Cultura

LAVADERO MONTAJE


Hoy hace justo dos años se procedió al tapado del yacimiento del Lavadero, después de que en verano de 2015, un equipo de arqueólogos procediera a su descubrimiento y estableciera interesantes conclusiones para un futuro estudio. En el II Aniversario de esta efeméride, ponemos de relieve la figura de Miguel Sánchez Burgos, descubridor a inicios de la década de los 80, de un excepcional mosaico romano que permanece “en el olvido”, y que localizó dentro del citado conjunto arqueológico, siendo guardado hoy en la Iglesia de la Milagrosa: “Marchena cuenta con innumerables yacimientos arqueológicos y aún no existe un estudio arqueológico relevante de ninguno de ellos”, lo cual reivindica este marchenero amante del patrimonio de nuestro pueblo


Después de todo un verano de levantamiento del complejo arqueológico y descubrimiento del gran balneario romano, algunas columnas, calzadas y numerosos restos de valor que los arqueólogos del estudio y otros profesionales realzaron posteriormente reflejándolo en las jornadas de ACUPAMAR ante el público congregado en gran número en el salón del Ayuntamiento de Marchena, han pasado hoy justo dos años del enterramiento de lo levantado.

Se hizo para evitar expolios, se dejó por parte de los profesionales una solicitud de ampliación del terreno abarcable del complejo arqueológico, dada su importancia y posibles nuevos hallazgos, pero hasta la fecha, más allá de lo que pueda suceder en tiempos venideros, la cuestión parece caer, si no en el olvido, a segundo plano.

lavadero archivo miguel sanchez

Este dato es preocupante teniendo en cuenta la historia a la que hoy nos retrotrae un marchenero estudioso de nuestro patrimonio como Manuel González, siempre a pie del cañón, y que nos recuerda la figura de Miguel Sánchez Burgos, un marchenero nacido en 1903, quien descubriría el famoso, pero paradójicamente olvidado, mosaico romano que precisamente apareció en el yacimiento del Lavadero a inicios de la década de los 80, casi 35 años antes de comenzar el levantamiento para su estudio arqueológico.

“Aquí había un gran balneario, se ha encontrado la mayor piscina de España de época romana, si no llega a ser por Miguel casi no se sabe nada de este balneario, mañana o pasado hay otra actuaciónde alcantarillado y si no se sabe nada, se seguirá perdiendo nuestro patrimonio... “, manifiesta Manuel González, en terrenos donde el yacimiento permanece tapado, reflexionando a orillas del arroyo que surtiera a la población romana que tuviera como elemento fundamental de culto a las ninfas y también como modo de vida de respeto hacia la naturaleza, las aguas, y en este sitio en concreto, por la riqueza que atesoraban.

manuel lavadero 2

yacimiento mosaico

yacimiento archivo

lavadero archivo

yacimiento mosaico 2

mosaico im 5

Volviendo al mosaico, en efecto, en el número 57 del boletín informativo IM allá por inicios de los 80, se reconoce la figura de Miguel Sánchez Burgos como descubridor del mosaico, fechable por Salvador Ordóñez en el libro de las actas de la I Jornada de Historia sobre Marchena “entre los siglos I y III” después de Cristo, ingresando en el Museo del Ayuntamiento de Marchena en diciembre de 1984, indica dicha obra.

Se dice de Miguel Sánchez Burgos en el referido IM, que es un marchenero “nacido en la calle Cid en 1903 y que fue quien descubrió el mosaico tras las fuertes lluvias del año pasado. A él aquella tierra le dice mucho; allí trabajó con la yunta dando paseos, arando la tierra y, desde siempre, había recogido monedas, para él sin valor, que salían después de las lluvias”, apuntándose que “aunque no tenga una cultura vasta, sí tiene ese gusto por lo antiguo y sabe valorarlo”.

A partir de ahí, el informativo marchenero destaca que cuando Miguel Sánchez Burgos vio “aquellas losas tan bonitas, las volvió a cubrir dando aviso al Delegado de Cultura, Don Fernando Alcaide Aguilar”.

El célebre ex concejal, doctor en Historia y cuyo nombre lleva hoy la Biblioteca Municipal de Marchena, se puso presto manos a la obra, originándose por entonces a principios de los 80 el primer fiasco, cuando, tras la visita de dos arqueólogos del Museo Arqueológico Provincial que le prometieron regresar para llevar a cabo las labores de excavación y extracción en el terreno, uno de ellos le comunicó finalmente que las competencias habían pasado a la Consejería de Cultura.

mosaico im 4

mosaico im 2

mosaico im 3

La Consejería de Cultura, pese a tener conocimiento de la existencia del yacimiento y haber realizado fotografías aéreas, le trasladó al concejal que “para que el mosaico se quedar aquí, el Ayuntamiento tendría que correr con los gastos de restauración y que ellos harían la oportuna excavación, cosa que no hicieron...”, detalla el cronista de IM.

El Ayuntamiento finalmente acometió unos primeros trabajos de recuperación del mosaico, tal como se detalla, por valor de 105.000 pesetas de la época entre trabajos de restauración (a cargo de Fátima Martínez) y albañilería, extrayéndose de su lugar original el mosaico y desprendiénsose de su antiguo mortero de cal, consolidándose con hormigón y emparrillado metálico.

