Entrevistas

pedro entrevista 2

ENTREVISTA. "¿Arbitrar? Eso es una maravilla. Para el que se viste de negro y sale ahí al campo de fútbol y arbitra, eso ya es para siempre", expresa Pedro Fernández en los prolegómenos de la Cena Homenaje que el viernes 7 de julio se le dispensará en 'El Pinar de Manabrán', a partir de las 21:30 horas. Después de 67 años en el arbitraje a sus 80 años de edad, las anécdotas del presidente de la Subdelegación de Árbitros de Marchena, quien fue árbitro de hasta 3ª División y cinco temporadas juez de línea en 1ª, son muchas y variadas, desde dormir en una pensión los primeros años que arbitraba partidos en Sevilla, hasta salir escoltado por la Policía Armada desde Alicante hasta Murcia tras un Hércules-Atlético o repartir por toda nuestra geografía los molletes, bizcochos y aceites marcheneros, entre otros productos. Algunos de los jóvenes árbitros de la Subdelegación le muestran su afecto declarando que para ellos "Pedro es como un segundo padre". Árbitro desde mitad de siglo pasado, se moja de lleno al hablar de la intranet o del famoso sistema VAR y la tecnología en el arbitraje.


 

pedro entrevista

Quienes lo deseen pueden inscribirse a la asistencia al homenaje antes del 26 de junio preferentemente, a través del e mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el patio del Casino de Marchena, nos recibe Pedro Fernández: "Es una satisfacción recibir esta cena homenaje y espero que todo salga bien. Se entregarán obsequios y bolsas, por sorteo" a los asistentes, aclara antes de repasar una trayectoria deportiva más que interesante que comenzó allá por la temporada 1950/51, cuando "arbitré al San Benito, que tenía el campo al entrar a Sevilla por los arcos de Carmona" en un partido que se jugó en medio de una torrencial lluvia. Ya por entonces "me iba sólo a entrenar por la calle San Sebastián, corriendo hasta los Molinos de Juan Torres; la gente decía..ese tío está loco".

pedro entrevista 6

Y así paso a paso fue ascendiendo de 2ª Regional a Tercera, recibiendo incluso la Medalla de Plata del colegio de Sevilla al mejor árbitro de la categoría en 1ª Regional, bromeando acerca de compatibilizar el arbitraje en Tercera con ser juez de línea en Primera, algo reservado normalmente para los mejores y que "dependía...de la cantidad de aceite que llevaras a Sevilla", sonríe siempre en tono de broma Pedro Fernández Sánchez, marchenero de 1937 y comercial, profesión que compatibilizaría toda su vida con el arbitraje.

"Nunca", afirma tajantemente cuando se le pregunta por si pensó ser futbolista, debido a "una patada que me dieron bastante fuerte y que me hizo que me entrara mucho miedo, salvo en los Veteranos con la Peña Sevillista no he jugado en mi vida", de manera que se introdujo en un mundo arbitral en el que en la década de los 50 imperaba "el compañerismo, eran todos personas muy honestas, y muy humildes, cóbrabamos 6,25 pesetas los linieres y 12,50 el árbitro. Por entonces en la época que se vivía, el árbitro no sólo era árbitro, el árbitro era su persona y sus circunstancias, no como ahora que están económicamente bien y muchos árbitros trabajan en bancos, por ejemplo".

Por entonces, "los balones lo cocían los presos en la cárcel y el que le diera un mal cabezazo iba a urgencias, con las correíllas que tenían....", rememora de aquellos tiempos de fútbol.

De las relaciones fútbol-árbitros no sólo guarda anécdotas propias sino también de las que llegaban a sus oídos, como la de un directivo del Marchena Balompié que a un árbitro de Marchena residente en Sevilla y que regentaba una churrería, al tener una fábrica de aceite, "le llevó bidones de aceite, imagínate....aceite para freír churros todo el año", aunque posteriormente "¿sabes lo que hizo el Marchena aquel partido?...empatar, 1-1".

