Costaleros 2009

El director de la banda municipal de Sevilla, Francisco Gutiérrez Juan, ha reivindicado en el I Congreso Nacional de Costaleros y Capataces "Pasión a Hombros", que ha concluido hoy en Marchena, que las Juntas de Gobierno de las Hermandades "podrán decirme lo que quieren, pero el qué quiero hacer y cómo lo quiero hacer lo decido yo", en relación a la lucha de poderes que se dan entre las bandas y las propias directivas a la hora de imponer la música que acompaña a los pasos. Gutiérrez de Juan, orador expresivo que ha buscado una polémica sana en todo momento, ha mantenido una lucha dialéctica sin cuartel con el director de la Banda de Música de la Esperanza de Córdoba, Rafael León, que sostiene que la perduración en el tiempo de marchas características en cada procesión beneficia a la repercusión de esa composición cofrade. La banda Tejera ha cerrado el Congreso con un excelente concierto y un homenaje muy especial a su ex director Pepín Tristán y el ponente de León ha puesto la nota pintoresca con el sonido del rastreo de pies y las horquetas como exponente del misterio de la Semana Santa de esas tierras, lo que ha defendido con pasión.


La mesa redonda de esta mañana ha sido francamente apasionante con los ponentes defendiendo con fuerza sus argumentos y propiciando un debate muy dinámico que ha acabado por enganchar al público, con la moderación impecable y activa de Esteban Romera. Se trataba nada más y nada menos de la Música Cofrade en el andar de los pasos, y argumentos y formas de entenderlo, para todos los gustos.


En primer lugar, el ponente de León, ex abad de la hermandad de la Redención de la ciudad castellana, expuso que la música en León "va por libre, no veo bien cortarla salvo caso grave", es decir, sin imperativos de la hermandad "excepto en una situación representativa", y que normalmente se respeta el protagonismo, que corresponde ala imagen, además, los músicos tocan con la cara tapada, aunque desde la irrupción de la música sevillana cofrade se ha producido una cierta tendencia en algunas bandas a imitar la estética del sur.


El director de la banda municipal de Sevilla, Francisco Gutiérrez, expuso que "la hermandad me puede decir qué necesita de mí, pero no cómo, yo soy el médico y la hermandad es el paciente, y si un paciente está enfermo de la oreja, le puede decir qué le pasa y qué quiere que le mire, pero no le puede decir al médico que lo opere de los juanetes, respecto a hablar con los costaleros, puedo hablar con ellos para saber una problemática concreta, pero el médico es el que decide".


En este punto, el director de la banda Tejera, José Manuel Tristán Becerra, comentó que hay veces en la que los costaleros le comentan "vaya tela lo que me has tocado, y yo le digo que hemos tocado lo que hemos tenido que tocar, que si no le gusta la hermandad que se vaya a otra de otro corte, quien se mete debajo de un paso tiene que saber si es de corte alegre o fúnebre, o da pie a las dos cosas, que hay de todo", añadiendo que en la relación hermandad-banda "le damos muchas vueltas, complicamos todo, en un momento determinado, en una esquina, o en La Campana, o en un lugar típico hay que tocar una determinada marcha a una hermandad, pero sólo en esos lugares especiales".


A raíz de este comentario, el director de la Esperanza de Córdoba contrarrestó a Tristán exponiendo que "las bandas más humildes no tienen capacidad de decidir, no lo tenemos tan fácil", ya que "las hermandades pueden cambiar de banda al año siguiente si lo que hace no les gusta, a la vez que dijo que "tenemos que luchar por una labor pedagógica, recuperar marchas de calidad que han sido obviadas durante mucho tiempo, si en una procesión se repite 25-30 veces la misma marcha se dará a conocer la marcha si es buena y la música también caracterizará a esa hermandad".


En este sentido, saltó a la palestra Francisco Gutiérrez para comentar como ejemplo que "cuando los músicos tocan mil veces Amargura, tocan cada vez peor, porque están hasta el gorro, y entonces es culpa de la hermandad que manda que se haga así, no mía", manifestó añadiendo que incluso de esta forma existen críticas por parte de miembros de Junta de Gobierno y hermandades.


