Entrevistas

ramon luna entrevista 3

ENTREVISTA. Ramón Luna es uno de los Marcheneros del Año, Premio Andalucía con el que el Ayuntamiento lo distingue para el acto de gala del 28 de febrero, que espera "con mucha ilusión". Fue un magnífico estudiante que ya casi al final del Bachillerato, por circunstancias de la vida se dedicó a trabajar en otros oficios no académicos, pero que en base a la fascinación por el templo y convento de San Agustín y posteriormente al estudio en profundidad de la Iglesia de Santo Domingo, al pertenecer a la hermandad del Cristo de San Pedro, ha ido fraguando unos conocimientos espectaculares de Marchena, al punto de ser el guía turístico al que todo el mundo destaca por su pasión por Marchena y su colosal memoria, que no pierde detalle del paso de la historia y siempre revela algo nuevo o más desconocido para el público.

 


 

ramon arco rosa

"Marchena llegó a tener más habitantes que en Barcelona en el siglo XVI: 55.000 Marchena y 50.000 Barcelona", nos comenta Ramón, con quien charlamos a la puertas de la misma Marchena, en la Ronda de la Alcazaba, desde donde rememora la influencia de nuestro pueblo en Andalucía y en España en especial durante el período del Ducado de Arcos, "de 1309 a 1781", achacando en parte a la ausencia de descencendia de las últimas familias un decaimiento que se agravaría en el tiempo con "la desaparición y expolio de numerosas obras de arte en períodos de desamortizaciones, la Invasión Francesa o la Guerra Civil".

Aunque es un período crucial para entender gran parte de la Marchena que hoy en día el visitante puede observar, "me gusta la historia de Marchena desde que se fundó, en el siglo II antes de Cristo, por el general Marcio, y es colonia Martia Romanorum aunque no se pueda demostrar del todo, hasta nuestros días". A la vez que defiende el legado romano, también explica que Marsen'ah, Marchena de los Olivos, es el nombre que ha derivado en el actual Marchena.

La historia del propio Ramón Luna nace en la calle San Sebastián en julio de 1956, hijo de padre Policía Municipal y de madre ama de casa (Josefa Romero) y "gran bordadora", recuerda el premiado en la categoría de Cultura en el Día de Andalucía: "Le hizo el pañuelo a la Virgen de las Lágrimas", apunta.

La infancia fue un período donde Ramón Luna manifiesta que lo pasó "muy bien, primero en el colegio de Pepita Jiménez en calle Niño de Marchena, luego en Obispo Salvador Barrera en otra escuela y ya más tarde en San Agustín, donde pasé los mejores años de mi vida y coincidí con extraordinarios compañeros", expresa: "La Iglesia era una maravilla, lo pasábamos muy bien, por las mañanas en clase, por la tarde íbamos al Rosario y luego en estudio hasta las siete de la tarde", sin olvidar los recreos donde "con una pelota pequeña jugábamos en el patio" ni tampoco las "travesuras" con que devolvían alguna que otra a los frailes.
Continuó sus estudios en el IES Isidro de Arcenegui, donde pudo cursar hasta 5º de Letras, siempre en la línea del "sobresaliente en Geografía e Historia", siendo "las que más me costaban Física y Matemáticas", aunque "salvando estas dos, en general era un buen estudiante".

La muerte de su padre en 1975 hizo que "mi madre se quedara viuda y con un hermano siete años menor que yo, tuve que trabajar. Empecé en el campo de mi tío Antonio Roncel, recogiendo aceitunas, y lo alternaba con la construcción", sector en el que durante muchos años fue empleado de la empresa de José Duarte Segovia.

Continuando el curso de la historia de la vida de Ramón Luna, llegamos a los años 80, donde en la Iglesia de Santo Domingo, como integrante de la hermandad del Santísimo Cristo de San Pedro, "le explicaba a los forasteros" la historia del templo, que ya previamente "me había repasado y estudiado".