Pregunta obligada es el clima de violencia y tensión que se genera en el actual fútbol y en especial en categorías de cantera: "Eso de la tarjeta verde (al fair play) y demás, no vale para nada. España ha ido degenerando y la gente quiere desahogar en el fútbol lo que no desahoga en su casa. Algún chiquillo con 15 años (futbolista) se cree ya que es un internacional, el peligro son el padre, la madre, y las abuelas", recalca sobre estas últimas, informando de la cantidad de juicios que por incidentes sufridos por árbitros están teniendo lugar.

Árbitro primero, pero desde hace 33 años subdelegado del Colegio de Árbitros de Marchena, nos comenta que éste surgió en estrecha colaboración con Carlos Moreno en reuniones iniciales en Casa Carrillo y a partir de las cuales "tuvimos ocho o diez chiquillos" que se inscribieron al colegio de árbitros de Marchena, justo a inicios de la década de los 80, a la par que Pedro Fernández seguía en sus últimas temporadas como árbitro: "Pepe Montero fue también delegado", apunta, indicando que "colaboraron árbitros marcheneros que había en Sevilla, jueces de línea de Marchena de las décadas de los 60 y 70" para la creación de un organismo que es el único de la provincia en el estamento arbitral ubicado fuera de la capital y que se desarrolló en las aulas donde actualmente se encuentra la Jefatura de Policía Local, en medio de "un ambiente de buen compañerismo, la gente acudía de muchos pueblos, hemos tenido gente de 38 pueblos", remarca el presidente del colegio marchenero, entre ellos Fuentes de Andalucía, Écija, Casariche, Badolatosa, Estepa, Arahal, Morón, Paradas...

De ese ambiente se ha pasado a los tiempos de "la maquinita, hacer las actas por intranet, que está muy bien, pero se pierde el compañerismo, los chavales no se ven tanto, se asiste menos a clase", si bien por otra parte "la máquina salta y no le da partidos" al árbitro que ose no pagar el porcentaje de su retribución económica correspondiente a la subdelegación, algo que tampoco se le escapaba a Pedro Fernández con anterioridad.

De la intranet hablamos y pasamos a preguntar sobre sus impresiones acerca del VAR y las nuevas tecnologías en el fútbol a Pedro Fernández, que observa que "aún no está extendido porque cuesta un capitalazo ponerlo. En Inglaterra han probado la tecnología para el gol fantasma y se han producido sólo seis en todo el año. De todas maneras eso le resta el 80 por ciento de lo que es el fútbol. Tú imagínate que en un Betis-Sevilla marca un gol y los jugadores, la afición, todo el mundo celebrándolo, y luego dice que no, que no es gol, la que se forma en Nervión o en La Palmera...¿me entiendes? Pero hoy se mueve todo por dinero". ¿También los árbitros?, cuestionamos: "Sin duda, si a un árbitro le dan un partido menos que a otro, llama mil veces" para equilibrar la balanza, afirma, aplicándolo a todos los niveles, y en especial a los de élite.

Mantiene el presidente de la subdelegación de árbitros de Marchena que "el fútbol son 17 reglas", en base a un Reglamento antiguo que encontró en el derribo de una obra y que recoge "las reglas que hay, que son iguales que las de hoy".

En el fútbol, cuando el balón sale por línea de fondo, se decreta saque de puerta a favor del equipo contrario. El partido más famoso de la historia de nuestra Liga por una dudosa jugada referente a esta situación, se produjo en 1951, última jornada, cuando en Nervión se enfrentaron Sevilla FC y Atlético de Madrid con el título en juego y el equipo hispalense hizo un gol que supuso en ese momento el 2-1 y que en principio se decretó, pero posteriormente el asistente, Lucas Saz, como bien recuerda Pedro Fernández, reculó y levantó el banderín para señalar que antes del remate final, el balón llegó al delantero sevillista Araújo tras salir cuando centró Ayala, aceptando su observación el árbitro barcelonés Ramón Azón: "Una vez ya muchos años después lo vi en Barcelona y le dije Ramón, ¿qué pasó en aquella jugada? Y me dijo pues que Lucas me dijo que había salido", de forma que "los árbitros a veces aciertan y otras no, incluso buenos árbitros como Ramón Azón".

