Semana Santa 2013

El Sábado Santo ha sido testigo de una tradición que se celebra desde 1568, en los orígenes de la Hermandad del Triunfo de la Santa Cruz, Santo Entierro de Cristo y Nuestra Señora y Madre de la Soledad, y que tuvo lugar salvoun lapsus por orden arzobispal en el siglo XVII, hasta 1929, según testimonios orales. 84 años después, y como preludio de la salida, ha vuelto a celebrarse el conocido como 'Pregón del Descendimiento', que narra la bajada de la cruz, el final de la Pasión de Jesucristo, ya muerto.

 


 

Este Pregón, oficiado por el Rector, José Antonio Lizana y una hermana, ha contado con la presencia de párroco emérito de San Juan, Juan Ramón Gallardo, y párroco actual, José Tomás Montes, celebrándose en torno a una enorme expectación con la explanada de Santa María casi llena.

El acto, previsto para las 17:30 horas, sirvió para que la procesión al completo se dispusiera en orden de modo que todos los nazarenos presenciaron este evento, que se inició al filo de las seis de la tarde, acabando sobre las 18:40 horas, tras lo cual se produciría la salida procesional tal y como la conocemos.

En este acto, que ha contado con pequeños fragmentos musicales intercalados interpretados por la banda Castillo de la Mota, el Crucificado del templo de Santa María, aparece desde dentro de la Iglesia en el paso de la 'Escalerilla', que como todos saben, sale en procesión sin el mismo, como nuevamente ha hecho hoy, si bien durante este Pregón del Descendimiento es expuesto.

Posteriormente saldría la Virgen de la Soledad, colocándose mitad inclinados mitad de frente, y a continuación, en el Pregón se narra el dolor y la humillación sufrida por Jesucristo, así como las sentencias de su muerte, siendo éste un canto a la humildad y aceptación del suplicio por parte de Jesucristo.

Finalmente, bajo la atenta mirada de las Tres Marías, le son quitados los clavos y corona de espinas, y envuelto en una sábana cuidadosamente, es presentado a su Madre, la Virgen de la Soledad.

El Crucificado es transportado en la sábana y bajo palio por mujeres de manto y saya al interior del templo, como representación de que va a ser enterrado, saliendo entonces en representación de Cristo Muerto, el Santo Entierro de Cristo, de modo que los tres pasos han quedado a las puertas de Santa María expuestos linealmente.

La guardia romana escolta al santo sepulcro, mientras que se coloca el sudario y se escucha una saeta a la antigua usanza con la que este Pregón finalizaba antaño. La ha cantado Roberto Narváez y dice así:

Rompe el paso la estación

Rompe hablando el pregonero

Rómpase la sujeción

Rómpase el Sagrado Velo

Dale Vida al Pecador

 

A partir de ahí, comenzaría la salida de los tres pasos de la hermandad, por las calles de nuestro pueblo.

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2