En los años 90 "por mi cuenta acompañaba a gente de Marchena a hacer visitas o a algunas que venían de Sevilla" y desde 2008 colabora con la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Marchena, acompañando a grupos de visitantes: "He ido con grupos de italianos, alemanes, franceses y de todos los puntos de España", señala, recordando con especial cariño cuando "un grupo de la Casa de Aragón, matrimonios mezclados de aragoneses con sevillanas y sevillanos con aragonesas, lo quería ver todo, estuvieron 9 horas viendo Marchena. Y lo cierto es que mucha gente me ha dicho siempre 'marcheneros, no sabéis lo que tenéis', y creo que tienen toda la razón", expone Ramón Luna.

ramon luna entrevista 2

"Marchena tiene una riqueza patrimonial extraordinaria, magnífica, ha sido mucho tiempo y aún sigue siendo La Gran Desconocida", incide este apasionado de la Historia y de nuestro pueblo: "Tenemos dos Iglesias impresionantes como las de San Juan, con la custodia de Alfaro, el retablo de los hermanos Alejo Fernández, la cabeza de San Juan, los Zurbaranes, el coro muy importante de los pocos de España que quedan de Jerónimo de Balbás, la Inmaculada de Pedro de Mena, y la Iglesia de San Agustín, el único templo de estilo colonial azteca de España", del que apunta su fundación en la antigua ermita de Nuestra Señora de Gracia, en las afueras del pueblo, tiempo bastante anterior que el posterior establecimiento actual a raíz del siglo XVII.

Aparte de estas dos joyas conocidas, aunque siempre podrían serlo en mayor medida, no olvida otros detalles que suelen escapar más al conjunto de la población y sobre todo al visitante, previamente a venir a Marchena: "La iglesia de Santa Isabel tiene obras de gran valor, como cuadros de Roela y de Alonso Vázquez, el Ecce Homo que está en el oratorio de las monjas, una obra muy importante de Juan de Juanes", comenta, poniendo en valor obras como una que se encuentra en la Sala de Juntas de Santo Domingo, 'El abrazo de Santo Domingo con San Francisco en Bolonia', que simboliza la confraternidad de las dos órdenes religiosas, obra que nos recuerda que "es del siglo XVI, de autor anónimo".

Reivindicando que todas las referidas obras se den más a conocer en Marchena, afirma que en la Ruta de Turismo de Marchena "deberían estar también las capillas de la Vera Cruz y Santo Domingo, y por supuesto, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno", una de las propuestas que avanza Ramón Luna, antes de otras muy interesantes al final de esta entrevista.

"No conocemos apenas tampoco los grabados a doble cara que hay en Santa María la Chica de Durero, el mejor grabador del Renacimiento, y que tienen un valor incalculable", remata.

Asombrado por tanta retentiva, reconoce sonriente que "casi todo se me queda en la memoria, eso me dicen, entre ellos el Padre Juan Ramón, que siempre me comenta que tengo una memoria fotográfica, y que la verdad es que me ha facilitado siempre la labor de estudio y me ha ayudado a traducir libros del Siglo XVI, de castellano antiguo, que cualquiera los entendía".

En su ordenador y varios pen drive tiene entre 3.000 y 4.000 folios de información recopilada de la historia de Marchena, destacando el legado de los Ponce de León, y completándola con datos muy interesantes de nuestro callejero, no sin antes pasar la documentación por sus famosas y nutridas carpetas.

Todo ello lo ha forjado con horas y horas de estudio en los Archivos de Iglesias y Conventos, Biblioteca Municipal y datos que profesores de la Universidad que han visitado Marchena le han ido facilitando a este marchenero inquieto e inteligente, que en base a "paciencia" e "intercambiar datos con otros historiadores" se ha ido haciendodo un respetado camino y el cariño de todos, incluido de historiadores a los que admira como Juan Luis Ravé o su querido paisano Manuel Antonio Ramos, entre otros. La Real Chancillería de Granada, donde ha sido capaz de ir "en un mismo día y volviendo por la tarde", en múltiples ocasiones, es otro de los escenarios donde ha investigado, ya que contiene documentos de toda Andalucía, si bien lamenta que haya sido cerrado al público recientemente.