De sus compañeros árbitros con los que acudió como juez de línea a partidos de Primera División, nombra a Fernández Quirós, Pérez Quinta, Sánchez Ríos y Medina Díaz (padre de Medina Cantalejo), habiendo acudido Pedro Fernández de linier a grandes estadios como el Bernabeu, Nou Camp...si bien no duda en afirmar que al estadio que más aprecio le tiene es "al de Las Palmas, estuve allí dieciocho meses sirviendo (en la mili) y le tengo un cariño muy especial a la ciudad. Conozco también Maspalomas, Arguileguín...".

De aquella época se llevaba bien con todos ellos, aunque "siempre muy bien con Fernández Quirós. Su padre era Fernández Latorre y tenía una pensión en la calle Álvarez Quintero, donde me alojaba cuando empezaba a arbitrar, que me iba de Marchena la noche antes. Enfrente de esa pensión había una tabernita entonces, que hoy es Robles Aljarafe y cuando lo veo le digo, no ha variado nada la tabernita".

Con Sanchez Ríos y Pérez Quinta formó el trío arbitral de un Español-Real Sociedad: "Nos fuimos en un 600 a Barcelona para el viaje tan largo y me llevé unos chorizos y morcillas, y cuando llegamos, nos habíamos hartado de comer, nos miramos los tres y dijimos a ver quién va a correr ahora (en el partido)", bromea. "Aceitunas, pipas, aceite, tortas de manteca, bizcochos..." han acompañado multitud de viajes de Pedro Fernández, un embajador de Marchena en sus viajes especialmente ya en su etapa de informador y presidente de la Subdelegación de Marchena.

Desvela Pedro Fernández cuál es el partido en el que ha pasado más miedo: "Fue a jugar el Atlético de Madrid a Alicante, contra el Hércules. Un jugador que había jugado en el Hércules, Ramón (extremo gran promesa del fútbol español), lo había fichado el Atlético y los médicos del Atlético dijeron que no estaba apto para jugar. Pues fue el Atlético allí y ganó 1-3...hasta Murcia fuimos el trío arbitral escoltado por la Policía Armada", recuerda. También era Policía Armada "un delegado del Real Madrid, que tuvo que salir corriendo porque habían puesto una bomba, en uno de los atentados que hubo en Madrid, y en ese momento me dijo que era Policía y por supuesto le dejé salir".

El peor recuerdo de todos, ya como asistente a un partido entre Sevilla y Getafe en noviembre de 2015, fue que en el Sánchez Pizjuán pisó una alfombra y "caí, partiéndome el brazo".

Anécdotas de todo tipo que no le sacan de la máxima que "arbitrar es una maravilla. El que se viste de negro y sale al campo de fútbol a arbitrar, eso ya queda ahí para siempre", expresa, "aunque algunos que están muy contentos, que les gusta, que los padres también están muy satisfechos con todo..vienen y me dicen que ya no siguen más, y tú le tienes que preguntar, ¿te has echado novia? Sí, pues nada, contra eso no hay nada que hacer", se resigna.

En todo caso "yo animo a arbitrar a todo el que le guste el fútbol y el arbitraje. Es verdad que bregamos con Sevilla que son mucha gente, pero de aquí hemos sacado a Álvaro (Urbina Burgos, que ha llegado a 3ª), Germán (Pliego) a 2ª B como asistente, Benjamín Pliego, asistente de 1ª División que estaba cuando tiraron el cochinillo al Nou Camp...algunos son, y si no en cualquier categoría, arbitrar es una maravilla", manifiesta Pedro Fernández, que defiende que en la subdelegación de Marchena, pese a los avances tecnológicos, "hay más familiaridad, y en Sevilla, por la cantidad de árbitros, eso se pierde. Aquí tenemos 35 o 40 y estás pendiente de acoplar a uno con otros, en qué coche se van..."

