Semana Santa 2013

La Hermandad de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Esperanza Coronada, ha realizado en la madrugada del Jueves al Viernes Santo su estación de penitencia, principalmente anclada en el casco histórico, donde se rezuma historia de Marchena. Al amparo de la grandeza monumental de San Juan y la majestuosidad del Señor de la Vera Cruz, la procesión se ha completado con la presencia de la Virgen de la Esperanza, estrellada bajo la luna llena.


 A las 22:00 horas efectuaba su salida desde la capilla de San Francisco esta hermandad, que no salía a las calles de nuestro pueblo desde 2010, pues tanto en 2011 como en 2012 se quedó en casa por las lluvias.

Poco después, la calle Coullaut Valera era testigo de la misteriosa visión que entre capirotes verdes siempre produce la seductora aparición perfilada de los faroles del paso del Señor, hoy, cuyos nuevos dorados han presentado un fantástico aspecto.

Paso ordenado, nazarenos descalzos en algunos casos, lento caminar, presidido por el párroco de San Juan, José Tomás Montes, ha sido alzada una saeta al cielo por parte de Roberto Narváez, director de la escuela de saetas del Señor de la Humildad, saeta de dolor y estremecimiento.

Con el rigor de los morados lirios, escoltado por acólitos del mismo color, y con el destello de la cruz de plata, el Señor de la Veracruz ha llegado al punto fascinante del recorrido que siempre es la llegada a la Iglesia de San Juan, subiendo a raíz de una levantá a pulso tan propias de este paso, un año más dirigido por el capataz José Antonio Romero.

El entorno de la luna pintaba trazos morados en el cielo de Marchena al paso del Señor por la plaza Cardenal Espínola, por la Iglesia de San Juan, en cuyo interior los nazarenos acometen acto de oración.

Más de 350 nazarenos, 227 con la Virgen y 125 con el Señor, aparte del cuerpo de acólitos, monaguillos, mayordomos, acompañantes..han caminado en esta procesión que deja estampas de enorme belleza del Señor de la Veracruz, con su rictus siempre enormemente sereno, con su característico sudario, y su sombra atravesando las fachadas del viejo barrio. 480 años de historia le contemplan a la Hermandad crucera.

Atrás lleva a su fiel banda de María Santísima de la Palma, que con su música de misterio, ha otorgado marchas como Amor de Madre y Cristo del Amor en este tramo justo antes de enfilar la calle Doctor Diego Sánchez.

La Virgen de la Esperanza no se ha hecho esperar, y justo en la medianoche retomaba su paso tras esperar la oración de los nazarenos, con su candelería pintada con motivos franciscanos, con flores de una alegría despanpanante a ambos lados, en cuyo techo lucían estrellas y sobre el cual la luna llena acariciaba el palio. La banda de Burguillos, de Nuestra Señora del Valle, entonaba a su salida de San Juan un primoroso "Corona de Esperanza".

Marinera que le dicen sus devotos por cuanta brisa regala, por cuanta guapura en su gesto se vislumbra, por cuanto aura de Virgen joven la envuelve, la Virgen de la Esperanza ha contado en esta noche con una manguilla abriendo el tramo de nazarenos, donada por el hermano Manuel González Martín y más atrás con la bandera franciscana que abría su segundo tramo de nazarenos y que expresa la vinculación de la hermandad con la orden franciscana.

Bajo las órdenes de José Antonio Carmona, el paso de la Virgen, ha llegado a la plaza de la cárcel con el arco del Tiro a sus espaldas y con el casco histórico de nuestro pueblo resistente al paso de los siglos e impregnado de tradición, esperándola para verla recrearse en su belleza y entregarle a Marchena su Esperanza.

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2