Para equilibrar la balanza, el periodista especializado Mateo Olaya manifestó que ha de existir un diálogo en el que cada parte aporte un 50 por ciento, mientras que el director de la banda Maestro Tejera, José Manuel Tristán, fue tajante al afirmar que "nos llegan múltiples marchas, y decido si las incorporo o no, puede estar compuesta con todo el cariño paralas hermandades, pero una marcha tiene que llegar a dar la calidad que requiere una cofradía en la calle".


Para el director de esta prestigiosa banda de palio, hay un ejemplo ilustrativo de la función de un director de música: "Yo nunca me he metido en decirle al capataz que es lo que tiene que hacer con su cuadrilla, y en la música todo el mundo se mete, a mi padre una vez le pusieron un fiscal, y le dijo, mira niño si antes de que tú nacieras yo ya estaba haciendo esta cofradía", argumentando que "una banda tiene que defender los contratos con su estilo y con su forma, que es como a la larga perdura".


En medio del debate y a la pregunta de si es más recomendable mayor cantidad o menor de costaleros y músicos, la primera respuesta llegó con el toque en seco de las horquetas sobre el suelo del ex abad de la Redención de León, que previamente avisó de que ese sonido "pone los pelos como escarpias en la madrugada a dos grados de temperatura" a la vez que raseaba los pies imitando a los braceros (costaleros), con el comentario incluido del moderador asegurando que "los zapateros de León ganan mucho dinero".


En la respuesta en sí, mientras que Tristán defendió que una banda se basta de 45-50 músicos, el cordobés Rafael León argumentó que es imposible para una banda amater hoy en día contar con menos de 100 músicos para aguantar una procesión larga, si bien precisó que menos cantidad de costaleros favorece menos floritura e igualmente ocurre con la música.


Respecto a los nuevos concursos de marchas cofrades, aunque los ponentes se mostraron reacios a que se establezcan parámetros de tiempos cortos, lo hicieron de formas distintas; el cordobés Rafael León manifestó que "hay veces que se componen cosas que no se tienen que componer y gente que se saca una marcha enseguida", posicionándose en contra de que se está dando "un creacionismo, más que la creatividad", mientras que el director de la banda municipal de Sevilla piensa que "de la cantidad, se extrae la calidad", si bien precisó que "cuando una marcha de calidad tiene recorrido, no desaparece nunca, aunque no impacten o triunfen de inmediato como otras que son de consumo rápido".
Tras el debate, el público sacó un tema a colación como el del sentimiento que la música produce en las personas, más allá de la calidad y la cantidad, coincidiendo todos que siempre que el tema sea de una calidad reconocida también hay que tenerlo en cuenta.


El concierto de la banda Maestro Tejera cerró el Congreso, con una sonoridad magistral que despertó constantes ovaciones del público al término de cada composición. Llevó la batuta en todo momento Manuel Hidalgo, que abrió con una Madrugá que empezó saliendo como de la nada para abarcarlo todo, impresionante el placer de escucharlo. Ya al final, José Manuel Tristán quiso agradecer al director de la actual banda de Marchena y componente de la Banda Tejera,  la interpretación de "Siempre en el recuerdo", dedicada a su padre Pepín Tristán.


Precisamente el Congreso se ha cerrado con un acto simbólico en el que por primera vez se ha tocado el Llamador que a su padre le otorgó el programa del mismo nombre de la RTVA. Lo ha tocado el capataz de la Virgen Macarena, Manuel Antonio Santiago, bajo el fondo visual de unas imágenes de los padres tanto de Tristán como de Santiago, en lo que el director de la banda ha catalogado como "uno de los momentos más grandes de su vida".


Al final del Congreso, el alcalde de Marchena, Juan Rodríguez Aguilera ha agradecido a la Comisión Organizadora del evento, presidida por el teniente de alcalde Jorge Vega, "los meses de trabajo desinteresado" que han supuesto la actividad y pidió "un fuerte aplauso" para ella.


Los himnos de Andalucía y España, interpretados por la banda Maestro Tejera, pusieron el fin al I Congreso Nacional de Costaleros y Capataces "Pasión a Hombros".


Banda Maestro Tejera en:


http://www.youtube.com/watch?v=TdwJgm5jxYY

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2