Posteriormente ha ejercido como informador de fútbol en partidos de hasta 2ª División B del fútbol español. Y entre quienes ha visto arbitrar en las últimas temporadas, apuesta porque aún estando en esta categoría, "acabará subiendo a 1ª División pronto Arberola Rojas, de Toledo, es un colegiado que me encantó", si bien durante toda su labor como informador "no se trata de machacar al árbitro, son humanos y se equivocan, un gol o un fuera de juego se deciden en décimas de segundo. Incluso un médico de Zaragoza, el doctor Casajús, dice que es imposible que alcance a la vez la visión del juez de línea de donde sale el balón y quién lo recibe. Creo que actualmente tenemos los jueces de línea, asistentes de Primera y Segunda División mejores a nivel de Europa y FIFA", asegura Pedro Fernández, que en líneas generales también es contundente afirmando que "los árbitros de hoy están mejor preparados física y culturalmente. Antes era muy difícil pedirles más, porque cuando empezaban no tenían un duro ni para comer".

Pedro Fernández es conocido en casa de Alberto Undiano Mallenco, árbitro navarro internacional, como "el de los bizcochos", así avisado por su esposa cuando coge el teléfono al presidente marchenero, y ha conocido árbitros famosos "de todos los colores", entre los que cita a Julián Rodríguez Santiago, de Valladolid, "que pitó la final Sevilla-Getafe (de Copa del Rey en 2010), árbitros de Mérida, de Madrid los Figueroa, Garrido "si he sido el que ha ido a más homenajes en España...". bromea: "He ido a todos..."

pedro entrevista 3

pedro entrevista 5

pedro entrevista 4

También ha conocido de primera mano a Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol: "Me he llevado muy bien con él, lo he llevado 15 o 20 veces al aeropuerto de Sevilla", donde "los empleados del aeropuerto dicen, que ya viene Pedro, y pasamos para adelante, ya me conocen allí", si bien guarda como "un orgullo" que Villar viniera a una cena del colegio marchenero, "de los pocos pueblos de España a los que ha venido a comer". Eso sí, en su día, cuando ganó por primera vez las Elecciones en 1988, Villar tuvo como competidor a Herrera, presidente de la Federación Andaluza de Fútbol, al que apoyaba Pedro Fernández: "Lo teníamos ganado, pero el día antes de las votaciones Villar se reunió con los árbitros y nos la ganaron". 

En cualquier caso, lo que en mayor medida supone "una gran satisfacción" para Pedro Fernández es "ver que en el colegio de Marchena entraron niños con 12 años y siguen con 40, como Álvaro Urbina, que llamo Alvarito porque lo he criado, y luego su hermano David que lleva ya más de 20, Germán 25 o 26 años, y eso es muy difícil en el arbitraje, porque el árbitro es él y sus circunstancias, pero para mí los árbitros del colegio son como mis hijos", concluye, no sin antes charlar brevemente con algunos jóvenes ya veteranos, quien más y quien menos en el arbitraje.

pedro entrevista 2

Germán Pliego: Ha llegado a ser asistente en 2ª B y será nuevo presidente de la Subdelegación de Marchena cuando en verano concluya el traspaso de poderes. "Entré en 1995 y ya van casi para 22 años. A Pedro lo veía al principio que imponía, era el jefe. Nos ha tratado como a una familia. Ha sido como un padre más con todos nosotros y nos ha llevado por el buen camino en la vida. Lo que he aprendido con él me ha servido para mis relaciones personales, mi trabajo...", afirma, y expresado esto reconociendo que "al pedir permiso cuando era joven para algún partido" recibía alguna de las 'riñas' de Pedro, el todavía presidente interviene: "Antes era menos, ahora llegan los niños y te dicen Pedro, que tengo una boda. Y te lo dicen el viernes. ¿Ahora qué se inventan las bodas en una semana?", se pregunta, aclarando no obstante que "estoy orgulloso de todos estén en la categoría que estén, de todos los que he tenido", narrando entre sus vivencias más tristes cuando acompañado de muchos árbitros marcheneros más asistieron al entierro de un ex árbitro que falleció. Respecto a Germán, Pedro le recomienda para su futura etapa que "ahora los sábados y domingos hay que estar de guardia y llevarte los nombramientos adonde vayas".