Propuestas para el futuro

ramon luna entrevista

Ramón Luna no pasa ni mucho menos por alto su condición de socio de ACUPAMAR, la Asociación Cultural por el Patrimonio de Marchena: "Llevo tres años, me he encontrado con muy buenos compañeros y estamos intentando abordar proyectos como el de las fuentes de Marchena, para arreglarlas, insistimos mucho en que se restaure la muralla, lo que se está consiguiendo poco a poco, y hemos celebrado varias jornadas centrándonos en distintos aspectos, San Juan, Santa María, Las Murallas...".

"También hemos intentado que se ponga en valor el Yacimiento, que no lo hemos podido conseguir", destacando no obstante que la asociación ha logrado "reactivar" a los propios marcheneros en el conocimiento de su historia.

Ahora mismo, personalmente se encuentra "repasando" la historia de cortijos como los de Montemolín, Vico o la Hacienda de las Niñas, y por si fuera poco, otra de las anécdotas que nos depara Ramón Luna es que durante los últimos 8 años, junto a Eduardo el ex conserje de Ángeles Cuesta y algún colaborador más, se han dedicado a recopilar el número de saetas que se cantan desde San Juan a Santa María en las Moleeras: "Suelen ser 90 o 100, y alguna vez incluso 110, el año que más contamos", poniendo así de relieve la importancia del marchenerísimo cante de la saeta y que cuando como guía sube el Arco del Tiro, muestra orgulloso el cuadro conmemorativo del significado de las moleeras, Ramón a los turistas.

En conexión historia, cultura y turismo, "lo principal que debe tener Marchena es un hotel, pero también es importantísima la limpieza de las calles y buscar solución a los excrementos de los perrros".

Asimismo, entiende que el Ayuntamiento de Marchena debería "hacer todo lo posible para que las fachadas de las casas se arreglen y estén pintadas" en el casco histórico, destacando la singularidad de las casas señoriales de nuestro municipio.

Además, incide en que "al turismo hay que darle más movimiento, idear más ofertas completas" para los visitantes.

Otra cuestión fundamental para Ramón Luna, y muy comentada en Marchena, es que "debe existir un acuerdo entre las Iglesias y el Ayuntamiento para que se abran, porque si se le da un plano en la Oficina (de Turismo) a los turistas y luego están cerradas, se quedan sin verlas. Antes había una persona que abría la Iglesia de San Juan sábados y domingos, pero ya no porque no hay acuerdo entre la Iglesia y el Ayuntamiento", lamenta, poniendo de manifiesto que muchas veces sólo salva de irse de Marchena con buen sabor de boca el "compromiso" que él mismo u otros guías de nuestra localidad suelen hacerle 'in extremis'.

Con una juventud formada como la marchenera "tanto para los estudiantes como para jóvenes preparados, se tendría que intentar dar más facilidades para que trabajen en la Oficina de Turismo".

En líneas generales, este marchenero que se conoce España entera y que es amante en especial de las ciudades históricas andaluzas y de algunas del centro de España como Toledo, algunas ciudades extremeñas, Salamanca o Cuenca, es ante todo un marchenero de bandera que no cambia Marchena por nada del mundo y que ahora "acostumbrado a vivir muy tranquilo, me llaman mucho por haber sido premiado", expresa Ramón, portador de "mucha ilusión, esperando que ya llegue el 28 de febrero".

Pero por delante de él, siempre Marchena: "El Ayuntamiento y los politicos tienen que poner más de su parte para atraer al turismo. Marchena ha sido siempre la Gran Desconocida, ahora se está dando a conocer, pero tenemos que entrar más fuerte en la elite", concluye.

ramon luna archivo

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2