Se dedujo entonces que del mosaico quedaba aproximadamente un tercio del total, y que completo debía medir 3x3,20 metros. “Es de varios colores, aunque predomina el blanco y el negro que van formando rectángulos y triángulos alrededor del motivo central, un círculo de varios colores rodeado con una cadeneta. Está realizado por piedrecitas muy pequeñas, y a pesar del tiempo se ha mantenido bien conservado en lo que se ha podido rescatar”.

yacimiento mosaico 5

yacimiento mosaico 3

yacimiento mosaico 4

 fernando alcaide

El concejal de Cultura, Fernando Alcaide, destacó entonces que los trabajos realizados “tienen un valor importante por ser la primera investigación científica que se ha realizado en nuestro pueblo”.

“Hay que darle valor al pueblo, nos vemos solos quienes se lo tratamos de dar, como humildemente hago desde el respeto de cuidar y preservar el patrimonio”, afirma Manuel González.

Para este marchenero, “no puede ser que haya más de 200 yacimientos arqueológicos en Marchena y solo se han hecho algunos estudios muy básicos”, más aún del motivo que nos lleva a recordar estos capítulos de nuestra historia, que no es otro que el segundo aniversario del tapado de los restos arqueológicos descubiertos.

Ya entonces, enlazando un hecho con el otro, a principios de la década de los 80, más de 30 años antes de proceder al descubrimiento del complejo del Lavadero para su estudio, el cronista informaba en el IM que quedaba por delante un trabajo más complejo y costoso, pero que “habría que realizar una excavación en toda regla para saber cuál es la verdadera importancia del lugar...en mi modesta opinión creo que aquel lugar guarda muchas sorpresas todavía y ahora, cuando el tema está en caliente, es cuando se debe insistir para que la cosa no se enfríe, como suele ocurrir en estos casos”. Detallaba en la información, que el arrendatario, señor Ruiz, había dado su visto bueno a todo lo que se había realizado hasta la fecha, y que ahora dependía dicha excavación en profundidad a la Junta de Andalucía, que hasta 2015 no contrató a un equipo de arqueólogos, cumpliéndose desgraciadamente los temores de enfriamiento que ahora vuelven a estar presentes tras dos años sin avances a la vista, después del enterramiento de los restos descubiertos.

yacimiento enterrado

lavadero archivo 2

“Por el valor que tiene el mosaico y por respeto al valor por lo antiguo de Miguel Sánchez Burgos y a lo que se volcó en su día trabajando para sacarlo a la luz Fernando Alcaide, hay que sacarlo de donde se encuentra, en La Milagrosa, y se podría revalorizar, debería ser expuesto y aflorar a la luz, la pieza tiene un gran valor y lo bonito sería que fuera conocida por el público, porque lo merece”, reivindica Manuel González Blanco, que apunta a que “teniendo en cuenta el número de yacimientos que hay, podrían aparecer muchas más piezas como éstas si se realizaran más estudios a fondo”.

La restauradora del mosaico, Fátima Martínez, declararía entonces que Marchena “después de haber estado en infinidad de pueblos es el único al que pienso volver de vacaciones. Es un pueblo limpio, bonito y bastante barato, es el único pese a la autosuficiencia de algunas de sus gentes, donde han mostrado respeto a nuestra labor y hacia la cultura, y por supuesto hacia mi persona”, declaraciones que recuerdan a la grata sorpresa que los arqueólogos que realizaron los trabajos de 2015 se llevaron por el interés del pueblo de Marchena en conocer más sobre el yacimiento arqueológico.

Nada más concluir, se puso de relieve la importancia del mismo por los arqueólogos, como indicamos, pidiéndose incluso una notable ampliación del área de estudio, pero dos años después la realidad es que el terreno sigue tapado y las posibles actuaciones para su puesta en valor turístico, broche crucial para la difusión al gran público de este riquísimo espacio arqueológico, no llegan ni se atisba que pronto tengan lugar.

“Aquí sólo sabemos de puertas de las iglesias para adentro, que está muy bien, pero es una historia ya escrita y muy hablada. Marchena no sabe apreciar el potencial tan grande que tiene, es la joya olvidada de la arqueologia, no tenemos mar pero tenemos pasado”, concluye Manuel González.

Es esta la historia o varias historias continuadas, de curiosos paralelismos cruzados y repeticiones de procesos desde los años ochenta hasta la fecha, que derivan entre el amago de grandes descubrimientos, el estancamiento de las actuaciones para poner en valor los que van saliendo a la luz, y la inquietud de personas anónimas que entre el desasosiego por los continuos atrasos y promesas incumplidas, no cesan en su empeño de mantener viva la llama de recuperar un pasado que por su atractivo e importancia, es de justicia que se conozca de una vez por todas por el bien de Marchena allende nuestras fronteras.

manuel lavadero 3

 

Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Youtube  Síguenos Feed

elfogon

marciense12

pliego perez lateral

superpin5

centro optico marchena 2