Feria 2010

Casi medio siglo después de sus comienzos, los incombustibles Romeros de La Puebla hicieron vibrar al público de Marchena con sus sevillanas de siempre, cantadas con una ilusión propia del primer día. Letras que son sentimientos clavados en el corazón de los andaluces, y por ende de los marcheneros, que escucharon los clásicos Solano de las Marismas, Tiempo Detente o La Novia del Campesino, entre otros grandes temas de 'Los Romeros'.

 


 

Aparecieron camperos sobre el escenario con esos pantalones a la vieja usanza típicos en sus conciertos y que lucieron con esplendor en Marchena para cantar sus temas de siempre, ante unos 400 espectadores en la sala municipal de Cultura, si bien ellos cantaron como siempre su enorme repertorio.

José Manuel, Juan Díaz, José, Faustino y Manuel, junto a dos guitarristas, piano y percusionista, fueron cantando, bien íntegramente, bien insertadas en popurrís, sus temas más grandes de su larga historia musical.

Nostalgia del ayer de canciones que aún son de hoy y de mañana, es la percepción que se produce al ver en directo los surcos en los rostros de flamencos que como personas que son se los llevará el paso del tiempo, pero no su música, porque difícil será entender este mundo de las sevillanas sin ellos. Fuera nostalgias y reflexiones, están, y en buena forma, como anoche demostraron en la sala de Cultura.

Máximo de los respetos del público hacia estos grandes artistas que comenzaron con un tema que hace gala de su definición, de su sentir, y de su forma de vida, "Soy Marismeño", canción evocadora de vallados y cancelas, de donde pastan los toros, de lagunas y marismas en el espejo del Guadalquivir, de la propia Puebla del Río como siempre llevan por delante a mucha honra. Ellos son personas agradecidas con sinceridad agradecidas a su público y ejemplo de humildad.

De la Puebla el recorrido pasó al Rocío, con el inconfundible "Dónde está el Rocío", a por donde por cualquier sitio se va, canción de reja y de ermita y de Blanca Paloma alternada con un tema del gusto de Los Romeros pero de la cosecha de los hermanos Reyes, Cuando paso por el puente Triana vida mía, que sirvió para ir animando la noche en esa sevillana cantada a Triana como una mujer se tratara con su lucero y su alegría.

Otro de los temas más salerosos, que tras éste Triana Vida Mía sonó fue el de La Novia del Campesino. No es el título lo más conocido de esta canción, pero todos la recordarán por aquella melodía guasona del "a tu novia la vieron la otra mañana, hablando de quereres por la ventana, un mozo con dinero la ha enamorao, la separó de ti, se la ha llevaooo".

Y ahí estaban Los Romeros de la Puebla en Marchena, una vez más, sobrios, compenetrados, sabiéndose de memoria esas sevillanas que ahora cantan con la mirada agachá cuando templan el ritmo, que luego cuando lo aumentan lo hacen sin grandes sobresaltos, apenas volando su mano lenta como la Blanca Paloma a la que tanta fe profesan y sentimiento en sus canciones, propios de noches en el camino "que no lo cambio por ná, aunque se llegue cansao, que me gusta caminar con mi gente, con mi hermandad, mirando las estrellas, arrimarme a la candela..".

Rocieros de pura casta que cantaron aquella letra de "Tengo en mi casa un  tambor", y "una guitarra, un amor, amigos al lao mía...", y con estampas sencillas de Rocío y de su forma de entender la vida no podía quedarse fuera del cuadro "Solano de las Marismas", y poco a poco en sus veteranos rostros se iba plasmando que el pulsómetro de los vellos de punta iba aumentando, con el público cada vez más entregado. Canción esta de vuelta del camino, del viento que va borrando señales, de nostalgia hacia la Virgen y de volver a empezar.

Letras de sentimientos en vorágine que desembocaron en que Los Romeros llamaran al pueblo para decir "tiempo detente" al unísono cientos de espectadores cantando..."cantaban a la virgen poema...los juncos de la orilla del quema... y así a las inmensidades verdes de los pinos para que no se detengan los anhelos.

El público quería más en este punto fuerte de concierto y llegó un bello himno a Andalucía compuesto con color de mariposa, armonías de la mañana y compases de guitarra por Los Romeros de la Puebla, Toda una Vida cantando a la noble Andalucía como reza su canción de 40 Aniversario, que se produjo ya hace cinco.

Cuando mañana despierten, sus vidas volarán pero en sus almas Andalucía estará, estribillo este último cantado con un estruendo de sentimientos al unísono por estos cinco genios de las sevillanas, sonó emocionante.

La carta a Manuela, Guadalquivir, "hechicero por Córdoba, por Sevilla Triana, y por Cádiz Marinero", fueron la antesala del "Vamos a Beber" con olor a Feria con el que se despidieron los Romeros de la Puebla y con el que se fue ya apagando la Feria de Marchena, una Feria más, un concierto más de los Romeros de la Puebla, caballos pura sangre que seguirán su peregrinar por marismas y por los caminos del flamenco "hasta que Dios Quiera", que seguramente será por mucho tiempo...si no, en el día que se vayan, sus canciones seguirán volando corazón a corazón de Andalucía generación tras generación.

 

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2