleva su nombre, Arco de la Promesa, unos metros más adelante.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Muy cerca, aguardaban la Virgen de las Lágrimas y San Juan Evangelista. La Madre en el Arco de la calle Pasión y el díscípulo junto a los encalados muros de la Plaza Ducal habrían de encontrarse más tarde con el Hijo y Maestro, en una ceremonia narrada desde el balcón principal del Antiguo Ayuntamiento por el director espiritual de la Hermandad, fray Javier Tomás Gago, en la que se da lectura a la sentencia de Pilatos, se canta el Pregón del Ángel por uno de los hermanos pequeños, en este caso Carlos Casado Ponce y se culmina con la bendición de Jesús al pueblo allí congregado. Antes, la Verónica, encarnada en esta ocasión por la joven Andrea Florín ha secado el rostro de Jesús, que mostrará al pueblo impregnado en el lienzo.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

altalt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Finalmente las imágenes enfilan el Arco de la calle Carrera, acompañados por las correspondientes bandas de música, la Banda de Cornetas y Tambores de la Centuria Romana de Nuestro Padre Jesús y Nuestra Señora del Carmen, la Agrupación de Veteranos de Sevilla y la Agrupación Musical de Puebla del Río. El pueblo de Marchena les ayudará a soportar la cruz y a compartir el dolor, por los siglos de los siglos.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2