David Urbina: "La verdad que para mí Pedro es como un segundo padre. Llegué con 11 años y siempre ha sido una persona que me ha inculcado los mejores valores de la vida y que me ha hecho madurar en muchas cosas, guardo muchas anécdotas y situaciones que ha solventado. Todavía estamos tres hermanos en activo en el arbitraje y para nosotros y para mis padres, lo que diga Pedro va a misa, porque nunca nos ha involucrado en nada malo y cuando nos ha tenido que reñir nos ha reñido, igual que nos ha halagado cuando hemos hecho algo bien. Este reconocimiento que se le hace es más que merecido. No es un gremio donde sea nada fácil permanecer 67 años, tratar con tanta gente y creo que hay que valorarlo.

Jesús Hernández: Hace dos semanas hizo las pruebas físicas en la Línea de la Concepción, no ascendiendo de categoría "por dos milésimas, y se te quitan a veces las ganas de todo, pero en el colegio de Marchena somos una familia y además la gente del pueblo te ve por la calle, te pregunta cómo te ha ido arbitrando y es algo a lo que ya te acostumbras", explica, no negando que también aporta "una ayuda económica" a los jóvenes y animando a arbitrar "a quienes les guste el fútbol y tengan las ideas claras para ir progresando".

Miguel Luna: Su hermano Juan Carlos ya estuvo en el estamento arbitral unas seis temporadas a finales de los 80 y principios de los 90 y en 2002 se incorporó Miguel, que agradece la "ayuda de Germán Pliego" en su período de adaptación y anima a los actuales árbitros "a vernos más, porque cuando entré no había whatsApp ni nada y no había problemas en reunirnos y ahora es más difícil, apenas nos vemos las dos horas antes de ir al partido, y el viaje posterior", indica, añadiendo que "me quedo huérfano y para mí Pedro es como mi segundo padre, lo he llevado de informador a cualquier partido y he visto cantidad de anécdotas", como cuando "le redacté el acta del partido a un colegiado en La Victoria, en un encuentro del Real Jaén" en el que se fue la luz, que impidió la conexión a internet, aunque no que finalmente las torretas se reengancharan y se pudiera jugar el partido, a raíz de lo cual hizo amistad con aquel árbitro, o también, recordándolo a la par que Pedro, cuando se perdieron tras un Palo-Sanluqueño "recorriendo todos los Montes de Málaga" con el coche al regresar hacia Sevilla. Por último, se muestra orgulloso de que otro familiar en principio reacio como Daniel Luna, su sobrino, vaya progresando e incluso ya arbitrando partidos senior con 17 años, y se remite a la esencia de Pedro Fernández "cuando vas por un campo, por otro, y te preguntan por él, les dices que todavía sigue de presidente, y le mandan recuerdo personas de todos los equipos, incluso algunos te piden el teléfono..."

PEDRO FERNÁNDEZ SÁNCHEZ: Toma la palabra finalmente y quiere expresarle "mi agradecimiento a todo el mundo, a los árbitros de Marchena y de todos los pueblos que están en el colegio, que para mí son como mis hijos" por haberle preparado la Cena Homenaje y evidentemente por todo lo vivido con ellos: "A mí no me gusta ser homenajeado, porque eso es sufrir, pero no hay más remedio, y estoy a disposición y para lo que haga falta para cualquiera, aquí me van a encontrar".

Más información en www.homenajepedrofernandez.wordpress.com

 

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2